El espionaje en el aeropuerto de Miami es una burla por motivos politiqueros

Cartas a Ofelia / Crónicas cubano-americanas

miamiaer

Cubamatinal/ Miami, 26 de junio de 2019.

El acuerdo entre el Régimen de La Habana, y el presidente Carter, después de varias reuniones entre Bernardo Benes, que lo representaba y José Luis Padrón González por la parte cubana, tuvo lugar en Panamá. Allí se discutieron distintos puntos secretos y se llegó a la siguiente conclusión:

  • Poner en libertad a más de tres mil presos políticos, de los cuales muchos ya habían cumplido más de 20 años de cárcel.
  • Autorizar a los exiliados cubanos a regresar a Cuba a visitar a sus familiares, ya que muchos habían envejecido en el extranjero. Podían  llevar a sus hijos nacidos en los EE.UU., a conocer al resto de la familia.

 

A los exiliados se les permitiría llevar: ropa, zapatos, medicinas, efectos eléctricos, etc. Todos podemos recordar a mujeres viajando a La Habana con varios sombreros y numerosa ropa en valijas y bolsas.

Los señores Tomás Regalado, Armando Pérez Roura y otros comentaristas radiales de las emisoras de Miami se opusieron a esas negociaciones. Pues ellos entendían que la única solución era “la guerra hasta el último marine”. Ellos viajarían después a Cuba; después de que sonara el último cartucho.

En aquellos momentos, la guerra entre los extremistas de izquierda contra las dictaduras en América Latina se encontraba en pleno apogeo. Las guerrillas urbanas y rurales de esa lucha estaban estancadas. No había vencedores ni vencidos. Por lo tanto Carter y Fidel optaron por la vía electoral para todo el continente salvo para Cuba.

Los partidarios en seguir la guerra tanto de izquierda como de derecha extendieron esa lucha al territorio de Los Estados Unidos y de Puerto Rico. Numerosas bombas fueron detonadas como en los consulados de la República Dominicana y de México, así como en la estación principal de la policía de Miami, en la oficina del F.B.I. y en el aeropuerto de Miami.

A la revista “Réplica” le pusieron once bombas. Además hubo varios asesinatos. Los “patriotas” pusieron bombas en las calles de Los Estados Unidos para derrotar la dictadura de Fidel Castro en La Habana. Al periodista Emilio Milián, hombre de derecha, le colocaron explosivos en su automóvil, así le destrozaron las piernas y lo silenciaron.

La mayoría de los exiliados cubanos desafiaron todas esas violencias. Pudo más el amor a las familias que el odio irracional al dictador comunista Fidel Castro, tan cruel como los tiranos de derechas de América Latina como: Pinochet, Videla, Stroessner, Trujillo, Duvalier, Somoza, etc. A estos últimos los “patriotas de Miami

 “Liberarían a Cuba” tal como ahora con la ayuda del Número 45, Mr. Trump. Buscan los mismos objetivos, no saben que la prioridad de los pueblos con hambre es dedicar su tiempo en buscar alimentos para su familia. Solo cuando la barriga está llena, hay tiempo para pensar en la Libertad.

El ejemplo lo tenemos en Nicaragua. Cuando su economía superó la de Costa Rica, fue cuando sucedieron las protestas.

Los servicios de inteligencia de Cuba, Estados Unidos y demás gobiernos han tomado el control de la seguridad de todos los aeropuertos del Caribe y filtran los grupos terroristas.

Un grupo de agentes del Minint bajo el mando de un chileno de apodo El Guatón, con un numeroso grupo de confianza de los dos gobiernos tomaron el control de la seguridad del aeropuerto de Miami.

En el ALFA 66 estaba infiltrado un coronel del Minint de apodo Lingote. Cuando se puso en libertad a los 3600 presos políticos. Lingote era el jefe de la prisión Combinado del Este.

Ahora los “patriotas” sospechan de los médicos cubanos y estiman que son espías, de la misma manera que en la década de los setenta a los “dialogueros” los consideraban como comunistas.

Para esa patraña utilizaron a un locutor con muy buena voz, pero con muy poco talento: Armando Pérez Roura. El que en Cuba leía las notas por la radio tituladas “Anota Flora” y en Miami le cambió el nombre por el de “Tome Notas”

Contra los médicos se utiliza a otro locutor, comentarista deportivo. La diferencia es que el pinareño supera en algo el nivel de profesionalismo y talento del de Ceiba Mocha.

Nota bene:

Yo escribí un informe de 122 páginas, el que llevé a España a Eloy Gutiérrez Menoyo. Se lo entregué en Madrid, en el hogar de mi viejo amigo Carlos Alberto Montaner.

En ese informe se trataban temas como los siguientes:

1—El Plan Torriente, su origen y su tesorero.

2—Los “pragmatistas” y el libro escrito por su dirigente: “Los sobrinos del Tío Sam.”

3—Los pactos de Alfa 66 y la Alianza Anticomunista, que dirigía un extremista de derechas mexicano de apellido Gutiérrez.”

Roger Redondo González

Nota de Redacción: Roger Redondo González, es un excombatiente contra la dictadura de Fulgencio Batista en los años cincuenta en El Escambray

Esta entrada fue publicada en Cartas a Ofelia, Cultura, Otros temas de interes, Paquetes Informativos, Politica y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.