La casa de Hernán Cortés… de nuevo.

Opinión / ¿Cuántas personas habrá que tengan la fe suficiente en las instituciones del partido & gobierno para poner el dinero en sus manos?

la tortuga comunista

 

Cubamatinal / Corría la década de los 80s y Fidel Castro, a pesar de la cuantiosa “ayuda” soviética, se las había arreglado para contraer deudas por más de 6 mil millones de USD con países capitalistas (www.onei.cu) , sumadas al término del período de gracia de los créditos soviéticos en 1986. Por tanto en esos momentos cada cubano debía 600 dólares sin contar lo que debía comenzarse a pagar a los soviéticos.

Por Germán M. González

Bauta/ 16 de octubre e 2019 / CM / Mientras Fidel Castro tronaba contra la deuda externa, ¿escribía? libros y en ese año declaraba el “default”, emprendía otras acciones para captar divisas. Se autorizó la entrada al país  de emigrados, es decir, los gusanos de ayer retornaban convertidos en mariposas de alas verdes con las imágenes de los Padres Fundadores, se implementó cambio de divisas por certificados para compras en tiendas recaudadoras y se crearon lo que la chispa popular bautizó como “la casa de Hernán Cortés” donde se cambiaban joyas, objetos de arte u otros valores por electrodomésticos, autos, motos, bicicletas, etc.

Con una situación socioeconómica peor que la enfrentada en los años 90s, pues en aquel
momento la economía contaba con un patrimonio disminuido y obsoleto, pero productivo aún y la deuda era mucho más manejable, además de una población más dispuesta al sufrimiento o a la huida favorecida por la política estadounidense de entonces, el partido & gobierno acude de nuevo a la emigración cubana para aliviar la crisis. De nuevo los gusanos convertidos en mariposas de alas doradas.

En este marco el partido&gobierno mira golosamente los casi cuatro mil millones de dólares que la emigración cubana en EE.UU. envía, (cantidad similar a la que el partido & gobierno atribuye a los “daños del bloqueo” anualmente) con unas proyección para el 2025 de más de cinco mil millones, todo según The Havana Consulting Group. Pero según esta fuente sale al exterior una parte sustancial del dinero para financiar importaciones realizadas por personas naturales, por lo que esos envíos en gran medida benefician a los familiares que reciben las remesas, no así al partido gobierno que solo percibe las comisiones captadas de las entidades bancarias u otras implicadas en las remesas.

Al fin, luego de muchos amagos, se anuncian las medidas encaminadas a dar una mordida a las divisas que se han estado escapando al margen del sistema estatal, las cuales están encaminadas, según los panelistas de la mesa redonda televisada del martes 15 de octubre y siguiente a reanimar la industria cubana inoperante y surtir las tiendas recaudadoras con los estantes vacíos.

En la primera emisión de la mesa redonda participaron los titulares del gobierno de Díaz Canel para Economía y Planificación, Finanzas y Precios, Banco Nacional, presidiendo el
vicepresidente designado y con la intervención especial de la vicepresidenta del CIMEX,
entidad de Grupo de Administración Empresarial, (GAESA) de las Fuerzas Armadas, que
además participará en la implementación de las medidas con su Banco Financiero Internacional (BFI), como veremos después.

De las medidas las más novedosas por romper esquemas añejos es la posibilidad de aperturas de cuentas en divisas por personas naturales en el Banco Metropolitano (BM) de La Habana, las cuales solo operarán con tarjeta magnética las cuales servirán además para adquirir mercancías en CUC a la tasa de cambio del día. Esto implica un pre-financiamiento al sistema estatal.

Otra medida novedosa es la posibilidad de contratar importaciones a empresas estatales del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera por parte de personas naturales, incluidos los cuentapropistas. También implica pre-financiamiento, pues debe tenerse saldo en la cuenta abierta en divisa para firmar este contrato, cuyo cumplimiento, los dice la experiencia, puede prolongarse por largo tiempo de no encontrarse el renglón contratado en consignación dentro del territorio nacional, algo aún más difícil también según la experiencia.

Esta empresa estatal debe abrir cuenta en divisas en el BFI. Por tanto el ciclo del dinero es: depósito BM=>firma contrato=>Traspaso a cuenta empresa importadora en el BFI (de las Fuerzas Armadas, como dijimos).

La disminución de precios de mercancías por debajo de la tasa habitual de 2,4:1 además de continuar brindando un amplio margen de utilidades al estado según los precios anunciados (similares a los del área geográfica) busca competir ventajosamente con los importadores personales, pues éstos deben pagar muy caro la transportación para cantidades limitadas de mercancías además de los gastos de viaje de las “mulas” y realizar todas las operaciones en dinero efectivo (cash). Además ellos no pueden brindar servicio de post venta y garantías comerciales.

Los resultados de las medidas anunciadas se ven con escepticismo y las razones son, entre otras:

  • La economía cubana hasta ahora no ha podido abastecer más allá del 10 al 12% las necesidades de la industria turística, y ahí no puede haber falta de financiamiento, la causa es la ineficiencia sistémica que padece ¿Cómo va a satisfacer a la población o cuentapropistas en calidad, surtido y cantidad?
  • El propósito de reanimar la industria se anuncia como si hubieran capacidades listas para operar al aparecer las materias primas. En realidad el país ha sufrido un fuerte proceso de desindustrialización durante décadas, las provenientes del campo socialista estaban obsoletas al momento de su adquisición (más largos años para instalarlas en el proceso inversionista más inefectivo de la Historia, recordar la Central Electronuclear, la Refinería de Cienfuegos, y tantas otras prolongadas o nunca terminadas). La fuerza de trabajo emigrada al exterior o a otras esferas, increíblemente hasta la agroindustria azucarera carece de fuerza de trabajo calificada.
  • Una de las razones del éxito de los importadores individuales es lo atractivo que resultan las mercancías en comparación con los feos, pasados de moda y baja calidad de los productos importados por las cadenas estatales ¿Podrán los compradores de éstas mejorar eso?

Y no menos importante ¿Cuántas personas habrá que tengan la fe suficiente en las instituciones del partido & gobierno para poner el dinero en sus manos?

 


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

Economista, jubilado.  Trabajó en el sector agropecuario cubano, en la parte empresarial durante muchos años.

Columnista en Cubamatinal para las secciones de Economía y Opinión.

© Germán M. González 

© Cubamatinal

 

Esta entrada fue publicada en Economía, Noticias de Cuba, Opinión, Otros temas de interes, Paquetes Informativos, Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.