Deuda externa, bloqueo y continuidad, los tres lados de un triángulo diabólico (II)

Economia / Economia Politica

Economía “libremente” defectuosa

Cubamatinal / Las malas relaciones del partido&gobierno de Cuba con EE.UU. se fomentaron en una acción concertada entre la dirigencia soviética, sus servicios de inteligencia y sus títeres cubanos del Partido Socialista Popular con la figura mediática de Fidel Castro desde antes del 1º de enero de 1959. Esto se ha demostrado en infinidad de documentados artículos, ensayos y libros.

Por Germán M. González

Bauta 13 de septiembre de 2020 / CM/ Para demostrar de qué lado surgió el deterioro de unas relaciones nacidas mucho antes de la República en Cuba basten dos ejemplos: La muy publicitada carta de Fidel Castro a Celia Sánchez asegurando que el propósito de su vida sería combatir a Estados Unidos y la sanción impuesta por el Che Guevara al general Enrique Acevedo por haber concedido una licitación a una empresa estadounidense en su carácter de funcionario en una entidad estatal en el año 1959, según relato de este último contenido en su libro “Descamisados“.

Con la publicación el siete de febrero de 1959 de la Ley Fundamental desaparecía de un golpe la República y las relaciones cubano-estadounidenses.

Es lugar común en la propaganda del partido&gobierno para Cuba y el exterior que el bloqueo surge a consecuencia de las nacionalizaciones del gobierno revolucionario —algo que creen incluso personas desafectas al régimen— pero cronológicamente falso:

  • En 1959 EE.UU. compró a Cuba, 2.9 millones de toneladas de azúcar pagadas a casi el doble del precio vigente en el mercado internacional. Cifras muy superiores a lo adquirido en los siete años anteriores durante el régimen de Batista en volumen y precio.
  • A principios de 1960 Cuba firma un convenio con la Unión Soviética donde ésta suministraba diferentes productos en forma de trueque por azúcar en el 80% del valor del convenio.
  • Las refinerías existentes en Cuba, propiedad de tres Compañías de tres países (Shell, anglo-holandesa; Esso y Texaco estadounidenses) se negaron a refinar el petróleo soviético alegando compromisos contractuales.
  • Estados Unidos suspende, no elimina, la cuota azucarera cubana.
  • Fidel Castro nacionaliza las refinerías y de paso los centrales azucareros estadounidenses y todos los demás sin importar propietario, comenzando una escalada estatalizadora que culminó con la “ofensiva revolucionaria” de marzo de 1968 y los dedales de las costureras.
  • En octubre del propio año el Presidente D.D. Eisenhower prohíbe todas las exportaciones a Cuba.

Basado en La Ley de Comercio con el Enemigo del 6 de Octubre del 2017, J.F. Kennedy, entonces Presidente de EE.UU. estableció el 3 de Febrero del 1962 el embargo al comercio con Cuba hasta la indemnización o devolución las propiedades confiscadas.

Esta Ley permite la interrupción del comercio con países que se han aliado con el enemigo, hayan confiscado propiedades norteamericanas, hayan anulado unilateralmente tratados firmados con los Estados Unidos, hayan permitido la destrucción de las propiedades norteamericanas, o hayan realizado actos hostiles que hayan conducido a la confiscación de bienes norteamericanos.

La salida hacia los países del campo socialista de jóvenes cubano para recibir instrucción militar, la presencia desde 1959 de altos oficiales soviéticos en las Fuerzas Armadas Revolucionarias, la entrega de suministros militares y el despliegue de tropas soviéticas que culminó con la instalación de cohetes con carga nuclear y estaciones de espionaje más las medidas confiscatorias, comerciales, diplomáticas, etc. puso al gobierno de Cuba de lleno en el enunciado de la citada legislación.

A treinta y cuatro años de invocar Kennedy la Ley de Comercio con el enemigo para aplicar el embargo a Cuba, y luego de múltiples disposiciones legales sobre el asunto, el Congreso de los Estados Unidos aprueba con 410 votos a favor y 108 en contra la “LEY LIBERTAD DE 1996″ más conocida por los apellidos de sus promotores principales (“Helms-Burton”). El entonces Presidente William Clinton firmó la Ley el de marzo de ese año. Esta Ley codifica el embargo, limita la independencia presidencial en cuestiones internacionales, algo no usual, y prácticamente hace imposible una relación normal con Estados Unidos mientras esté vigente el sistema político de Cuba.

Ya en el Septiembre del 2020 el Presidente Trump ratifica la aplicación de la Ley de Comercio con el enemigo a Cuba basado en el hecho de que desaparecida la Unión Soviética y el llamado campo socialista los gobernantes de la Isla se alinean con cuanto gobierno se declare enemigo de EE.UU.: una dictadura teocrática con leyes medievales como Irán; una dinástica que ha convertido Corea del Norte en un búnker artillado; en Rusia una “democracia dirigida” geófaga gobernada por una élite mafiosa proveniente del otrora partido único y sus servicios de inteligencia. Nada importa, con tal de compartir el objetivo de destruir a EE.UU. se puede ser capitalista sin Estado de Derecho como China y ser estrecho aliado.

La efectividad del bloqueo o embargo merita un largo ensayo, para consultar al respecto se encuentra una variada y documentada exposición en el sitio foresightcuba.

Para terminar solo tres aseveraciones basadas en los 50 años de trabajo en el sistema empresarial cubano del que esto escribe:

  • Todos las importaciones necesarias, tanto productivas como de consumo, se pueden realizar desde países cercanos a Cuba con precios y calidades similares, e incluso procedentes de EE.UU. Cuba comercia con más de 50 países de todos los continentes según http://www.onei.cu
  • Incluido EE.UU. que está entre los primeros seis proveedores, sobre todo de alimentos y equipos e insumos médicos para la salud donde se adquiere solo una fracción de lo que está autorizado por la legislación estadounidense.
  • Nunca en Cuba se ha dejado de vender una producción destinada a la exportación a causa del bloqueo, Nunca se han quedado en puerto cubano por esa causa una tonelada de azúcar, de níquel, una caja de tabacos, nada. No se exporta más porque no se produce lo suficiente —ni siquiera alimentos para el consumo interno— en una economía con su patrimonio productivo desaparecido u obsoleto.

Obviamente el embargo o bloqueo estorba, pero ni impide el comercia exterior cubano, ni lo encarece como proclama el partido&gobierno, y muchísimo menos constituye el obstáculo principal para el desarrollo de Cuba, el cual se encuentra y hay que resolver aquí, dentro del País.

Artículos del Autor

germanmgonzalez

Germán M. González

Economista, jubilado.  Trabajó en el sector agropecuario cubano, en la parte empresarial durante muchos años.

Columnista en Cubamatinal para las secciones de Economía y Opinión.

© Germán M. González 

© Cubamatinal

Deuda externa, bloqueo y continuidad, los tres lados de un triángulo diabólico (I)

Opinión / Economía Política 

 

Cubamatinal / Luego de consultar decenas de artículos en publicaciones especializadas o no, informes de entidades internacionales, el Anuario Estadístico de Cuba, intervenciones de integrantes de la cúpula del partido&gobierno de Cuba e incluso revisar los textos que bajo la firma de Fidel Castro se publicaron en los años 80s del pasado Siglo XX, se llega a dos conclusiones:

Por Germán M. González

Bauta, 5 de septiembre de 2020 /CM/ Todos los países que han ofrecido créditos a Cuba han terminado sin cobrar sus deudas. Esto incluye a los 35 mil millones de Rusia, 15 mil millones del Club de Paris, 1.4  millones de pequeños inversores del Club de Londres (Reuters reportó un acuerdo de una condonación importante en febrero del 2018 pero sin precisar cifras), los 6 mil millones de China, los 2.4 millones de Argentina, los mil millones de Japón, la deuda (sin datos localizables) condonada por Vietnam, la deuda con Brasil de mil millones para construir la Zona Económica Especial del Puerto del Mariel, los 2.4 mil millones sin devolver a los otros países socialistas, el 70% de condonación de los 486 millones debidos a México, y una cantidad por determinar con Venezuela. Cada una de esas cifras tiene su historia, a veces siniestra, detrás.

A pesar de la opacidad de estas operaciones y los complicados convenios de condonaciones y reconversiones, se pueden calcular como mínimo 70 mil millones de USD recibidos por Cuba, la mitad de ellos de la Unión Soviética, sin incluir otras facilidades como precios inferiores al mercado para para las importaciones y superiores para las exportaciones cubanas, práctica común durante tres décadas de relaciones comerciales con la Unión Soviética y dos con Venezuela, algo que permitió al régimen cubano revender el petróleo recibido a bajos precios, mientras mantiene estrictamente racionado el consumo interno [1].

La otra conclusión es la absoluta incapacidad del sistema vigente para generar riquezas. Con una fracción de los recursos financieros de que ha dispuesto el régimen los contendientes en la II Guerra Mundial beneficiarios del Plan Marshall en menos de una década recuperaron los niveles de producción de ante guerra y superaron ampliamente el bienestar social que habían alcanzado antes, a pesar del nivel de destrucción existente al terminar la contienda.

Un ejemplo: España le condonó a Cuba mil 700 millones de Euros en el año 2015, dejando la deuda en 537 millones, A cinco años ya Cuba debe casi dos mil millones de Euros y está solicitando dos años de moratoria de los pagos al Club de París del cual forma parte el Reino ibérico. Todo esto se sabe por una interpelación de un diputado del partido VOX al gobierno socialistapodemita en junio pasado reportada por medios de prensa españoles. Claro, a los intereses políticos de los izquierdosos peninsulares hay que sumar la influencia de sus empresarios que obtienen pingües beneficios operando el 80% de la plata hotelera de la Isla, con sus correspondientes suministros de medios materiales y de servicios.

Al heredar el poder, el hermanísimo ha tratado—presionado por la falta de acceso a nuevos créditos—de regularizar el tema de la deuda—sin éxito como vimos en el ejemplo español— y eso condujo a múltiples soluciones muy dudosas al establecerse métodos de reconversión mediante el cual Cuba cede fuentes de ingresos en divisas (cesión de la explotación de la planta hotelera, el níquel, la zona franca y puerto de Mariel, y otros) e invierte en proyectos que sean de interés directo e indirecto de empresas del País acreedor, lo cual constituye la renuncia a ingresos de esas actividades y una severa pérdida de soberanía como efectos conocidos pues la opacidad de los convenios hace temer otros repercusiones.

Lo anterior explica que Cuba siga invirtiendo en una planta hotelera que se explota a menos del 40% de su capacidad (antes de la covid-19) y en determinadas provincias, incrementando la ya grave distorsión por sectores y territorios de la economía cubana, origen, entre otros factores de la altísima migración interna.

Las condonaciones y reconversiones son —a juicio del economista Elías Amor Bravo—como el óxido nitroso, primero te hace reír y luego mueres.

Las deudas de un País por sí mismas no constituyen un problema, se convierten en tal, y grave, cuando no guardan proporción con su capacidad para generar riquezas. En el caso de Cuba, el estimado actual de diversas fuentes, entre ellas el ex ministro de economía J.L. Rodríguez es de más de 30 mil millones de USD a los cuales debe sumarse unos cuatro mil millones de obligaciones a corto plazo incumplidas. Comparando con el último superávit en el comercio internacional reportado en el Anuario Estadístico de Cuba www.onei.cu de 1,4 miles de millones la proporción es de 25:1. El Producto Interno Bruto reportado tiene dos problemas: el cálculo su monto no es confiable por valorar CUP=CUC=USD y además muestra crecimientos ínfimos desde hace cinco años.

[1] Los créditos recibidos y los convenios favorables en cuanto a precios no son los únicos ni principales recursos con que ha contado el régimen:

  • Según Informe de la época del Banco Nacional de Cuba al tomar el poder el actual equipo gobernante (menos defunciones) en1959 Cuba contaba con 505 millones de USD como reservas y una deuda externa de 56 millones de USD.
  • En la década de los años sesenta el gobierno cubano confiscó propiedades extranjeras y nacionales, se calculan unos dos mil millones del monto de las confiscadas a entidades estadounidenses, unos 6,7 miles de millones a emigrados cubanos y cifras incalculables como resultados de la segunda Reforma Agraria (1963) y la Ofensiva Revolucionaria (1968) cuando se confiscó hasta el dedal de una costurera. Por esa época se llevó a cabo un cambio de moneda donde se dejó a cada persona la cantidad de 200 pesos, no se ha publicado el monto de lo confiscado con ese método.
  • Incalculable el monto de la diferencia entre los salarios simbólicos pagados a los trabajadores y la justa retribución que debieron recibir durante más de sesenta años. Esto incluye la práctica de la confiscación de los haberes en divisas a los contratados en el extranjero fundamentalmente pero no en exclusiva a personal de la Salud y en el interior del País, ídem para el sector del Turismo.

     

Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

Dolarización, nueva NEP*, encadenamientos sin eslabones y municipalización sin municipios

Opinión / Economía Política

 

Photo by Naveen Annam on Pexels.com

Cubamatinal / Al heredar una economía ineficiente y obsoleta el presidente designado (para dos períodos) y su genial equipo pretenden paliar la crisis y mantenerse en el poder descargando en los emigrados y en los municipios las consecuencias de seis décadas de desgobierno.

 

Por Germán M. González

Bauta, 23 de agosto de 2020 /CM/ La situación socioeconómica del País está descrita en el infolio titulado “Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista” promulgado por el VII Congreso del partido&gobierno en mayo del 2017. En ese mamotreto se habla, con eufemismos y omisiones, de verdaderos desastres socioeconómicos.

En los tres años transcurridos estas realidades se han multiplicado al no solucionar las trabas internas reconocidas en el mamotreto y agravadas por el recrudecimiento del embargo estadounidense y la aparición de la pandemia de la enfermedad CPVID-19. Estamos ante una “tormenta perfecta” sin la válvula de escape en la migración masiva impedida por la propia pandemia.

La desesperada dolarización de una economía ya con múltiples monedas y tasas de cambio enreda aún más el kafkiano diseño cuya medición desde el Producto Interno Bruto hasta los resultados del sistema empresarial muestran resultados falsos.

Pretender convertir al Estado en comerciante monopólico ha fracasado donde se ha intentado. Aquí no ha resultado la excepción, los monopolios de las empresas de acopio, agrícola y ganadero han causado la ruina (entre otros factores) del sector agropecuario por el incumplimiento de los contratos con la pérdida de producciones, el impago y los precios ruinosos impuestos.

El comercio minorista, tanto en CUP como en CUC, actualmente es solo una caricatura del avanzadisimo existente antes de 1959. Aún sobreviven las antiguas farmacias, bodegas, tiendas y carnicerías… pero con sesenta años más, una empleomanía ocupada en “resolver” en lugar de servir a clientes degradados a usuarios, equipos obsoletos o inexistentes y desaparición del servicio de mensajería.

El sistema de tiendas en MLC no tiene por qué tener resultados mejores, ya vemos estantes vacíos, colas con sus coleros profesionales vendiendo turnos, errores en la facturación y devoluciones con plazos infinitos. Esto inevitablemente se multiplicará como consecuencia de la ineficiencia y la corrupción endémicas. La represión no es la solución de un problema que es sistémico.

El equipo gobernante comprende que todo esto es provisional. Las soluciones más estratégicas y a más largo plazo se basan en una nueva NEP con el aporte inversionista de la migración, algo sobre lo que muchos analistas ya escriben profusamente. Solo recordar que la original soviética de 1921 fue liquidada por Stalin con el Primer Plan Quinquenal en 1928. Muchos de sus actores, entre ellos destacados economistas, exitosos NEPman y campesinos fueron las primeras entre cientos de miles de víctimas en la Gran Purga de los años treinta, fusilados o enviados a los GULAGs (campos de concentración).

La versión cubana de la NEP en los años 90s terminó con el restablecimiento del rígido sistema centralmente burrocratizado y la liquidación de las tímidas reformas emprendidas, todo ello gracias al “mejor amigo” con su petrochequera repleta por los altos precios y producción de petróleo de entonces. Y la defenestración de funcionarios demasiado entusiastas de la liberalización.

Es de esperar que los cantos de sirena de Malmierca, Bruno Rodríguez, etc. sean identificados como tales por la emigración cubana conocedora de la historia, siempre recordando que son la “continuidad” de los fusilamientos y encarcelamientos por juicios sumarísimos sin garantías procesales, exilios, actos de repudio, brigadas de trabajo forzado, y tantas otra iniquidades sufridas por los emigrados y sus descendientes, acciones por la cuales gerontocracias y continuistas no muestran arrepentimiento.

En el plano interno la apuesta es por el encadenamiento de los procesos económicos y el protagonismo de los municipios. Esto no se ha logrado en sesenta años, es más, se destruyó lo existente durante la República, es contrario al sistema político-económico existente en Cuba y a la práctica impuesta por el Autócrata Mayor y seguida por el hermanísimo general y su equipo. Toda dictadura totalitaria es por naturaleza desconfiada, no basta designar a los responsables, también se limitan sus decisiones.

Durante la República el desarrollo de varias ramas, agroindustriales, de la minería, ganadería vacuna y otras condicionó la existencia de otras como agricultura no cañera, industria ligera y alimentaria, transporte en terrestre y marítimo, servicios, etc. que generaban el 80% del PIB nacional, a pesar de que la agroindustria azucarera significaba esa misma proporción de las exportaciones según Raúl León Torras (Antología, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1988). Cuba era un país mono exportador, pero no mono productor.

Antes y durante la ofensiva revolucionaria de 1968 fueron intervenidas estatalmente  más de 60 mil mini y micro empresas que comprendían todas las ramas económicas, prácticamente todas ellas destruidas u obsoletas hoy. Chinchales los llamó el Autócrata mayor. Esas eran los eslabones de los encadenamientos productivos que según el autor citado en 1958 producían el 95-96% de los insumos de la agroindustria azucarera y la agricultura que hoy se importan.

En cuanto al propósito de potenciar al municipio como generador de desarrollo se choca con las realidades descritas y otras. Tomemos uno como ejemplo típico.

En Bauta existía un acueducto desde la época Republicana, a principios de siglo un evento meteorológico derribó el tanque elevado…hasta hoy. Las tuberías, con ocho décadas de uso sin mantenimiento revientan frecuentemente dejando al pueblo o parte de él sin agua. Los albañales corren por las calles mezclándose a veces con las limpias sobre todo en el barrio de edificios feos irónicamente llamado Nuevo Vedado.

El estadio de béisbol. Con una construcción de excelencia según cuentan los viejos residentes sus torres de alumbrado fueron derribadas por otro evento meteorológico y así permanecen. El centro del pueblo está cruzado por la carretera central, conservada gracias a la excelencia de su proceso constructivo, pero las calles interiores gozan de baches antediluvianos con aceras rotas o inexistentes. Deprimente el estado de los parques infantiles, clausurados o merecedores por el peligroso estado de los aparatos de juego.

La nunca suficientemente recordada Constitución de 1940 dedica un Título, el XV, y 24 artículos a garantizar la autonomía municipal, su auto sostenibilidad y muchas prerrogativas desaparecidas hoy. La constitución vigente no otorga facultades al municipio ni remotamente parecidas a las otorgadas por la Carta Magna de la República.

Actualmente la máxima autoridad municipal, según el artículo cinco vigente, la ejerce quien presida el comité del partido, designación realizada por la instancia superior y aprobada, siempre unánimemente, por sus integrantes. Resultado: esa persona no es conocida por la inmensa mayoría de la población, y no responde por su gestión ante ésta, que no lo eligió, sino ante quien lo designa, con todas las consecuencias que esto implica.

Bajo las condiciones actuales, tanto políticas como económicas, es imposible descargar en el municipio los desastres centralmente creados: las cadenas productivas no tienen eslabones y los municipios no existen como entes reales, solo lo serían con el restablecimiento de la Constitución del 40 y las prerrogativas que en ella se consignan, lo cual estimularía la participación activa de los actores del territorio en la recuperación de éste, mientras tanto seguirán ajenos a toda la fanfarria desplegada en los medios oficialistas.

*Nueva Política Económica: en 1921 ante el ruinoso estado de la economía soviética se permitió crear pequeñas empresas productivas o comercios privadas mientras que el Estado seguía controlando el comercio exterior, los bancos y las grandes industrias.


Artículos del Autor 
 

germanmgonzalezGermán M. González

Un bloque de granito y un pegote de fango

Opinión / Economía Política

lodo
Un fanguizal de larga data

Cubamatinal / Un pegote es algo pegajoso, viscoso y si es de fango resulta exactamente lo contrario de un bloque de granito, es decir, de algo sólido y resistente.

Por Germán M. González

Bauta, 19 de julio de 2020 / El pasado 29 de junio el órgano oficial del partido&gobierno de Cuba anunciaba la celebración virtual del 20º Consejo Político y el 10º Consejo Económico de la llamada Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP). Al siguiente día, igualmente en primera plana, se informaba de los resultados del cónclave a distancia, la reproducción por el resto de los medios oficialistas no se hizo esperar. El 1º de julio entró en vigor el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá o T-MEC, el órgano, otros medios cubanos y Telesur, que funciona en la misma sintonía no mencionaron el hecho.

El pegote de fango

El ALBA-TCP es la entelequia elucubrada por Fidel Castro en su doble afán de conservar el poder absoluto de por vida y extenderlo hacia otras naciones utilizando para ello la petrochequera entonces bien provista de Hugo Chávez, muchísimo menos inteligente pero carismático y con iguales objetivos. El sostén ideológico adoptado fue una extraña mezcla dizque bolivariana con el entonces recién enunciado Socialismo del Siglo XXI menjunje perfecto para justificar los objetivos de ambos, aunque debemos reconocer que su vocero fue Chávez. Fidel Castro era demasiado inteligente para embarcarse en esa chapuza intelectual.

Lo primero que salta a la vista en la información del órgano es la deserción de varios países fundadores o incorporados a la entelequia. Bolivia, Ecuador y Santa Lucía ya no forman parte de la membresía, tampoco Surinam, participó en el cónclave virtual solo como invitado y Haití, antiguo observador no se menciona. Honduras fue y no es. En definitiva, de trece miembros hoy se mantienen en la Alianza ocho.

Cinco de ellos son pequeños estados del Caribe: Dominica; San Cristóbal y Nieves; Granada; San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda. Con una población conjunta similar a la provincia cubana Cienfuegos y la mitad de su territorio—algo más de 400 mil habitantes y de 2 mil Km2— su producto interno bruto (PIB) ronda los 6 mil millones de USD. A pesar de su pequeñez y escasa riqueza cada uno de esos Estados cuenta con voz y voto en los organismos internacionales y pueden bloquear cualquier iniciativa condenatoria contra los tres mayores, de ahí su importancia.

Las tres naciones mayores suman 48 millones de habitantes pero cada una cuenta con una diáspora millonaria, parte de la cual aún se encuentra registrada como residente, Venezuela con casi cinco millones, Cuba con 500 mil y Nicaragua con algo menos se han convertido de países de inmigrantes a emisores de emigrantes para todas partes del mundo pero fundamentalmente para EE.UU. y España. Nicaragua tiene un pasado de pobreza histórica, pero Venezuela y Cuba constituyeron en el “antes de…” países con desigualdades pero inmensas riquezas.

En el listado del Índice de Desarrollo Humano (IDH) publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) Cuba es el menos malo con el lugar 72º; Venezuela ocupa el 96º y Nicaragua el 126º. En los tres casos han retrocedido en la escala desde 1990: Cuba 42 lugares, Venezuela 25 lugares y Nicaragua sin mucho espacio para retroceder, dos.

En el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) correspondiente al año 2019 se pronostica reflejan caídas del Producto Interno Bruto: Nicaragua con retrocesos de -5.8% y 6.3% en los dos últimos años y pronóstico de -5.3% para el 2020. Venezuela retrocediendo desde el año 2013, los últimos cinco brutalmente: -7,4%; -18,1%; -16,7%; -20,6% y -26,3% con pronóstico de -14.4% para el 2020 rectificado luego por la pandemia a -18.8%. En el caso de Cuba, con un PIB viciado por el método de cálculo que entre otras inconsistencias calcula CUP=CUC=USD refleja un estancamientos en los últimos años, prácticamente sin crecimientos y un pronóstico similar de 1.0% para el 2020 rectificado por la pandemia a -5.3%.

El propio informe muestra resultados catastróficos para los tres países en los últimos años y en los pronósticos a corto plazo en otros indicadores e índices básicos: crecimiento deuda externa; disminución reservas internacionales; índices de inflación, salario real de los trabajadores, etc. Tres desastres socioeconómicos bajo el símbolo del bolivarianismo y el socialismo del Siglo XXI, excepto Cuba, apegada a la ortodoxia marxista-leninista versionada por Stalin.

Ahí tenemos el pegote de fango, sintéticamente reflejado en los párrafos anteriores, al cual si quisiéramos definir en una palabra esta sería: insostenible, y esto aplica para el medio ambiente, para la sociedad y para la economía. Y cabría una pregunta ante los enunciados propósitos de “relanzamiento”; “reactivación” y otros vocablos similares: Si con Venezuela como país petrolero y en consecuencia la petrochequera ahíta nada de eso funcionó ¿El propósito real será la permanencia en el poder de los equipos gobernantes causantes del desastre descrito? Parece ser ese solamente.

El bloque de granito

El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá o T-MEC como también se le conoce para distinguirlo de su predecesor, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA por sus siglas en inglés) entró en vigor el 1 de julio de 2020. El T-MEC reemplazará al TLCAN, vigente desde 1994. Ahora falta la ratificación por parte de los parlamentos de los respectivos países, proceso que se estima esté finalizado en el primer semestre del próximo año.

Muchos analistas opinan que el nuevo pacto significa un triunfo para el cuidado del medio ambiente y los derechos de los trabajadores mexicanos, pues éste país se ha visto obligado a mejorar significativamente su legislación en ambos ámbitos, porque de no cumplir las empresas mexicanas con los parámetros fijados en esos temas no podrán participar en los beneficios inmensos del comercio norteamericano (desde el Océano Ártico hasta el Mar Caribe) espacio que alberga casi 500 millones de personas, con flujo comercial de más de 1,2 billones de USD anuales y casi la tercera parte del PIB mundial.

Más importante aún es la inmensa reserva de recursos naturales y de conocimientos, con más de 2 millones de los patentes registrados en el mundo, ocupando el primer lugar por amplio margen y con los lugares 13º y 15º del listado del IDH para Canadá y EE.UU. respectivamente, más rezagado el 76º para México, diferencia que debe acortarse con los resultados del Tratado nuevo, algo ya ocurrido con su antecesor.

No es posible evitar una visión nostálgica a un sueño trunco antes de nacer. De no haber torcido el rumbo Cuba en 1959 saliendo de su hábitat natural ¿Se llamaría el bloque de granito T-MECC (Tratado México-Estados Unidos-Canadá-Cuba)? Dado el grado de identificación de nuestro país con el resto de América del Norte, ámbito geográfico del cual somos parte ocurriría lo más natural del mundo.

Lo antinatural resultó nuestra fatal inserción en la entelequia del socialismo real europeo llamada Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) cuyos efectos devastadores para el País aún está por estudiar a fondo, pero se puede asegurar que salimos más subdesarrollados, más atrasados tecnológicamente, con el Patrimonio productivo obsoleto o destruido y además endeudados.


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

Desfallece la zafra azucarera 2019-2020 en Cuba

Economía / Luego de ¡203! días de angustiosas molidas se dio por terminada la zafra azucarera cubana.

sello-postal-cubano
De fracaso en fracaso, hemos terminado ¡importando azúcar!

 

Cubamatinal / Lo anuncia un artículo en el diario Granma (junio 26/2020) con el eufemístico título de «Pendientes y aportes de una campaña insuficiente» con la firma de Gladys Leydis Ramos López del cual, pese a su opacidad, se pueden extraer varias conclusiones al describir verdaderos desastres en la que otrora fuera nuestra principal industria, primera exportadora mundial del dulce producto.

Por Germán M. González

Bauta, 4 de julio de 2020 / CM / En los años cincuenta del Siglo XX, todos los analistas, cubanos y extranjeros, consideraban que Cuba debía diversificar su economía, y todos coincidían conque eso debía ser a partir de diversificar la agroindustria azucarera, aprovechando la inmensa estructura productiva existente, con cuatro millones de ha cultivadas, sistema de transporte desarrollado, capacidad industrial instalada, un ejército de personal capacitado, etc.

La caña de azúcar posee tales cualidades, produce tan diversos renglones, que el azúcar sale gratuita de aprovecharse la materia prima para la obtención de alimento animal, combustible energético, electricidad, alcoholes para todos los usos incluyendo biocombustibles, papel, madera artificial, y muchos más.

Al estatizarse la industria y participar Cuba en el Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), correspondió al País en la división internacional del trabajo dictada producir azúcar, abandonándose por tanto todo el incipiente desarrollo alcanzado durante la República en el aprovechamiento del resto de las producciones posibles, mal llamados subproductos y derivados.

Así al demerengarse” el campo socialista europeo la industria azucarera cubana estaba anacrónica, con décadas de atraso respecto al desarrollo alcanzado en otros países azucareros, por ejemplo Brasil. Luego de anunciar al mundo que Cuba no producirá jamás combustibles a partir de alimentos Fidel Castro ordenó cerrar 120 centrales azucareros de los 165 existentes en ese momento y vale la pregunta: qué era más humanitario cerrar la agroindustria o dedicar parte de la producción a elaborar biocombustibles, tomando en cuenta que el azúcar es un alimento esencial, sobre todo en los países más pobres.

A la decisión, que condenó a un eterno tiempo muerto, como se llamaba en Cuba a los períodos entre zafras, a cientos de miles de trabajadores y habitantes de miles de bateyes -poblados- cañeros y azucareros se suma la ineficiencia crónica para causar que las zafras cubanas sean, año por año, cada vez más desastrosas.

Una ojeada al Anuario Estadístico Cubano, www.onei.cu , permite apreciar indicadores e índices productivos ridículos en relación con los logrados por Cuba históricamente así como comparados con los mundiales actualmente: rendimiento azúcar por ha cosechada menores de 3,5 t/ha de nunca menos de siete; rendimiento industrial de azúcar/caña molida inferior a 10% contra mínimos del 12%; rendimientos agrícolas inferiores a 40 t/ha y pérdida de tiempo industrial del 40%.

Añada a estos indicadores el subdesarrollo de la industria con relación a la obtención de otras producciones posibles y se llega a la conclusión que la cubana es una agroindustria insostenible e incosteable pues depende excesivamente del azúcar y ésta es producida con bajos rendimientos agrícolas e industriales, es decir, menos ingresos por pesos o dólares de costos y gastos. Cada índice o indicador de eficiencia por debajo de lo normal representa inversión de recursos no recobrada en forma de ingresos por la producción obtenida.

Siempre que hablan los funcionarios de la agroindustria mencionan problemas de financiamiento para la importación de insumos productivos por lo que éstos llegan tarde o no llegan. Al respecto Raúl León Torras [1], una autoridad nacional e internacional en el mundo azucarero señala en un trabajo recogido en la Antología publicada por la editorial de Ciencias Sociales, 1988, que Cuba importaba en 1959 el 5% de los insumos utilizados en la agroindustria, produciendo el 95% de éstos, hoy estos números se invierten a causa de la desindustrialización del País. Cabe señalar que si el los años pasados el azúcar significaba el 75-80% de las exportaciones cubanas, solo constituía el 25% de su Producto Interno Bruto [PIB] anual (Pericás, L.B. Che Guevara y el debate económico en Cuba, Casa de las Américas, 2014).

La zafra recién terminada ratifica la tendencia hacia resultados negativos. Comienza y termina en centrales no previstos y se demora su terminación del 2 de mayo al siete de junio, es decir, 35 días más de duración, lo cual significó adentrarse en el período de lluvias, algo funesto para el desarrollo de la cosecha. Solo molieron 44 centrales y 24 de ellos retrasaron la arrancada lo que deja unos diez sin moler, se supone que por falta de caña o no alistamiento de la industria, falta de transporte u otros factores.

Como es tradicional desde las zafras posteriores a 1970, cuando Fidel Castro proclamó la «discreción azucarera», en el artículo no se mencionan cifras de producción, plan y real, pero podemos deducirlas con cierto grado de exactitud. Tomando en cuenta que las zafras de los años anteriores has rondado el millón y medio de toneladas de azúcar, el plan para esta campaña debe haberse aproximado a los dos millones. Como se dice en el artículo que se molió el 83% de la caña planificada y el rendimiento -inferior al plan en el 2,4%= fue de un discretísimo 9,25 toneladas de azúcar por tonelada de caña molida, podemos inferior que la zafra pudo hacer alcanzado un millón seiscientas mil toneladas, es decir, la cuarta parte de lo solía hacerse en los años cincuenta del pasado siglo, pero con indicadores de eficiencia muy inferiores.

Como suele ocurrir, la culpa del desastre se le achaca al «bloqueo» aunque se admite tímidamente problemas organizativos en la cosecha y el transporte, insuficiente fuerza de trabajo en la operación de calderas, alto por ciento de caña quemada, no reconoce que nunca se han quedado en los puertos cubanos producciones destinadas a la exportación, tanto en el azúcar como en el resto de la economía, la limitación a la exportación es el déficit productivo de la economía cubana. En cuanto a los insumos necesarios todos ellos existen en países muy cercanos, como Brasil, México, Canadá, Colombia, etc. con los cuales Cuba ha mantenido relaciones comerciales solo dificultadas al no honrar convenientemente los créditos recibidos.

Sin embargo todo lo descrito no es lo peor, lo trágico es que en al terminar la pasada campaña, en una comparecencia ante la Asamblea Nacional de Poder Popular, el Presidente de AZCUBA confesaba que la peor limitante de la agroindustria es la falta de fuerza de trabajo calificada, algo inaudito en un país donde se decía que todos sabíamos de azúcar y de pelota. De aquella acabamos de describir su situación, de ésta mejor no hablar, duele demasiado, al decir de Padura.

[1] Trabajó como asesor de Julio Lobo, principal magnate azucarero cubano, después de 1959 continuó ligado al mundo azucarero como Presidente de la Organización Internacional del Azúcar y falleció siendo Presidente del Banco Nacional de Cuba.


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

Y… ¿Cómo quedo yo?

Opinión / La actual situación tiene como principal problema la mediocridad del equipo ejecutivo y …

miseria
Más de lo mismo, pero con otra mortaja

Cubamatinal / Como siempre el cubano de a adentro y de abajo hará otro agujero al cinturón y verá incrementada (aún más) su estado-dependencia.

Por Germán M. González

Bauta, 14 de junio de 2020 / CM / A los tres meses exactos de anunciarse el primer caso confirmado en Cuba de la COVID-19 (jueves 11 de junio) el partido & gobierno anuncia el próximo fin de la cuarentena. Sin embargo, lo que vino a continuación despierta la sospecha que el anuncio tiene más que ver con una fecha redonda para fines de propaganda que con la realidad. Recordar la importancia financiera de la renta de personal de la salud en el exterior y el interés en insertarse en el mercado internacional de medicamentos.

No obstante el anuncio de próximo cese de la cuarentena, al día siguiente, viernes 12, en el habitual parte del MINSAP se reconocen 14 casos positivos y -lo más preocupante- en uno no puede ser identificado el origen del contagio, algo que viene ocurriendo y de continuar así evidenciaría una circulación endémica del patógeno, tal como ocurre con algunas influenzas y catarros comunes. Téngase en cuanta que la toma de muestra se hace a una porción mínima de la población, lo cual indica un potencial de cientos o más personas sin origen del contagio identificable “sueltas”.

Realmente la cuarentena en Cuba se ha restringido al sector presupuestado la escasa actividad productiva de la deteriorada economía cubana, agrícola y agro industrial, minera, constructiva, industria y construcciones, etc. se han mantenido trabajando ralentizada por la falta de insumos, obsolescencia de medios, u otras causas generalmente organizativas, frecuentes, comunes y no exclusivas en la cuarentena cuyo fin se anuncia.

En el caso de sector del turismo debemos recapitular la información. El cierre se anunció por Díaz-Canel como un medida cuarentenaria, sin embargo, en aquella comparecencia el primer ministro (y ex ministro del sector) aclaró que “ya no están llegando aviones”, es decir, no fue una decisión nacional, fue la situación internacional la causa real del cese de esa actividad.

Ahora se anuncia desde la primera etapa la apertura al turismo nacional y posteriormente al internacional, pero éste limitado a la apertura de hoteles según la demanda y la utilización de los cayos del norte y del sur de la Isla como destinos únicos.

Es de esperar que la propaganda se centre en esa particularidad: lugares despoblados, totalmente seguros. Una vez más confusión entre necesidad y virtud.

La presentación y resumen del tema a cargo de Díaz-Canel brindó muy poca información, muchas consignas, protestas de fidelidad y continuidad y citas muy bien balanceadas de Castro I y II, cuidadosamente colocadas para evitar susceptibilidades. La información concreta cabría en un párrafo, a lo sumo.

El primer ministro resultó más explícito, pero siempre dejando muchas dudas, más que
aclaraciones, pues no se mencionaron fechas -excepto para el reinicio de la actividad docente en septiembre- sino etapas y dejando muy claro que serían asimétricas, es decir, enmarcadas en las regiones y los sectores que se determinarán en gran medida localmente, con margen de decisión para las autoridades locales. La Habana como actual epicentro de la pandemia será la última región del país en pasar a la normalidad.

Sorprendente el énfasis del premier en la reactivación del raquítico sector privado, la mayor víctima de la represión y de las restricciones, administrativas, policíacas y económicas justificadas por la COVID-19. Esto evidencia las contradicciones existentes en la cúpula del poder pues los responsables ante la opinión pública se sienten constreñidos por los límites impuestos por la vieja guardia reaccionaria, la cual es por otra parte la máxima corresponsable de conjunto con el difunto de la desastrosa situación socioeconómica actual.

La tercera parte, y más breve le correspondió al vice primer ministro y ministro de Economía y Planificación. Con muchos términos imprecisos: más; incremento; disminución; etc. y gerundios: trabajando: manteniendo; ajustando; etc. es quizás el único economista de la Historia capaz de hablar durante largo tiempo sin aterrizar en un número, comparar varios, es decir, manteniéndose en la esfera de lo intangible. Sin dudas representa una innovación para el oficio. Si E. Preobrazensky; N. Kondratiev y N. Bujarin, tres destacadisimos economistas rusos hubieran dominado la técnica del ministro cubano quizás hubieran evadido su ejecución en época de Stalin.

Varios meses antes del comienzo de la COPVID-19 resultaba unánime la opinión de que Cuba se dirigía hacia una crisis grave, la tercera que interrumpiría el declive sistemático de la economía desde los años sesenta como despeñaderos en el cauce de un río desde la montaña al mar. Estas crisis, la que desembocó en la desastrosa zafra del 70, el mayor desastre de la Historia sin guerras o catástrofes naturales, o la ocasionada por el desmerengamiento soviético nunca recuperaron su nivel pre crisis. La actual tiene como principal problema la mediocridad del equipo ejecutivo y el anquilosamiento de la vieja guardia estancada en los años sesenta, el apoyo material soviético y sus asesores Brezhnianos.

Por otra parte el traqueteo mediático va in crecendo en proporción inversa a la disponibilidad de mercancías. Limitaciones a los campesinos, cooperativas y hasta entidades estatales obligadas a entrar por el Vía Crucis de las burocráticas e híper ineficientes entidades acopiadoras estatales desestimulan la producción hasta llevarla a niveles mínimos. Los productores solían cumplir con Acopio y demás para luego complementar sus ingresos en el mercado liberado, ahora esa posibilidad se esfumó. La absurda consigna, en un país donde se desapareció la base productiva agropecuaria incluyendo a sus trabajadores, de que comeremos lo que seamos capaces de producir anuncia lo inevitable: no comeremos nada.

Dos culpables en los medios de propaganda del partido&gobierno se proclaman: al tradicional demonio del bloqueo se suma la COVID-19. De ésta ya hablamos: no se paró nada que ya no estuviera parado desde antes y del bloqueo solo decir en síntesis: nunca, jamás, se han quedado mercancías cubanas sin vender por falta de mercado, no se ha exportado lo que no se ha producido. En segundo lugar el monto de la venta de alimentos autorizado por el gobierno estadounidense muestra un resultado ridículo: de 9,3 Miles de Millones solo se compraron 257,7 millones el pasado año (http://www.cubatrade.org) y la ejecución del actual hasta abril, más los anuncios de los propios gobernantes auguran una disminución drástica.

En resumen, menos comida y mercancías en general; las medidas restrictivas y represivas llegaron para quedarse; la emigración limitada por la situación de la economía mundial y las restricciones de viajes; por estas últimas razones las remesas y ayudas de familiares en el exterior tendiendo a disminuir; el turismo internacional limitado a áreas aisladas y entidades estatales.

Por muchas razones el cubano de abajo y de adentro, la inmensa mayoría, se hace la
interrogante popularizada por Aurora Basnuevo en spots didácticos ¿Cómo quedo yo?


 

Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

¿Se aproxima una versión cubana del Holodomor ucraniano?

Opinión / No hay ni limoneros ni caña de azúcar; son especies en extinción en los campos cubanos

 

Alexander_Wienerberger_Holodomor7 (1)
De Alexander Wienerbergerhttp://skif-tag.livejournal.com/984358.html, Dominio público, Enlace

 

Cubamatinal / Durante los años 30 del Siglo XX ocurrió en la antigua Unión Soviética una hambruna que exterminó millones de personas. Este fenómeno resultó mayor en la antigua república soviética de Ucrania, donde se denominó Golodomor en ese idioma, vocablo que se traduce como “matar de hambre”.

Por Germán M. González

Bauta, 7 de junio de 2020/ CM / Tanto el número de fallecidos como las razones se discuten aun, los defensores de régimen soviético lo atribuyen a “errores” Stalin y minimizan las muertes. En un documental (Holodomor-1933. Lecciones no aprendidas de la historia) realizado en Rusia en el año 2008 se defiende este país y se calculan 3,5 millones de muertes en Ucrania y siete millones en toda la Unión Soviética. Otros cálculos llegan hasta unos 15 millones de fallecidos sólo en Ucrania y hasta 30 millones en toda la Unión Soviética, y achacan esa hambruna a políticas deliberadas con el fin de aplastar la resistencia de los campesinos a la colectivización forzosa que los despojaba de sus tierras y medios de producción (en Wikipedia se reflejan documentos y argumentos a favor y en contra de cada posición).

En definitiva tanto defensores como detractores de la URSS aceptan la existencia de la hambruna (el mínimo reconocido de siete millones de muertes por el documental ruso son demasiadas) y la culpa se convierte en un problema semántico: errores u horrores, pero siempre a cargo del gobierno soviético, presidido con poder totalitario por el camarada Stalin.

En Cuba, durante la República, todos los analistas nacionales e internacionales reconocían la necesidad de una reestructuración en la propiedad de la tierra. Al respecto la nunca suficientemente recordada Constitución de 1940 proscribió el latifundio, priorizó el traspaso de la propiedad agraria a entes nacionales, protegió al pequeño propietario (artículos 90 y 91) y en las Disposiciones Transitorias se estableció la utilización de tierras estatales en cada municipio para la creación de cooperativas que se denominarían José Martí y estarían protegidas por la política fiscal.

En 1959, al tiempo que organizaba expediciones armadas a países vecinos (Panamá, Dominicana, Haití) Fidel Castro firma la 1ra. Ley de Reforma Agraria, la cual fue elaborada por el Comandante Humberto Sorí Marín, entonces Ministro de Agricultura (fusilado poco después) y otros. En el viaje hacia La Plata, donde se firmaría la Ley, Fidel Castro la radicaliza hasta hacerla irreconocible. Años después, en la entrevista publicada como “Cien horas con Fidel” confiesa a Ignacio Ramonet, el autor, que sus modificaciones sorprendieron hasta a C.R. Rodríguez y Che Guevara, reconocidos estalinistas.

La 2ª Ley de Reforma Agraria se promulga en 1963. Si la primera dejaba en manos de sus
propietarios hasta un límite de 1342 Ha la segunda bajaba el límite hasta 67, cifra que en las condiciones de Cuba resulta insignificante, digamos que un campesino en los lugares alejados, con esa tierra debía trabajar personalmente, él y sus descendientes sin vacaciones ni días festivos, solo para sobrevivir. La propia Ley en el prólogo reconocía el carácter político de su objetivo en su segundo POR CUANTO: “La existencia de esa burguesía rural es incompatible con los intereses y los fines de la Revolución Socialista”.

Entre el cúmulo de mentiras que repiten con inspiración Goebbeliana los gobernantes y sus voceros está la de que se entregó en esa época la tierra a los campesinos. Lo cierto es que a los agricultores que se encontraban en condición de arrendatario u otra forma de trabajar tierra ajena se le entregaron hasta lo que se llamó “mínimo vital”, unas 27 Ha, el resto se transformó en latifundios estatales, gigantescos, ineficientes, insostenibles desde el punto de vista económico y ambiental, con la aplicación masiva e indiscriminada de productos químicos los llamados “Planes de la Revolución” ejemplifican una de las grandes barrabasadas del autócrata mayor. En fin, en manos particulares quedó solo el 15% de las tierras agrícolas del País.

Los campesinos sobrevivientes fueron desplazados por múltiples motivos: para compactar los mencionados Planes; para evitar apoyo a los alzados contra el gobierno en la década de los 60s pasados; para formar las cooperativas de Producción Agropecuaria versión tropical de la colectivización forzosa estalinista o simplemente renunciaron por falta de créditos, insumos, posibilidades de comercialización de la producción, no pago de ésta, etc. La reubicación de los campesinos en poblados de edificios multifamiliares resultó lo que José Martí advirtiera: “Divorciar al hombre de la tierra, es un atentado monstruoso”. (Obras Completas, Edición Digital, t 8, p 278).

Hoy los restos del campesinado cubanos, sin créditos eficientes, sin insumos, con sus producciones mal pagadas o no pagadas por las entelequias estatales (Acopio, Frutas Selectas, ECIL, CONCAR, empresas agropecuarias estatales, etc.) perseguidos, vilipendiados, producen entre el 85 y el 90% de la producción agropecuaria cubana, que solo basta para cubrir menos del 15% de los abastecimientos limitadísimos a la población. El resto se importa.

El “enemigo imperialista” cubre las necesidades alimentarias cubanas en proporciones que sorprende a quien oye el estrépito continuo sobre el bloqueo: 257,7 millones de USD en el año 2019; 13,4 millones solo en Enero del 2020 y la friolera de 6,2 miles de millones desde el 2002 cuando el gobierno estadounidense autorizó esas ventas hasta la fecha.

Más sorprende que la cantidad anual autorizada actualmente sea de 9,2 mil millones, muy lejos de las compras reales lo cual implica que el hambre no es a causa del bloqueo, comprar se puede, sino de la situación ruinosa de la economía cubana. Fuente: (http://www.cubatrade.org).

La inmensa mayoría de los cubanos desconocen además que EE.UU. no prohíbe la importación de ningún producto desde Cuba, solo se reserva el derecho de no comprarlo a entidades estatales, sí puede, legalmente, hacerlo a personas naturales, cooperativas,
empresas privadas, etc.

Consultar el Anuario Estadístico de Cuba (www.onei.cu) da ganas de llorar: Más de la mitad de las tierras agrícolas ociosas, la mayor parte cubiertas de marabú; menos de cuatro millones de cabezas de ganado sobrevivientes de más de nueve millones en los años cincuenta; cuatro millones de ha de cultivo menos desde aquella época; rendimientos agrícolas sólo comparables a los del África subsahariana en los mejores casos; zafras con indicadores de eficiencia miserables y producciones de inicios de la República; vacas rindiendo como promedio nacional menos de 4 Kg de leche/día; ganado vacuno con peso promedio en matadero que más bien semeja de ganado caprino. La ineficiencia como sinónimo de agricultura cubana.

Ahora los genios que acompañan al designado (para dos períodos) como equipo de gobierno anuncian que no hay dinero para importar alimentos, es decir, la apuesta del autócrata mayor por el turismo, las remesas y el alquiler de fuerza de trabajo en el exterior (fundamentalmente de salud) y en el interior (al turismo principalmente) se ha ido a bolina con la COVID-19, la consiguiente contracción económica mundial y los cambios políticos en los países receptores de la fuerza de trabajo médica. Y además acuden (la continuidad fatídica) a las mismas fórmulas que desde hace sesenta años han reducido a casi nada la economía agraria en Cuba (y las otras también): la represión, el burocratismo, el estatismo al extremo.

El tiempo perdido sin realizar las reformas reales que hubieran revitalizado la economía interna está pasando la cuenta y a la larga todos tendrán que admitir que las consignas triunfalistas sencillamente no resultan comestibles.

El Holodomor a la vista pues de limonada y guarapo no se vive… y además no hay ni
limoneros ni caña de azúcar, son especies en extinción en los campos cubanos.

Información vinculada: La verdadera historia soviética ( Documental) 

 

 


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

La pandemia y el Índice de Desarrollo Humano por Desigualdad. La gran contradicción.

Opinión / Indice de Desarrollo Humano

 

covid-cover_new-01 (1)
Acceso al informe en idioma español formato pdf

 

Cubamatinal / El índice de Desarrollo Humano (IDH) es un indicador sintético de los logros medios obtenidos en las dimensiones fundamentales del desarrollo humano, a saber, tener una vida larga y saludable, acceder a la educación y la cultura y disfrutar de un nivel de vida digno. Se calcula por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) desde 1990 y se publica periódicamente en su sitio web ( http://www.undp.org ).

Por Germán M. González

Bauta, 23 de mayo de 2020 / CM / Desde 2010 se ajusta mediante un método que pretende mostrar la desigualdad, es decir, la variación del IDH según los estratos de población por los ingresos percibidos, este ajuste recibe muchas críticas pues según el método empleado pudiera reflejarse mejor un país de menores ingresos p/c siempre y cuando la diferencia entre máximo y mínimo sea menor, es decir, la igualdad en la miseria pudiera recibir mejor calificación que en la riqueza. Actualmente se estudia cómo lograr un método más justo.

No obstante este defecto, el IDH ajustado por desigualdad resulta obviamente superior para conocer en qué países las oportunidades de una vida  –con acceso a la educación y la cultura, larga y saludable y con alta disponibilidad de bienes–  resulta superior y dónde ocurre lo contrario. Los primeros receptores y los segundos emisores de migrantes por lo regular.

La aparición de la pandemia causada por la enfermedad COVID-19 originada en Wuhan,
ciudad del centro de China capital de la provincia de Hubei que se ha extendido en esta   
primera mitad del año por casi todos los países del mundo, afectándolos en mayor o menor grado por ahora, pues en el futuro pudieran verse los menos afectados convertidos en centros de la pandemia, sobre todo aquellos con mayor número de habitantes.

Tomando en cuenta la afectación y fallecimientos por millón de habitantes hasta el 15 de mayo último, tenemos que se muestra una gran contradicción entre los IDH ajustados por desigualdad y la gravedad de la afectación, es decir, los países de mejores IDH ajustados resultan, en su mayoría y con escasa excepciones, los más afectados por la pandemia, llegando incluso a extremos de colapso de instalaciones hospitalaria, morgues, servicios funerarios, disponibilidad de medicamentos, personal de la salud y equipos médicos, algo insólito para quienes cuentan con los mayores recursos mencionados, tanto en términos absolutos (EE.UU.) como relativos (Suecia) como ejemplos.

Esto se extiende a continentes, donde por ejemplo, EE.UU. es puntero en las afectaciones de la COVId-19 en América; Sudáfrica en el África subsahariana; Bélgica en Europa (1º en
muertes /millón habitantes). También por regiones dentro de un país, digamos que Nueva York con el 5º lugar del IDH se encuentra muchas veces más afectado que Misuri, el estado 50º en el listado del IDH estadounidense, y eso se cumple casi sin excepción en todos los países.

En Cuba, La Habana, Matanzas, Villa Clara, Ciego, encabezan la lista de contagiados muy lejos de Santiago, Las Tunas, Granma y Guantánamo, las provincias de peor -con mucho margen-  estado socio económico.

Veamos la relación entre la afectación por la pandemia (Wikipedia: Pandemia de enfermedad por coronavirus de 2019-2020, consultado 15 de mayo del 2020) y el lugar ocupado en el listado del IDHD por países del año 2017. Se destaca EE.UU. con el 2º lugar del IDHD y el primero en casos y muertes por millón de habitantes; los primeros 21 lugares del IDH tiene lugares inferiores al 30º excepto Australia y Japón en ambos índices negativos, y aún estos países mantienen lugares desproporcionados de afectación por la pandemia en relación con su alto lugar en el listado del IDHD en el entorno de poco más de 40º en cada caso.

Visto de otro modo, entre los primeros 30 países de mayor índice de fallecimientos por millón de habitantes, solo 10 no se encuentran entre los primeros del IDHD según listado del 2017 del PNUD, es decir, la coincidencia es del 67%. Entre los primeros 20 la coincidencia es del 80% y entre los primeros diez la coincidencia es del 100%.

A continuación la tabla estadística que resume el tema, la cual irá cambiando en la medida en que, lamentablemente, avance la pandemia, a la cual no se le avizora el final.

Pulse para acceder en formato PDF

 

Nota: El PNUD calcula el IDHD para 144 países, el resto no puede ser evaluado por falta de elementos. La pandemia afecta a 184 países o territorios. Por tanto estar entre los 40 primeros en ambos casos es hallarse en la vanguardia, positiva para uno (IDHD) y negativa para otro (COVID-19).

Información relacionada:

covid-cover_new-01 (1)

COVID-19: El desarrollo humano va camino de
retroceder este año por primera vez desde 1990

 

mundo epidemias

Informe anual sobre preparación mundial para las
emergencias sanitarias


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

Mi barrio, sus ancianos y ancianas

Opinión / Los últimos serán los primeros… y más afectados por la Covid-19

miseria3
Los que esperan por el “toma uno” (3) para desayunar

 

Cubamatinal/ Como en el resto de Cuba comienzan a constituir la mayoría de la población pues entre la baja natalidad (según Ruperto Marchatrás (1) no es que las mujeres no quieran parir, es que los niños no quieren nacer) y los altos índices migratorios los jóvenes disminuyen porcentual y absolutamente su número.

Por Germán M. González

Bauta, 17 de mayo de 2020 / La necesidad de incrementar los magros ingresos de pensiones (12 CUC≈USD mensuales mínima) y el cada vez más escaso racionamiento hace que los veteranos y veteranas busquen alternativas, a veces curiosas:

  •  Mensajería, pues en la red comercial incluidas las farmacias ha desaparecido ese servicio común en la Cuba de antes y hoy en el resto del mundo.
  • Cuidadores de bicicletas, motos u otros en parqueos improvisados.
  • Cambiadores de sencillo (un peso x 80 centavos) ante la escasez de sencillo (menudo monetario) en los comercios estatales y el transporte público.
  • Revendedores de la prensa (un peso) que adquieren en los estanquillos (20¢.) previasn colas mañaneras.
  • Cuidadoras de párvulos, pues en Cuba existe una plaza en círculo infantil cada seis
    menores de cinco años.
  • Vendedores de jabitas, en Cuba bolsas plásticas con que en el resto del mundo se
    despachan las mercancías incluidas en el precio. Según decir popular “la jaba es el mejor amigo” pues sin ella puedes perderte productos que aparecen sorpresivamente.
  • Coleros/as, en los expendios de pasajes, comercios u otros muchos lugares donde se
    forman colas, vendiendo los turnos.
  • Cambistas de las dos monedas (CUP-CUC) a las tasas oficiales pero evitando las largas colas en las casas de cambio del gobierno (CADECAS).                           

Frecuentemente se producen situaciones burlescas, como las siguientes:

En la calle que conduce a la oficina municipal del partido de mi pueblo existe un bache longevo y cerca un basurero que en sus momentos más prósperos alcanza el techo de la edificación contigua. A mediados de cuadra un anciano coloca sobre un periódico varios aguacates procedentes de un árbol en su patio.

Un inspector de comunales lo interpela:   Te tengo que multar por venta ilícita, porque si el secretario del partido te ve regaña al presidente del poder popular, el presidente regaña al del consejo de administración, éste regaña al jefe de comunales y ese, mi jefe, me castiga a mí.

El viejo se defiende: El secretario del partido pasa todos los días en su carro camino de su oficina, no ve el bache hondísimo, no ve el basurero altísimo ¿Por qué verme a mí?

La panadería y el kiosco de la prensa están contiguos, los ancianos y ancianas que hacen
mensajería o reventa de ambos se mueven en flujo y reflujo al menor indicio de comienzo de venta, llega primero la prensa y ante el titular del Granma (2) una anciana exclama: Nuestro pueblo… nuestro pueblo ¿El pueblo tiene dueño que siempre le dicen “nuestro” al pueblo?
Anciano 1: ¿Y quién es  “el pueblo”?
Anciano 2: Los que esperan por el “toma uno” (3) para desayunar, los que no lo necesitan son los otros, los dueños DEL PUEBLO…

Un funcionario del CIMEX (importadora-exportadora del sistema empresarial militar, GAESA por sus siglas), donde además trabajan su esposa, dos yernos y dos hijas, resulta designado diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular. Luego del paso de un ciclón por la provincia le toca recorrer su distrito para verificar daños, “pasarle la mano” a los damnificados, etc.

En medio de alguna reunión un anciano, inquilino de uno de los cajones goteantes copia soviética (como la Constitución, la Ley Electoral y el Sistema Económico centralmente burrocratizado), interpela al diputado:

Nagüe (4) yo te conozco, tu coges seis jabitas (5) mensuales, seis meriendonas diarias y tienes dos carros… ¡Nagüe, así sí se puede ser ñángara (6) !

Las personas representadas resultan las más vulnerables a la pandemia que afecta a la
humanidad; generalmente afectados por dolencias crónicas resultan víctimas propicias para las complicaciones que genera. En los reportes de fallecimientos en Cuba casi sin excepción se mencionan las palabras diabetes, cardiopatías, hipertensión, mal de Parkinson, etc. asociadas al fúnebre anuncio. Sin embargo, a pesar de las decretadas medidas de aislamiento, suspensión de actividades, etc. los ancianos y ancianas descritos no cesan en la mayoría de sus actividades, acrecentadas por el desabastecimiento y el desorden de la red comercial minorista.

Aquellos que carecen de remesas del exterior, y aun los que contando con alguna ésta resulta insuficiente, resultan los más afectados por la ineficiencia endémica del sistema y sus consecuencias, entre ella la vulnerabilidad y falta de protección ante la pandemia.

Por tanto las situaciones descritas al inicio no son cosa de broma, ni constituyen chistes, sino ejemplos de las condiciones trágicas que rodean a los ancianos y ancianas de la Cuba de hoy.

(1) Personaje de programa televisivo.

(2) Órgano oficial del partido & gobierno, junto con el de su organización juvenil únicos
diarios permitidos.
(3) Panecillo de 60-80 gramos, con pésima calidad objeto de innumerables chistes,
racionado uno diario por persona.
(4) Apelativo en el oriente cubano.
(5) Bolsas con productos de primera necesidad para trabajadores de entidades priorizadas
o del sistema militar.
(6) Comunista en argot.


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

La CEPAL rectifica proyecciones para el 2020

Economía/ Los peores resultados se auguran para Venezuela

caida en picada

 

Cubamatinal / La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) (www.cepal.org/es/publications) ha modificado sus pronósticos para los resultados de la región en este año. Originalmente pesimistas se hacen más lúgubres como secuela de la pandemia de la Covid-2 que azota el planeta. Las causas directas serían el desplome del precio de las materias primas (especialmente el petróleo), la caída del turismo internacional, la disminución de las remesas y en general la contracción que ya se aprecia en las economías de los principales socios de los países de la región.

Los peores resultados se auguran para Venezuela, anteriormente muy graves ya que se anticipaba una caída del Producto Interno Bruto (PIB) del -14.0% que ahora llega al 18% igualmente negativo. Debemos recordar que esa nación se encuentra en recesión desde el año 2014, con el 2020 completaría siete años en recesión continuados, con decrecimientos de -3,9%; 6,2%; 17,0%; 15,7%; 19,6%; 25,5% y para este 2020 -18,0%.

Una disminución brutal de la producción petrolera del 72% de 1990 a la fecha y la reducción de los precios del crudo no menos vertiginosa hacen que el PIB de la otrora rica nación se desvanezca anualmente. Esto que para alguien puede parecer abstracto se concreta en el deterioro de indicadores económicos que repercuten en la calidad de vida de la población, como el salario medio real más bajo de América Latina; índices de inflación de seis dígitos; la virtual desaparición de la moneda nacional como dinero circulante (el Bolívar Fuerte no sirve para nada) desabastecimiento, elevación de los índices de pobreza y de la pobreza extrema, desempleo, etc. Y finalmente una explosión migratoria que ya pasa de los cinco millones de venezolanos según la Agencia de la Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR).

Pero lo que no muestra el informe actual de la CEPAL ni ningún otro son las consecuencias para la región del desastre morocho, pues todas las riquezas generadas se derramaban hacia los países vecinos en forma de importaciones venezolanas, remesas de migrantes, ahora solo se derraman hacia la región y otras partes del mundo venezolanos desesperados por la miseria, gravando las economías y complicando socialmente a los países receptores.

Para Cuba se pronostica una caída de -3,7% del PIB. Es posible que en la Isla se aproveche una excusa excelente para depurar resultados de años anteriores y se dé “un tablazo” en cuyo caso la caída del PIB reportada en las estadísticas será mayor. Todos los analistas extranjeros y cubanos coinciden en dos cosas: el PIB reportado en Cuba se encuentra adulterado por el método de cálculo que entre otras inconsistencias iguala el USD=CUC=CUP en las cuentas nacionales y empresariales;  y la economía se encuentra en recesión desde hace años.

Esta sería la tercera recesión brutal desde 1959 a la fecha: la que desembocó en la desastrosa zafra del 70; la de los 90s al desaparecer la Unión Soviética (realmente comenzó en 1986 coincidiendo con la “rectificación de errores y tendencias negativas”) y la actual “coyuntura” que ahora puede salir del armario y declararse como lo que es, una crisis. La economía cubana se ha deslizado sistemáticamente desde 1960 como un río que baja de las montañas con los tres despeñaderos, de cada uno de los cuales no se
ha recuperado totalmente nunca.

Para Nicaragua se pronosticaba un descenso de -1.4% que sumado al deterioro de -5,3% del 2019 auguraba un fuerte deterioro del nivel de vida de los nicas. Por tanto disminuir el PIB hasta -5,9% implica un empeoramiento para ellos que constituyen una de las regiones más pobres de América y del mundo, no es lo mismo que digamos Argentina, Chile o Uruguay con PIB por habitantes superiores a 20 mil USD disminuya 6% que lo haga Nicaragua, cuyo PIB por habitantes es menor a la quinta parte (20%) de aquellos.

Pero el mayor peligro para la región es el posible retroceso de los procesos democráticos que parecían estabilizarse con la lucha contra la corrupción como estandarte. Las convulsiones sociales que ya asolaban varios países se pueden exacerbar hasta límites insostenibles, y entonces, como siempre desde los procesos independentistas latinoamericanos, aparecerán los inevitables caudillos, mesías salvadores que aferrados al poder se ocuparán de conservarlo por cualquier medio, al tiempo que se enriquecen
ellos, sus familiares y paniaguados.

En democracia todo lo aquí descrito se solucionaría en tiempo más o menos breve, pero la pérdida de ella implica eternizar la miseria que amenaza a Nuestra América… y al resto del mundo.

Veamos un resumen de las tasas de variación del PIB de la región por países según el pronóstico:

 

País 2019 Est. 2020 Rect.2020
Región 0,1 1,3 -5,3
Venezuela -25,5 -14,0 -18,0
México 0,0 1,3 -6,5
Argentina -3,0 -1,3 -6,5
Ecuador -0,2 0,1 -6,5
Nicaragua -5,3 -1,4 -5,9
Brasil 1,0 1,7 -5,2
R. Dominicana 4,8 4,7 0,0
Guatemala 3,3 3,2 -1,3
Paraguay 0,2 3,0 -1,4
Panamá 3,5 3,8 -2,0
Colombia 3,2 3,5 -2,6
Honduras 2,9 2,9 2,8
Chile 0,8 1,0 -4,0
Perú 2,3 3,2 -4,0
Uruguay 0,3 1,5 -4,0
Cuba 0,5 0,5 -3,7
Costa Rica 1,8 1,9 -3,6
Haití -0,7 0,3 -3,1
El Salvador 2,2 2,3 -3,0
Bolivia 3,0 3,0 -3,0
Caribe Insular 1,4 5,6 -2,5

Obsérvese que en el 2019 y el estimado de la CEPAL original la mayoría de los países se
encontraban por encima del eje de cero crecimiento. En el pronóstico post Covid2 absolutamente todos se encuentran bajo la línea de decrecimiento.


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González