Un informe de la Fed dice que los Millennials son más pobres que otras generaciones

Economía Política / “Pero fueron las políticas de la Fed que hicieron que esto sucediera”

bolsillos vacios

 

Cubamatinal / Uno de los desafíos al analizar los datos de ingresos y riqueza es tener una idea de cómo se ven afectados los diferentes grupos demográficos.

 

Por

Florida, 10 de diciembre de 2018/ Mises Wire /Es relativamente fácil encontrar datos de ingresos medios y riqueza a lo largo del tiempo para toda la población, por ejemplo. Pero entonces los problemas de interpretación se presentan inmediatamente. Por ejemplo, si los datos son datos del hogar, ¿qué vamos a hacer si las composiciones del hogar han cambiado con el tiempo?

¿Y si los datos demográficos de los individuos dentro de los hogares mismos han cambiado? Por ejemplo, si una proporción mayor de todos los hogares ahora son hogares más jóvenes, tal vez eso podría tener un efecto en los datos de ingresos y riqueza en general.

Después de todo, los jefes de hogar más jóvenes tienden a tener ingresos más bajos y menos riqueza que los jefes de hogar mayores.

Este problema de medir a los trabajadores y los ingresos a lo largo del tiempo ha sido el desafío que se presenta a cualquiera que intente averiguar si los llamados millennials son más ricos o más pobres, como grupo, que otros grupos de edad.

Para hacer esto, las investigaciones deben encontrar alguna manera de estimar la riqueza y los ingresos para diferentes grupos de edades en edades similares o en puntos similares en sus carreras. De lo contrario, las características que creemos que estamos atribuyendo específicamente a los Millennials pueden ser realmente características que son comunes a personas de cierta edad.

La semana pasada, la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal publicó un nuevo informe que intenta abordar el problema de si los Millennials están o no peor en el mismo momento en que otras cohortes de edad han estado en edades similares.1

Junta de la Reserva Federal, Washington, DC 

Este será sin duda el primero de muchos intentos de responder a esta pregunta. En esta etapa temprana, sin embargo, podemos decir que los datos se inclinan hacia la conclusión de que sí, los Millennials son, de hecho, menos ricos y tienen ingresos más bajos que las cohortes anteriores.

Algunas conclusiones en el informe incluyen:

  • “Específicamente, el promedio real de las ganancias laborales a tiempo completo de un jefe de hogar masculino millennial en 2014 fue aproximadamente el mismo que el de un jefe de hogar masculino de la Generación X comparable en 1998 y más del 10 por ciento más bajo que el de un jefe de hogar masculino similar al del baby boom. en 1978.”
  • “Para las mujeres jefes de todos los hogares, el promedio real de los ingresos laborales a tiempo completo aumentó moderadamente entre 1978 y 1998 y entre 1998 y 2014, lo que refleja, en parte, el aumento del logro educativo femenino. Sin embargo, el ingreso laboral promedio de las mujeres jefes de hogar millennials en 2014 eran aproximadamente un 3 por ciento más bajos que los de jefes de hogar de la Generación X similares en 1998.”
  • “Los ingresos laborales reales en promedio para los jóvenes jefes de hogar que trabajan a tiempo completo son un 18 por ciento y un 27 por ciento más altos para la Generación X y los baby boomers, respectivamente, que para los Millennials después de hacer control en la edad, el estado laboral y una serie de variables demográficas. Para las mujeres jóvenes jefes de hogar que trabajan a tiempo completo, estas brechas generacionales en los ingresos laborales están en la misma dirección pero algo más pequeñas: 12 por ciento y 24 por ciento, respectivamente. Para el ingreso familiar, la regresión muestra que para los hogares de Generación X y baby boomer tienen un ingreso familiar que es 11 por ciento y 14 por ciento más alto, respectivamente, que el de hogares millennials demográficamente comparables.”

Una narrativa popular en torno a los Millennials ha sido que tienen una mayor carga de deuda. El informe de la Fed, sin embargo, concluye que los niveles de deuda millennial son ligeramente más bajos:

El saldo promedio real de la deuda total fue de alrededor de $49.000 para los miembros de la Generación X en 2004 y de alrededor de $44.000 para los millennials en 2017.

Además, según el informe, “los millennials también tienen significativamente menos préstamos de tarjetas de crédito y otras deudas diversas.”

Sin embargo, el problema que encontramos aquí es que la deuda que tienen los Millennials no está conectada a los activos. Por ejemplo, menos Millennials tienen hipotecas, lo que, dados los índices de propiedad de vivienda más bajos, sugiere que los Millennials tienen menos capital en propiedad como parte de sus totales de patrimonio neto:

En 2004, el 28 por ciento de los miembros de la Generación X tenía una hipoteca, muy por encima del 19 por ciento de los millennials que tenían una en 2017. … Dicho esto, el saldo de la hipoteca promedio para los prestatarios de hipotecas del milenio en 2017 fue algo más alto que para la Generación X los prestatarios hipotecarios en 2004 ($ 105,000 versus $ 94,000), reflejando, en parte, el incremento neto en los precios reales de las viviendas durante el mismo período.

En cambio, la deuda parece estar más conectada con los préstamos estudiantiles y con la deuda de automóviles. Por ejemplo:

Para los préstamos para automóviles, a diferencia de las historias en la prensa popular, los datos de Equifax/CCP muestran que el 40 por ciento de los millennials tenía un préstamo de auto en 2017 comparado con el 36 por ciento. de los miembros de la Generación X en 2004. Los saldos pendientes promedio de los préstamos para automóviles en las dos cohortes son similares en aproximadamente $ 5.200.

Y, como muchos sospechan, la deuda de los estudiantes es mayor para los Millennials:

Una categoría de préstamo para la cual los millennials en 2017 tuvieron un saldo promedio notablemente más alto que los miembros de la Generación X en 2004 fueron los préstamos estudiantiles. Mientras que solo el 20 por ciento de los miembros de la Generación X tenían un saldo de préstamos estudiantiles en 2004, más del 33 por ciento de los millennials tenían uno en 2017. Además, el saldo promedio entre los prestatarios de préstamos estudiantiles fue sustancialmente mayor para los millennials en 2017 que para los miembros de la Generación X en 2004 (más de $18.000 contra $13.000). … En consecuencia, el saldo promedio de préstamos estudiantiles para los millennials en 2017 fue más del doble que el saldo promedio de préstamos para los miembros de Generation X en 2004. El aumento en los préstamos de préstamos estudiantiles entre los consumidores jóvenes refleja, en parte, el aumento en el costo real de mayores educación, el aumento en la matrícula universitaria debido a la Gran Recesión y la capacidad cada vez más limitada de la contribución de los padres.

Por lo tanto, no es sorprendente cuando el informe concluye que los Millennials tienen un patrimonio neto más bajo que otras cohortes de edad en la misma etapa:

Volviendo al valor neto, que reúne las comparaciones de activos y de deuda descritas anteriormente, encontramos que los millennials en 2016 tienen un valor neto real sustancialmente más bajo que las cohortes anteriores cuando eran jóvenes. En 2016, el patrimonio neto promedio de los hogares milenarios fue de alrededor de $92.000, aproximadamente un 20 por ciento menos que los hogares del baby boom en 1989 y casi un 40 por ciento menos que los hogares de la Generación X en 2001.

La mediana de los activos totales mantenidos por los millennials en 2016 es significativamente menor que la de los baby boomers en 1989 y solo la mitad de los miembros de la Generación X en 2001.

En general, el informe presenta una imagen de trabajadores más jóvenes que tienen menos activos, ingresos más bajos y más deuda estudiantil.

Una respuesta común en los medios de comunicación ha sido culpar a los Millennials por comprar «demasiada tostada de aguacate» o por tener demasiados otros gustos de lujo que los hacen incapaces de crear riqueza. Eso puede ser cierto para la minoría de los Millennials que pasan gran parte de su vida en Instagram, pero el propio informe de la Fed concluye que los patrones de consumo de los Millennials no son significativamente diferentes de los de otros grupos cuando se toman en cuenta los ingresos y otros factores.

En otras palabras, los Millennials no son más perversos que los Baby Boomers o los de Generación X que vinieron antes que ellos.

El papel de la política monetaria moderna

El informe no intenta responder preguntas sobre por qué Millennial podría ser incapaz de crear riqueza tan rápido como los que vinieron antes.

Pero hay algo diferente en los trabajadores más jóvenes de hoy: en su mayoría comenzaron su carrera en el mundo posterior a la Gran Recesión y, por lo tanto, han vivido sus vidas laborales a la sombra de lo que Brendan Brown llama el Gran Experimento Monetario.

En primer lugar, estos trabajadores tuvieron que lidiar con la caída de la Gran Recesión, que fue un desempleo generalizado durante un período de años. Esto significó un crecimiento más lento de los ingresos en los primeros años de empleo, lo que puede tener un efecto a largo plazo en la acumulación de riqueza. Los economistas y otros observadores han estado señalando esto desde al menos 2011, cuando quedó claro que los mercados laborales y los ingresos no iban a recuperarse, como muchos suponían que lo harían en ese momento. De hecho, solo en los últimos años la mayoría de las mediciones de ingresos y salarios han regresado a los niveles que vimos en 2007.

Y los Millennials parecen haber sido especialmente afectados por esto, como se señala en este informe de la alimentación de St. Louis.

Todo esto, por supuesto, sucedió en el reloj de la Fed, y fue solo el último ejemplo de cómo el mito de la estabilidad económica creada por la Fed siempre ha sido un mito.

Por lo tanto, tenemos un grupo de trabajadores que comienzan sus carreras en un mal mercado laboral, generado por más de 20 años de bombeo de dinero por parte de Volcker (más adelante en su mandato), Greenspan y Bernanke.

Pero una vez que los Millennials pudieron obtener un empleo, se enfrentaron a un mundo que era particularmente hostil al ahorro, la compra de viviendas y la inversión para los trabajadores de bajos ingresos.

Nuestra situación actual está marcada por un activismo monetario sin fin marcado por tasas de interés cercanas a cero e inflación de activos que recompensa a quienes ya poseen activos y tienen los medios para acceder a instrumentos de inversión de mayor riesgo que ofrecen rendimientos más altos.

Mientras tanto, las regulaciones bancarias han sido puestas de nuevo por los políticos y reguladores federales para favorecer a las empresas establecidas y los ya ricos.

Esto fue explorado con cierto detalle recientemente por la investigadora de la industria bancaria Karen Petrou, quien concluyó que gracias a las regulaciones federales posteriores al 2007, es básicamente imposible para los bancos otorgar préstamos hipotecarios a cualquier persona que no sean clientes ricos.”

Mientras tanto, los métodos básicos de ahorro, como las cuentas de ahorro, ofrecen tasas de interés que ni siquiera están a la altura de la inflación.

Combine esto con la subida de los precios de las viviendas, y tenemos una fórmula para un sistema económico en el que ser un trabajador ordinario, que necesita crear riqueza desde cero, se enfrenta a bajos rendimientos, una deuda menos accesible, altos precios de las viviendas y menores ingresos.

Esto, como es lógico, ha conducido a una mayor desigualdad, y es probable que a medida que observamos las estadísticas de creciente desigualdad, parte de lo que estamos viendo sea una brecha cada vez mayor entre los trabajadores más jóvenes y los mayores, una brecha creciente que no era tan amplia antes.

En este entorno, hacer lo que hicieron los Baby Boomers o hacer lo que hicieron los de la Generación X, simplemente no va a funcionar muy bien. Puede muy bien ser que la única forma en que los Millennials puedan salir adelante en la economía actual sea heredar la riqueza o participar en una “extrema frugalidad” en la que los Millennials deban adoptar un nivel de vida drásticamente más bajo en comparación con sus mayores.

Esto no era tan esencial para las generaciones anteriores. Por supuesto, para aquellos Millennials que sí deciden ir por el camino de la frugalidad extrema, serán atacados por arruinar la economía al “no gastar lo suficiente.” A los inteligentes no les importará.

  • 1.Ver “Are Millennials Different?” por Christopher Kurz, Geng Li y Daniel J. Vine. Serie de Discusión de Finanzas y Economía, Divisiones de Investigación y Estadísticas y Asuntos Monetarios.

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado, and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Esta entrada fue publicada en Economía, Estados Unidos, Paquetes Informativos, Politica y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.