Los orígenes de una “coyuntura”(Parte II)

Opinión / Que ya dura sesenta años y que padece artritis, artrosis y reumatismo, en definitiva anquilosamiento agravado por la “continuidad”.

 

vaso de leche

Cubamatinal / Los cambios de época no suelen estar señalados en fechas exactas, por lo general resultan procesos enmarcados entre fechas aproximadas, sin embargo, el cese de la República y de la alineación de Cuba entre las democracias occidentales y el pase a la autocracia y la alineación con el totalitarismo del “campo socialista” encabezado por la Unión Soviética puede ser fijado con exactitud: el siete de febrero de 1959, a 37 días de la huida de Fulgencio Batista, se firmó la Ley Fundamental que regiría —provisionalmente se dijo entonces— hasta la convocación a elecciones bajo el Código Electoral de 1943y el restablecimiento pleno de la Constitución de 1940, demandas unánimes en la lucha por derrocar a Batista.
Por Germán M. González
Bauta,  21 de septiembre de 2019/ CM / Esa Ley Fundamental estuvo vigente hasta la promulgación del bodrio copiado de la Constitución soviética en 1976 ¡diecisiete años! de provisionalidad. Hasta hoy no existe la República (1) ni tenemos Constitución (2).
La legislación puesta en vigor bajo esa Ley Fundamental violó la Constitución del 40 limitada por el gobierno de Batista, pero vigente, en materias tan graves como la aplicación indiscriminada de la pena de muerte y largas penas de prisión a miles y centenares de miles de personas sentenciadas en juicios sumarísimos, sin garantías procesales, la estatalización de propiedades hasta casi desaparecer la propiedad privada en Cuba, en fin, la violación masiva de los derechos humanos reconocidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos proclamada en la ONU sobre la cual la delegación cubana presentó el primer proyecto y fue ponente en su presentación ante el plenario (3).
La Ley Fundamental otorgó  los poderes del Estado al Consejo de Ministros, que a partir de ese momento legisló, gobernó y juzgó sin contrapeso alguno, con el Primer Ministro que designaba al resto del Consejo al frente, es decir, un gobierno autocrático que rápidamente se hizo con todos los recursos del País al despojar de su autonomía las universidades, al Banco Nacional de Cuba, eliminar las Fuerzas Armadas profesionales y sustituirlas por elementos de lealtad personal. Y en menos de ocho años estatizar toda la economía.
Cada vez era mayor la influencia de los estalinistas del Partido Socialista Popular y de los estalinistas íntimos de Fidel Castro, como Che Guevara, su hermano Raúl y otros en el gobierno. Los que lucharon contra Batista, incluso comandantes, y se mostraron reacios al rumbo emprendido fueron reprimidos, fusilados muchos como Humberto Sorí Marín, William Morgan, Jesús Carreras, otros confinados al presidio con larguísimas penas, como Hubert Matos, Gutiérrez Menoyo, etc.
Otros, militares o no tomaron el camino del exilio, incluyendo personalidades de primer nivel durante la República, como Felipe Pazos, fundador y presidente del Banco Nacional, Roberto Agramonte, candidato del partido ortodoxo a las elecciones frustradas por el golpe de estado de Batista y muchos más de todos los sectores sociales, incluidos miles de obreros de las entidades intervenidas y artistas e intelectuales cumbres de la cultura nacional. Comenzaba la diáspora que no se ha detenido hasta hoy.
Ese proceso no resultó fácil, hubo hasta cinco mil alzados en diferentes partes del País (muchos más que insurgentes anti batistianos) de los cuales se fusiló  según cálculos hasta el sesenta por ciento, además de muchos más resistentes en campos y ciudades. Para restarles apoyo miles de campesinos fueron “reubicados” en lugares tan distantes como Mantua, en Pinar del Río, hoy municipio Sandino y en Gaspar, norte de Ciego de Ávila, entre otros lugares, además de los que corrieron peor suerte con el fusilamiento y largas penas de prisión.
En abril de 1961 desembarcaron por la Ciénaga de Zapata unos mil 300 hombres, otros 177 fueron lanzados en paracaídas. Estaban armados fundamentalmente con armamento de infantería y luego de escaramuzas con milicianos locales y un batallón de la llamada Lucha contra Bandidos llegó al teatro de operaciones artillería y blindados soviéticos operados por antiguos guerrilleros entrenados por oficiales del Ejército Rojo.
En el más puro estilo Tujachevsky-Zhukov se desató una sinfonía terrífica de fuego artillero inédito en nuestro continente que incluyó morteros, obuses, cañones de mediano y largo alcance, autopropulsados y una vez desarticuladas las fuerzas expedicionarias avanzaron a sus posiciones los blindados.
En menos de 72 horas murieron un estimado de 114 expedicionarios y casi mil 200  fueron hechos prisioneros.
Los alzados en los campos cubanos recibieron una magra ayuda que en su mayoría, lanzada desde aviones, cayó en manos de las fuerzas gubernamentales. La Brigada 2506 que desembarcó en la Ciénaga de Zapata no contó con dos cosas que emplearon profusamente los estadounidenses en la II Guerra Mundial: apoyo aéreo efectivo y de la artillería naval. Los expedicionarios estaban condenados desde el comienzo.
Esas victorias de Fidel Castro y sus colaboradores se lograron gracias al apoyo soviético, que armó, vistió, calzó, entrenó, dio apoyo logístico y de inteligencia a más de un millón dos cientos mil efectivos, la mayoría inconscientes que luego muchos fueron a parar al paredón, el presidio o el exilio. Ya en 1962 los efectivos soviéticos en territorio nacional superaban en número y armamento (incluido nuclear) el total de efectivos de todos los cuerpos armados durante el gobierno de Batista, más de 40 mil, según contó Fidel Castro a I.Ramonet en su entrevista editada como “Cien horas con Fidel”.
Las acciones en la política y la economía interna se sucedieron al unísono que otras internacionales en el plano  militar, con las expediciones para desestabilizar gobiernos de países del área, Panamá, Dominicana, Argentina, Bolivia, Nicaragua, Venezuela y otras. Cuba se convirtió en base de entrenamiento y apoyo logístico de cuanto movimiento insurgente se formaba en el mundo, aquí se entrenaron guerrilleros y terroristas de prácticamente todas las tendencias “revolucionarias”, muchas de ellas activas aún (ej. las de Colombia).
En el plano diplomático se limitó el personal estadounidense en su embajada, y se comenzó el alineamiento antes mencionado con el bloque socialista, mantenido hasta su desaparición.
El comienzo del llamado “bloqueo” —en realidad embargo— el partido & gobierno y sus voceros oficiosos lo vinculan con las llamadas “Leyes Revolucionarias” que afectaron propiedades estadounidenses, eso no es cierto, la cronología de los hechos sitúa como punto de partida el inicio de la adquisición de petróleo soviético, y la negativa de las refinerías (por cierto, no todas estadounidenses, había intereses anglo-holandeses en juego) a refinar ese crudo.
El gobierno de Eisenhower respondió suspendiendo la cuota azucarera(4).De inmediato se nacionalizaron los centrales azucareros de propiedad estadounidense (31) y de paso el resto de la agroindustria, otros 130 centrales propiedad de compañías cubanas. Luego continuarán con todo lo demás; incluidos 55 mil pequeñas, medianas y trabajadores individuales en marzo 13 de 1968.
Había comenzado la escalada de medidas y contramedidas en que los estadounidenses actuaron como aficionados antes la coordinación profesional de soviéticos y gobierno cubano.
(1)    Generalmente se asocia el término República con: el imperio de la Ley, no de los hombres; la igualdad ante la Ley; la austeridad de fondo y de forma; la tolerancia hacia ideas opuestas; la separación de poderes; la soberanía de la ciudadanía y otros ausentes desde entonces en la sociedad cubana.
(2) La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente francesa (26 de agosto de 1789), documento precursor del reconocimiento de los derechos humanos, define en su artículo XVI el concepto de constitución: “Una sociedad en la que la garantía de los derechos no está asegurada, ni la separación de poderes determinada, no tiene Constitución”
(3)    En esa votación realizada el 10 de diciembre de 1948 votaron a favor 48 naciones, ocho se abstuvieron  y dos se encontraban ausentes. Los que se abstuvieron fueron los países “socialistas”  encabezados por la Unión Soviética además de Arabia Saudita (por motivos religiosos) u Sudáfrica (apartheid). Una década después, el gobierno cubano ya encabezado por Fidel Castro, se alineó con ese bloque “socialista” sistemáticamente durante treinta años hasta su desaparición.
(4)    Considerar que en 1959, firmada ya la Ley de Reforma Agraria, se exportaron a ese país 2,9 millones de toneladas de azúcar, pagadas a un precio promedio equivalente a 1,86 veces el del mercado mundial.
Información vinculada:
  • Documental “Fiel Castro”  de  Ricardo Vega

Autor: Juan F. Benemelis. Publicada por entregas de capitulos en Cubamatinal.com (Primera Temporada 2006-2009) previa autorizacion del autor


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

Economista, jubilado.  Trabajó en el sector agropecuario cubano, en la parte empresarial durante muchos años.

Columnista en Cubamatinal para las secciones de Economía y Opinión.

© Germán M. González 

© Cubamatinal

Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, Economía, Noticias de Cuba, Opinión, Otros temas de interes, Paquetes Informativos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.