Autoridades católicas apoyan la difamación a disidentes y emigrados desde publicación “Vida Cristiana”

Opinión / La iglesia afirma: “Lo escribimos para el lector inteligente, que leería entre líneas lo contrario, los inteligentes en el Espíritu”

cristianos en la arena

“no hay que entenderlo en sentido literal, sino interpretarlo como hacemos con la Biblia, que no la interpretamos literalmente”

Cubamatinal / En nuestra edición del pasado dia 13 de febrero, el articulo de opinión,  ” Publicación católica que difamó a disidentes y emigrados, no rectifica” abordaba un penoso asunto; el uso de un medio de divulgación católica para descalificar a emigrados, exiliados y opositores.  

La Habana, 6 de marzo de 2018/ Editorial Cubamatinal/  Los hechos en su orden cronológico son los siguientes:

Primero: Con fecha diciembre 21 de 2017 se publica en Cubanet un articulo a la firma del conocido opositor -por demás abogado y periodista- Rene Gómez Manzano. Dicho articulo; “Ni ‘gusanos’ ni disidentes: respuesta a una publicación católica cubana”   ejerce la critica sobre un articulo aparecido en la publicación “Vida Cristiana”  con  el titulo “El amor todo lo puede”   que utiliza el vocabulario al uso de la prensa oficial para desprestigiar a toda aquella persona que no asiente incondicionalmente a los dislates de la dictadura cubana*.

Segundo:  Con fecha 13 de febrero de 2018, se publica en Cubamatinal  un articulo a la firma de Jaime Leygonier -historiador y periodista independiente- bajo el titulo;  Publicación católica que difamó a disidentes y emigrados, no rectifica

Tercero: Luego de numerosos mensajes a través de correos electrónicos y otras vías, el periodista y feligrés de la parroquia de Jesús del Monte en el municipio capitalino de 10 de Octubre, recibe respuesta a su solicitud de analizar con autoridades eclesiásticas y el autor del cuestionado articulo de marras en “Vida Cristiana”.

Cuarto:  Se efectúa la reunión , con los siguientes resultados narrados por el solicitante, que dirige informe a autoridades superiores eclesiásticas. 

Director “Vida Cristiana”, Sr. cura Eduardo García Tamayo, S.J.:

Favor, entregue este mensaje a su Superior, R. P. Juan Miguel Arregui, para informarle resultado entrevista, sin q tenga q leerlo en Internet. Gracias. Jaime Leygonier Fdez.

Arzobispo de La Habana, S.E.R. Juan de la Caridad García Rodríguez:

Continúo acudiendo a Ud., al Superior de la Compañía de Jesús y al C.O.C.C., en petición de justicia por las injurias mediantes libelo publicadas en “Vida Cristiana”. Mis mensajes a S.E.R. y al C.O.C.C. son rechazados por sus respectivos e-mails. Attmente. Jaime Leygonier Fdez

La Habana, 5 de marzo, 2018.

Superior de la Compañía de Jesús en Cuba,

R. P. Juan Miguel Arregui:

Le agradezco la entrevista con el Director de “Vida Cristiana”, P. Eduardo García Tamayo, S. J. Ambos, tratamos, el 2 de marzo, sobre su publicación de injurias mediante libelo, contra los emigrados y disidentes cubanos. La entrevista resultó frustrante.

Como católico, sufrí vergüenza al escuchar a un sacerdote de cabellos blancos, sostener:

“El sentido literal del párrafo puede parecer ofensivo, pero su sentido espiritual es todo lo contrario, no hay que entenderlo en sentido literal, sino interpretarlo como hacemos con la Biblia, que no la interpretamos literalmente. Lo escribimos para el lector inteligente, que leería entre líneas lo contrario, los inteligentes en el Espíritu”.

Conoce el significado de las injurias que publicó: “No dirigíamos esas expresiones a quienes históricamente se las dirigían, sino para enrostrárselo a quienes las utilizaban para disminuir a una persona, difamarla y quitarle valor político”.

Al proponerle que diera esa misma explicación al público y retirara el artículo de la web de “Vida Cristiana”, respondió:

“Sólo dos personas lo interpretaron como ofensivo, René Gómez Manzano y Ud., el resto de los 50 000 lectores no lo vieron así. Si hubiera sido error nuestro, sí, pero lo usamos a sabiendas, con el propósito de criticar eso. No es necesario excusarnos.”

Ignoro los argumentos de Julio Pernús, el autor de las injurias: El P. García Tamayo, decidió que éste, no lo acompañara a la entrevista.

Pernús, es un periodista oficialista, evangelizador sin evangelizar, le publican comentarios políticos con impostados de religión, pobre redacción, argumentación confusa, no concluye las ideas. Y escribió de sí mismo en la “Vida Cristiana” del 18 de febrero: “Soy revolucionario”.

Lo cual explica que encontrara normal usar el lenguaje oficial que le inculcaron desde niño.

R.P. Juan Miguel Arregui, S.J., espero entienda que defender lo indefendible aumentará este escándalo.

De ocurrir lo mismo en un país con prensa libre, como España, Ud., lo hubiera resuelto en horas. Para no ver acusada a su Orden, en cada órgano de prensa, cada noticiero y ante algún tribunal. El totalitarismo, libra de esa preocupación a las instituciones que oprime.

El P. García Tamayo exige confianza: “Nuestra trayectoria demuestra que seriamos incapaces de esa mala intención”. Pero la confianza en los religiosos se cotiza muy bajo hoy. Conviene no malgastarla en empresa perdida. Elévela con la rectificación franca.

Los sofismas del Director, no le ganan la discusión al idioma Español. Porque es una frase en estilo directo, breve, clara y nada en su contexto permite entenderle otro sentido que el de un juicio de valor entre dos sectores sociales:

Los “gusanos, lumpens y disidentes”, de una parte, y los “cubanos honestos y trabajadores, de la otra.”

No hay nada “espiritual” ni “entre líneas”, que sugiera la menor critica a quienes usan esas expresiones. El autor, simplemente, expuso su opinión.

No existe código penal o de ética periodística que no califique un párrafo así como un ilícito. Viola “el derecho al buen nombre”, el artículo 12 de la Declaración de Derechos Humanos (1948). Documentos de la O.N.U. contra la discriminación.

Tipifica jurídicamente como “injurias mediante libelo” y “difamación”.

Si los argumentos del P. Eduardo García Tamayo, fueran válidos, sería imposible en el Mundo enjuiciar a nadie por injurias, calumnia y libelo. Se exonerarían con: “No lo dije en su sentido literal”.

De esta manera lo verá cualquier asociación internacional de prensa, o de Derechos Humanos o tribunal donde llevemos este caso (excepto los de Cuba).

Incluso si todo fuera maligna tergiversación mía, para hacer política, lo correcto sería hacerle justicia a los agraviados, y acallarnos “a los que atacamos a la Iglesia”, con retirar de la web de “Vida Cristiana”, el libelo “El Amor todo lo espera”, número 2769.

Y publicar la correspondiente reparación pública. Con explicaciones creíbles.

Pero entonces no tendrían más remedio que declarar que la Iglesia, desaprueba esas descalificaciones y reconoce que emigrantes y disidentes merecen el respeto al “derecho natural a la dignidad humana” (Encíclica Pacem in Terri).

Si se niegan por miedo a desagradar al César… Pues, no hubieran destapado esta letrina, que el P. García Tamayo, dice que huele a rosas. Con comentarios políticos de un gubernamental.

Corresponde a Ud., poner orden. También al Arzobispo de La Habana, S.E.R. Juan de la C. García Rodríguez, pues “Vida Cristiana” se publica bajo licencia eclesiástica.

————————————————————————————————————————–

Tenemos derecho a no ser injuriados por la Iglesia, seamos dos, o uno. Reparar injurias no es estadístico. ¿Quieren números?, influimos a cientos de lectores en el Mundo. No todo ofendido se queja. Y nadie encuestó a los otros 50 000.

Actúe como si estuviera en España y no, impune, en país de tiranía. Aplique a su subordinado libelista la sanción que le corresponda, según el Derecho Penal Canónico. Y que este ascender la jerarquía con reclamaciones concluya.

Que Dios lo ilumine y bendiga y a nuestra Iglesia en crisis.

Jaime Leygonier Fernández, feligrés de “Jesús del Monte”, La Habana, Cuba.


Nota Editorial: El argumento de validez de las diferencias entre interpretaciones literales y las interpretaciones libres, es a nuestro criterio y en los casos de ofensas a personas, grupos sociales e instituciones, improcedente. Por otra parte el articulo, bien llamado libelo, no es precisamente ninguno de los evangelios, ni su autor Julio Pernús en modo alguno un evangelista.
La infalibilidad de la iglesia es solo un mito, digerible solo por los muy fieles decididos a creer todo cuanto se cocine detrás de una sotana.
Es el mismo síndrome de Estocolmo de quienes padecen miseria en Cuba y siguen creyendo en el “milagro” comunista. Al final, detrás de cada opinión, escrito e interpretación, solo existen personas, con sus virtudes, defectos e intereses y ninguna iglesia es ajena a ello.


Periodista independiente, con una amplia producción en diferentes medios de la prensa independiente y el exilio. Escritor, ex profesor (expulsado por sus acciones políticas), fue condenado a tres años de privación de libertad en 1990 por el supuesto delito de “propaganda enemiga”, con anterioridad expulsado de la carrera de Historia en la Universidad de La Habana por no renegar del catolicismo.

Reside en Cuba y se mantiene activo en la prensa independiente, incluido el periodismo de investigación.


Ⓒ Cubamatinal 2006-2018
Esta entrada fue publicada en Editorial, Opinión, Selecciones de Cubamatinal, Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Autoridades católicas apoyan la difamación a disidentes y emigrados desde publicación “Vida Cristiana”

  1. Pingback: Carta abierta al Excelentísimo Señor Nuncio de la Santa Sede en La Habana | Cubamatinal

  2. Pingback: Carta abierta: Segundo reclamo de feligrés al Nuncio Apostólico en La Habana | Cubamatinal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.