Las medidas anunciadas por el partido & gobierno en Cuba.

Opinión / ¿Quiénes las determinan y quiénes las ejecutan?

Economía de engranaje unidireccional

Cubamatinal / Desde que asumió el poder designado por el Autócrata Mayor el hermanísimo Raúl Castro emprendió dos tareas inconciliables: la divinización del autor de tantas barrabasadas que han llevado a Cuba a su desastroso estado socio económico actual y al propio tiempo tratar de enmendar éstas para prolongar la duración del régimen.

Por Germán M. González

Bauta 4 de noviembre de 2020 / CM / Continuamente se realizan por los gobernantes y sus medios propagandísticos llamados a cambiar métodos y mentalidad; lamentos por el agobio financiero que significan las obligaciones generadas de la deuda externa; admisión de que “ni el más sabio de nosotros podrá calcular nunca el daño que la doble moneda ha causado“; llamados a eliminar las trabas que frenan la economía con tímidas referencias al bloqueo interno e indicaciones para lograr el encadenamiento de los procesos productivos. Todo ello encarnado en los acuerdo del VI congreso del Partido y ratificado en el VII por el mamotreto aprobado [1].

Así llevamos una década. La mejor forma de describir lo hecho en ella lo expone gráficamente el personaje televisivo Ruperto marcha´tras al desplazarse, quizás la caricatura más exacta del período raulista. Pero no es casual, el problema es que la experiencia dice que el sistema es un carromato con las ruedas cuadradas, no está hecho para moverse y si se intenta hacerlo se desbarata, eso sucedió en todos los países ex socialistas. Y la gerontocracia cubana lo sabe.

En la Unión Soviética Stalin impuso el sistema político económico que sustituyó la NEP [2] luego de liquidar la totalidad de los sobrevivientes de los miembros del Politburó cuando la toma del poder por los bolcheviques; de los mil 996 delegados al XII congreso del Partido mil108 fueron arrestados y de ellos dos terceras partes ejecutados en los tres años siguientes y hasta 45 mil oficiales del Ejército Rojo, incluyendo desde mariscales hasta oficiales de baja graduación. Además de millones de personas enviadas a los campos de concentración denominados GULAGs por su siglas en ruso.

Ese sistema se extrapoló al todo el campo “socialista“: estatización del Patrimonio productivo en Cuba casi totalmente; economía centralmente planificada, lo cual implica centralización de las decisiones en todo el complejo proceso económico del País; promulgación de un complejo conjunto de leyes, directivas, resoluciones, circulares, etc. que intentan preverlo todo y atornillan el sistema en todas sus partes. Este sistema lo concibió Stalin -y fascinó a Fidel Castro- para lograr poder absoluto y vitalicio, pero resulta inamovible y no modificable como lo demuestra la experiencia -sin excepciones- dondequiera que se haya impuesto.

Las intervenciones de los responsables de la aplicación de las medidas anunciadas, —realmente ejecutores de las decisiones tomadas por la gerontocracia que ostenta el poder real- generan más dudas que otra cosa, no por las medidas en sí, en general lógicas para llevar una economía petrificada en el tiempo a la contemporaneidad, sino por quienes las llevarán a cabo tomando en cuenta la capacidad organizativa demostrada históricamente y los absurdos de ella derivados.

Veamos:

La agroindustria azucarera cuenta con una tradición de tres siglos ¿Cómo es posible que no puedan planificar una zafra con un mínimo de exactitud? ¿Cómo es posible que no puedan alcanzar ni el 50% de los índices de eficiencia alcanzados hoy en el mundo y antes en Cuba? ¿Cómo es posible que solo muelan este año 38 centrales de los sobrevivientes de la defenestración? ¿Cómo es posible que expliquen esto último por falta de caña?

Si la economía es casi totalmente estatal ¿Cómo es posible que existan, año por año desde 1960 hasta hoy, cuentas por cobrar y pagar vencidas? ¿Cómo es posible que los campesinos cubanos estén resignados a que Acopio y otras entidades estatales no paguen o lo hagan cuando les dé la gana? En cuanta reunión del partido & gobierno se realice, en cualquier nivel, salta este tema y el Granma publica entre la mínima fracción de las que recibe todas las semanas al menos una queja al respecto ¿Conoce alguien otra economía en que suceda esto con ese volumen y sistemáticamente?

¿Cómo es posible que en Cuba todas las empresas de comercio minorista y de servicio personales y domésticos arrojen pérdidas sistemáticamente todos los años? ¿Existirá otro país en el mundo en que el comercio minorista, barbería, talleres de electrodomésticos etc. arrojen pérdidas? Estas son actividades rentables en el mundo y en Cuba antes de la Ofensiva Revolucionaria cuando en 1968 se estatizaron todas estas actividades.

¿Cómo es posible que un profesional altamente calificado gane menos que un trabajador de limpieza dependiendo de dónde trabaje éste? Y eso se refleja en las jubilaciones con montos tan absurdos como los salarios.

Cómo es posible que en la economía cubana un cerdo de seis meses valga más que un toro de 18 y además aquel se puede vender dondequiera y el toro hay venderlo al Estado que lo paga o no según la voluntad de algún funcionario. También aparecen sistemáticamente en la sección Abre Cartas del Granma quejas al respecto de campesinos estafados.

Cómo es posible que Cuba importara durante décadas, desconozco si aún lo hace, pulpa de ¡Guayaba! para producir compotas para los niños. No de manzana o pera, sino de la tropicalísima guayaba.

¿Cómo es posible que se haya mantenido durante décadas la doble moneda que hace imposible medir contablemente la eficiencia de las empresas y conocer los resultados macroeconómicos del País? ¿Cuántas decisiones basadas en análisis distorsionados han tomado?

¿Cómo es posible que se haya mantenido por décadas la sobrevaloración de la moneda cubana que encarece las exportaciones y abarata las importaciones y además hace imposible realizar análisis de factibilidad económica confiable tanto para inversiones como para operaciones comerciales a corto plazo? Y lo peor es que esto se ha admitido públicamente por los gobernantes y funcionarios innumerables veces. Decisiones como el cierre de la agroindustria azucarera, de la importación de alimentos en lugar de potenciar la producción nacional, etc. se han tomado basados en números absurdos, pues hace décadas que un CUP ni se parece a un USD.

El equipo encargado de implementar las medidas, acción equivalente a montar una economía de libre mercado, capitalista, en forma artificial, capitalismo sin leyes de mercado y mucho menos sin Estado de Derecho, está encabezado por alguien que recomienda el guarapo en un país sin caña o limonada sin limoneros y que se para en las conclusiones de la última sesión de la asamblea a decir, muy seriamente: “Le decimos al mundo y a los cubanos que Cuba avanza”… Y cabe continuar las interrogantes ¿Hacia dónde? ¿A un abismo? ¿A la extinción de nuestra nacionalidad?

[1] Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista.

[2] Nueva Política Económica aplicada en la Unión Soviética cuando el caos económico y social causado por la Guerra Civil, las intervenciones extranjeras y el Comunismo de Guerra impuesto en consecuencia hizo retroceder la economía a niveles muy inferiores que los existentes durante el Imperio zarista.

Hemeroteca: Para reir y llorar

” Fiel ” Castro. Director Ricardo Vega. Lunáticas producciones.

La historia de la Revoluciòn a través del Noticiero!


Artículos del Autor

germanmgonzalez

Germán M. González

Economista, jubilado.  Trabajó en el sector agropecuario cubano, en la parte empresarial durante muchos años.

Columnista en Cubamatinal para las secciones de Economía y Opinión.

© Germán M. González 

© Cubamatinal

Yara sí, Granma no

Cartas a Ofelia / El barco más potente del mundo; llevaba 82 hombres y hundió a una nacion .

Cubamatinal / París, 6 de octubre e 2020.

Querida Ofelia:

Te envío este interesante artículo del licenciado Sergio Ramos, que me hizo llegar desde Miami nuestro querido y viejo amigo don Roberto A. Solera.

San Juan, Puerto Rico a 2 de octubre de 2020.

Cuando en 1976 el régimen castrista cambió el mapa político de Cuba, dividiendo las seis tradicionales provincias en 14 y más tarde en 2011 las volvió a reestructurarlas creando 15 provincias. Desde el principio a una de ellas le dio el nombre de un yate: Granma, la embarcación en la que arribó el tirano Castro. Una embarcación que solo trajo dolor, hambre y muerte al pueblo cubano, pues una vez aquellos tripulantes que llegaron a bordo de esa embarcación tomaron el poder, se adueñaron del país imponiendo una tiranía totalitaria siguiendo el modelo aplicado por Stalin en la otrora Unión Soviética.

Han pasado más de seis décadas del arribo de aquella embarcación y tras la toma del poder en 1959, el resultado para Cuba ha sido más de 7,899 asesinatos en el paredón y en ejecuciones extrajudiciales, incluyendo niños. Decenas de miles cubanos fueron, en uno u otro momento, encarcelados y todavía hoy continúa el horror del presidio político. Miles de cubanos han sido detenidos y muchos de estos fueron sometidos a torturas, y todavía actualmente se sigue torturando a los opositores que son detenidos. Hay más de dos millones cubanos dispersos por el mundo que se vieron forzados a salir del país para buscar la libertad en otras tierras, y todavía hoy los cubanos siguen escapando del infernal sistema castrista. Mientras los que quedaron dentro de la isla son sometidos al feroz yugo del totalitarismo, violándoles constantemente sus más elementales derechos humanos, viviendo bajo condiciones miserables, pasando escasez y hambre, percibiendo salarios de miseria, al tiempo que una casta minoritaria usurpa el poder — los que vinieron en el fatídico yate y sus familiares e íntimos allegados de la cúpula del gobierno — se enriquecen a costa de la explotación de los trabajadores cubanos.

Granma solo representa para el pueblo cubano muerte, opresión y miseria. Indigno es que una provincia lleve el nombre de la embarcación en donde arribó la magna tragedia que agobia a nuestro pueblo.

Dicha zona mal llamada Granma, queda a un área de la Isla de Cuba en donde ocurrieron transcendentales hechos gloriosos de nuestra historia. Por aquella zona fue en donde nació el germen de la independencia y la libertad de Cuba en el 1868. En ese espacio territorial están Bayamo, La Demajagua, Yara, entre otros. Lugares iconos en la historia de las guerras de independencia de Cuba.

Yara, un poblado de esa provincia, tuvo la primicia del primer combate por la libertad y la independencia de Cuba. La forja de una república bajo un marco de democracia, como lo expresa aquel manifiesto promulgado el Padre de la Patria Carlos Manuel de Céspedes el 10 de octubre de 1868 al plantear que: ..: “Nosotros consagramos estos dos venerables principios: nosotros creemos que todos los hombres somos iguales: amamos la tolerancia, el orden y Ia justicia en todas las materias; respetamos las vidas y propiedades de todos los ciudadanos pacíficos, aunque sean los mismos españoles, residentes en este territorio; admiramos el sufragio universal, que asegura la soberanía del pueblo…”

Bajo estos principios comenzaron las guerras de independencias que dieron lugar un 20 de mayo de 1902 a la República de Cuba. Aquella república se fundamentaba en la libertad y la democracia para todos sus ciudadanos.

No negamos que tuviera sus imperfecciones, pero estas nunca justificarán la imposición de una tiranía, para pretextar la usurpación del poder por quienes pretenden oprimir y esclavizar al pueblo. Al fin de cuentas, toda obra humana adolece de imperfecciones, pero también en sana democracia y con sabia justicia, se reparan en paz los males, errores y problemas que aquejan a toda sociedad cuando esta vive en libertad y respeto a los derechos humanos.

No podemos desconocer que muchos fueron los frutos y progresos del país bajo la República. Durante aquel tiempo Cuba llegó a tener los altos niveles de progreso comparado con otros países de Latino América.

Brevemente, comparando lo que nos trajo Yara versus lo que nos impuso el Granma, durante la república, Cuba se convirtió en la primera productora de azúcar en el mundo. Para 1958 el país produjo 5,613,823 toneladas con un total de 161 ingenios azucareros. Mientras que ahora, bajo la dictadura castrista, en la zafra 2019-2020 el régimen solo ha podido producir 1.7 millones de toneladas de azúcar y quedaban en operación tan solo 17 molinos azucareros, o sea, por debajo de la producción del país, a los ocho años después de instaurada la República en el año 1910, cuya producción de azúcar alcanzó 1.8 millones de toneladas.

Para 1958 Cuba tenía 5.8 millones de cabezas de ganado, casi a razón de una res por habitante, ya que la población era de unos 6 millones de habitantes. Hoy día hay una grave escasez de carne en el país porque la ganadería está seriamente mermada y deteriorada.

El nivel de salario per cápita promedio del país en el año 1958 era $356 pesos, el tercero más alto entre los países de América Latina, detrás de Venezuela y Uruguay. Y el peso cubano equivalía al dólar (1 peso = 1 dólar); ambas monedas circulaban a la par en todo el país. Hoy día, bajo el castrismo, el salario per cápita promedio es de 875 CUP o pesos nacionales, pero 25 CUP (peso nacional cubano) equivalen a un dólar (US$1.00), luego convertido el CUP al dólar, el salario que gana un trabajador promedio hoy día es de US$35 dólares al mes. Suma de dinero que no alcanza para la canasta alimentaria de los trabajadores cubanos dado el altísimo nivel de precios conque el monopolio del estado vende sus productos al pueblo.

La escasez y la pobreza, además de la conculcación de sus libertades, son una constante en el diario vivir de los cubanos. Eso, entre otros muchos males más, fue lo que trajo aquel grupo de malandros que llegaron al país en aquel yate llamado Granma.

Luego resulta en un insulto al pueblo cubano haber nombrado una provincia con el nombre del yate en la cual arribaron los causantes de la muerte, opresión, y miseria para el pueblo cubano.

Mientras Yara, un pueblo de la indicada región, representa el inicio de la libertad que nos trajo el progreso a Cuba entre el 20 de mayo 1902 hasta el 1ro de enero de 1959. Y si males hubo en la república, los reconocemos, pues como en toda obra humana, adolece de sus errores e imperfecciones, pero estas eran remediables sin necesidad de someter al pueblo a un yugo opresor.

Para los cubanos Yara representa libertad. Granma representa opresión. Yara significa progreso. Granma es fuente males y miseria. Yara simboliza la gloria de nuestros libertadores. Granma representa la infamia de nuestros opresores.      No más Granma. A voz de pueblo, en honor y gloria a nuestros mambises, llamémosle Yara. Provincia de Yara. ¡Yara SI, Granma NO!”

Lcdo. Sergio Ramos.

Un gran abrazo desde estas lejanas tierras allende los mares,

Félix José Hernández.

Deuda externa, bloqueo y continuidad, los tres lados de un triángulo diabólico (II)

Economia / Economia Politica

Economía “libremente” defectuosa

Cubamatinal / Las malas relaciones del partido&gobierno de Cuba con EE.UU. se fomentaron en una acción concertada entre la dirigencia soviética, sus servicios de inteligencia y sus títeres cubanos del Partido Socialista Popular con la figura mediática de Fidel Castro desde antes del 1º de enero de 1959. Esto se ha demostrado en infinidad de documentados artículos, ensayos y libros.

Por Germán M. González

Bauta 13 de septiembre de 2020 / CM/ Para demostrar de qué lado surgió el deterioro de unas relaciones nacidas mucho antes de la República en Cuba basten dos ejemplos: La muy publicitada carta de Fidel Castro a Celia Sánchez asegurando que el propósito de su vida sería combatir a Estados Unidos y la sanción impuesta por el Che Guevara al general Enrique Acevedo por haber concedido una licitación a una empresa estadounidense en su carácter de funcionario en una entidad estatal en el año 1959, según relato de este último contenido en su libro “Descamisados“.

Con la publicación el siete de febrero de 1959 de la Ley Fundamental desaparecía de un golpe la República y las relaciones cubano-estadounidenses.

Es lugar común en la propaganda del partido&gobierno para Cuba y el exterior que el bloqueo surge a consecuencia de las nacionalizaciones del gobierno revolucionario —algo que creen incluso personas desafectas al régimen— pero cronológicamente falso:

  • En 1959 EE.UU. compró a Cuba, 2.9 millones de toneladas de azúcar pagadas a casi el doble del precio vigente en el mercado internacional. Cifras muy superiores a lo adquirido en los siete años anteriores durante el régimen de Batista en volumen y precio.
  • A principios de 1960 Cuba firma un convenio con la Unión Soviética donde ésta suministraba diferentes productos en forma de trueque por azúcar en el 80% del valor del convenio.
  • Las refinerías existentes en Cuba, propiedad de tres Compañías de tres países (Shell, anglo-holandesa; Esso y Texaco estadounidenses) se negaron a refinar el petróleo soviético alegando compromisos contractuales.
  • Estados Unidos suspende, no elimina, la cuota azucarera cubana.
  • Fidel Castro nacionaliza las refinerías y de paso los centrales azucareros estadounidenses y todos los demás sin importar propietario, comenzando una escalada estatalizadora que culminó con la “ofensiva revolucionaria” de marzo de 1968 y los dedales de las costureras.
  • En octubre del propio año el Presidente D.D. Eisenhower prohíbe todas las exportaciones a Cuba.

Basado en La Ley de Comercio con el Enemigo del 6 de Octubre del 2017, J.F. Kennedy, entonces Presidente de EE.UU. estableció el 3 de Febrero del 1962 el embargo al comercio con Cuba hasta la indemnización o devolución las propiedades confiscadas.

Esta Ley permite la interrupción del comercio con países que se han aliado con el enemigo, hayan confiscado propiedades norteamericanas, hayan anulado unilateralmente tratados firmados con los Estados Unidos, hayan permitido la destrucción de las propiedades norteamericanas, o hayan realizado actos hostiles que hayan conducido a la confiscación de bienes norteamericanos.

La salida hacia los países del campo socialista de jóvenes cubano para recibir instrucción militar, la presencia desde 1959 de altos oficiales soviéticos en las Fuerzas Armadas Revolucionarias, la entrega de suministros militares y el despliegue de tropas soviéticas que culminó con la instalación de cohetes con carga nuclear y estaciones de espionaje más las medidas confiscatorias, comerciales, diplomáticas, etc. puso al gobierno de Cuba de lleno en el enunciado de la citada legislación.

A treinta y cuatro años de invocar Kennedy la Ley de Comercio con el enemigo para aplicar el embargo a Cuba, y luego de múltiples disposiciones legales sobre el asunto, el Congreso de los Estados Unidos aprueba con 410 votos a favor y 108 en contra la “LEY LIBERTAD DE 1996″ más conocida por los apellidos de sus promotores principales (“Helms-Burton”). El entonces Presidente William Clinton firmó la Ley el de marzo de ese año. Esta Ley codifica el embargo, limita la independencia presidencial en cuestiones internacionales, algo no usual, y prácticamente hace imposible una relación normal con Estados Unidos mientras esté vigente el sistema político de Cuba.

Ya en el Septiembre del 2020 el Presidente Trump ratifica la aplicación de la Ley de Comercio con el enemigo a Cuba basado en el hecho de que desaparecida la Unión Soviética y el llamado campo socialista los gobernantes de la Isla se alinean con cuanto gobierno se declare enemigo de EE.UU.: una dictadura teocrática con leyes medievales como Irán; una dinástica que ha convertido Corea del Norte en un búnker artillado; en Rusia una “democracia dirigida” geófaga gobernada por una élite mafiosa proveniente del otrora partido único y sus servicios de inteligencia. Nada importa, con tal de compartir el objetivo de destruir a EE.UU. se puede ser capitalista sin Estado de Derecho como China y ser estrecho aliado.

La efectividad del bloqueo o embargo merita un largo ensayo, para consultar al respecto se encuentra una variada y documentada exposición en el sitio foresightcuba.

Para terminar solo tres aseveraciones basadas en los 50 años de trabajo en el sistema empresarial cubano del que esto escribe:

  • Todos las importaciones necesarias, tanto productivas como de consumo, se pueden realizar desde países cercanos a Cuba con precios y calidades similares, e incluso procedentes de EE.UU. Cuba comercia con más de 50 países de todos los continentes según http://www.onei.cu
  • Incluido EE.UU. que está entre los primeros seis proveedores, sobre todo de alimentos y equipos e insumos médicos para la salud donde se adquiere solo una fracción de lo que está autorizado por la legislación estadounidense.
  • Nunca en Cuba se ha dejado de vender una producción destinada a la exportación a causa del bloqueo, Nunca se han quedado en puerto cubano por esa causa una tonelada de azúcar, de níquel, una caja de tabacos, nada. No se exporta más porque no se produce lo suficiente —ni siquiera alimentos para el consumo interno— en una economía con su patrimonio productivo desaparecido u obsoleto.

Obviamente el embargo o bloqueo estorba, pero ni impide el comercia exterior cubano, ni lo encarece como proclama el partido&gobierno, y muchísimo menos constituye el obstáculo principal para el desarrollo de Cuba, el cual se encuentra y hay que resolver aquí, dentro del País.

Artículos del Autor

germanmgonzalez

Germán M. González

Economista, jubilado.  Trabajó en el sector agropecuario cubano, en la parte empresarial durante muchos años.

Columnista en Cubamatinal para las secciones de Economía y Opinión.

© Germán M. González 

© Cubamatinal

Deuda externa, bloqueo y continuidad, los tres lados de un triángulo diabólico (I)

Opinión / Economía Política 

 

Cubamatinal / Luego de consultar decenas de artículos en publicaciones especializadas o no, informes de entidades internacionales, el Anuario Estadístico de Cuba, intervenciones de integrantes de la cúpula del partido&gobierno de Cuba e incluso revisar los textos que bajo la firma de Fidel Castro se publicaron en los años 80s del pasado Siglo XX, se llega a dos conclusiones:

Por Germán M. González

Bauta, 5 de septiembre de 2020 /CM/ Todos los países que han ofrecido créditos a Cuba han terminado sin cobrar sus deudas. Esto incluye a los 35 mil millones de Rusia, 15 mil millones del Club de Paris, 1.4  millones de pequeños inversores del Club de Londres (Reuters reportó un acuerdo de una condonación importante en febrero del 2018 pero sin precisar cifras), los 6 mil millones de China, los 2.4 millones de Argentina, los mil millones de Japón, la deuda (sin datos localizables) condonada por Vietnam, la deuda con Brasil de mil millones para construir la Zona Económica Especial del Puerto del Mariel, los 2.4 mil millones sin devolver a los otros países socialistas, el 70% de condonación de los 486 millones debidos a México, y una cantidad por determinar con Venezuela. Cada una de esas cifras tiene su historia, a veces siniestra, detrás.

A pesar de la opacidad de estas operaciones y los complicados convenios de condonaciones y reconversiones, se pueden calcular como mínimo 70 mil millones de USD recibidos por Cuba, la mitad de ellos de la Unión Soviética, sin incluir otras facilidades como precios inferiores al mercado para para las importaciones y superiores para las exportaciones cubanas, práctica común durante tres décadas de relaciones comerciales con la Unión Soviética y dos con Venezuela, algo que permitió al régimen cubano revender el petróleo recibido a bajos precios, mientras mantiene estrictamente racionado el consumo interno [1].

La otra conclusión es la absoluta incapacidad del sistema vigente para generar riquezas. Con una fracción de los recursos financieros de que ha dispuesto el régimen los contendientes en la II Guerra Mundial beneficiarios del Plan Marshall en menos de una década recuperaron los niveles de producción de ante guerra y superaron ampliamente el bienestar social que habían alcanzado antes, a pesar del nivel de destrucción existente al terminar la contienda.

Un ejemplo: España le condonó a Cuba mil 700 millones de Euros en el año 2015, dejando la deuda en 537 millones, A cinco años ya Cuba debe casi dos mil millones de Euros y está solicitando dos años de moratoria de los pagos al Club de París del cual forma parte el Reino ibérico. Todo esto se sabe por una interpelación de un diputado del partido VOX al gobierno socialistapodemita en junio pasado reportada por medios de prensa españoles. Claro, a los intereses políticos de los izquierdosos peninsulares hay que sumar la influencia de sus empresarios que obtienen pingües beneficios operando el 80% de la plata hotelera de la Isla, con sus correspondientes suministros de medios materiales y de servicios.

Al heredar el poder, el hermanísimo ha tratado—presionado por la falta de acceso a nuevos créditos—de regularizar el tema de la deuda—sin éxito como vimos en el ejemplo español— y eso condujo a múltiples soluciones muy dudosas al establecerse métodos de reconversión mediante el cual Cuba cede fuentes de ingresos en divisas (cesión de la explotación de la planta hotelera, el níquel, la zona franca y puerto de Mariel, y otros) e invierte en proyectos que sean de interés directo e indirecto de empresas del País acreedor, lo cual constituye la renuncia a ingresos de esas actividades y una severa pérdida de soberanía como efectos conocidos pues la opacidad de los convenios hace temer otros repercusiones.

Lo anterior explica que Cuba siga invirtiendo en una planta hotelera que se explota a menos del 40% de su capacidad (antes de la covid-19) y en determinadas provincias, incrementando la ya grave distorsión por sectores y territorios de la economía cubana, origen, entre otros factores de la altísima migración interna.

Las condonaciones y reconversiones son —a juicio del economista Elías Amor Bravo—como el óxido nitroso, primero te hace reír y luego mueres.

Las deudas de un País por sí mismas no constituyen un problema, se convierten en tal, y grave, cuando no guardan proporción con su capacidad para generar riquezas. En el caso de Cuba, el estimado actual de diversas fuentes, entre ellas el ex ministro de economía J.L. Rodríguez es de más de 30 mil millones de USD a los cuales debe sumarse unos cuatro mil millones de obligaciones a corto plazo incumplidas. Comparando con el último superávit en el comercio internacional reportado en el Anuario Estadístico de Cuba www.onei.cu de 1,4 miles de millones la proporción es de 25:1. El Producto Interno Bruto reportado tiene dos problemas: el cálculo su monto no es confiable por valorar CUP=CUC=USD y además muestra crecimientos ínfimos desde hace cinco años.

[1] Los créditos recibidos y los convenios favorables en cuanto a precios no son los únicos ni principales recursos con que ha contado el régimen:

  • Según Informe de la época del Banco Nacional de Cuba al tomar el poder el actual equipo gobernante (menos defunciones) en1959 Cuba contaba con 505 millones de USD como reservas y una deuda externa de 56 millones de USD.
  • En la década de los años sesenta el gobierno cubano confiscó propiedades extranjeras y nacionales, se calculan unos dos mil millones del monto de las confiscadas a entidades estadounidenses, unos 6,7 miles de millones a emigrados cubanos y cifras incalculables como resultados de la segunda Reforma Agraria (1963) y la Ofensiva Revolucionaria (1968) cuando se confiscó hasta el dedal de una costurera. Por esa época se llevó a cabo un cambio de moneda donde se dejó a cada persona la cantidad de 200 pesos, no se ha publicado el monto de lo confiscado con ese método.
  • Incalculable el monto de la diferencia entre los salarios simbólicos pagados a los trabajadores y la justa retribución que debieron recibir durante más de sesenta años. Esto incluye la práctica de la confiscación de los haberes en divisas a los contratados en el extranjero fundamentalmente pero no en exclusiva a personal de la Salud y en el interior del País, ídem para el sector del Turismo.

     

Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

Dolarización, nueva NEP*, encadenamientos sin eslabones y municipalización sin municipios

Opinión / Economía Política

Photo by Naveen Annam on Pexels.com

Cubamatinal / Al heredar una economía ineficiente y obsoleta el presidente designado (para dos períodos) y su genial equipo pretenden paliar la crisis y mantenerse en el poder descargando en los emigrados y en los municipios las consecuencias de seis décadas de desgobierno.

 

Por Germán M. González

Bauta, 23 de agosto de 2020 /CM/ La situación socioeconómica del País está descrita en el infolio titulado “Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista” promulgado por el VII Congreso del partido&gobierno en mayo del 2017. En ese mamotreto se habla, con eufemismos y omisiones, de verdaderos desastres socioeconómicos.

En los tres años transcurridos estas realidades se han multiplicado al no solucionar las trabas internas reconocidas en el mamotreto y agravadas por el recrudecimiento del embargo estadounidense y la aparición de la pandemia de la enfermedad CPVID-19. Estamos ante una “tormenta perfecta” sin la válvula de escape en la migración masiva impedida por la propia pandemia.

La desesperada dolarización de una economía ya con múltiples monedas y tasas de cambio enreda aún más el kafkiano diseño cuya medición desde el Producto Interno Bruto hasta los resultados del sistema empresarial muestran resultados falsos.

Pretender convertir al Estado en comerciante monopólico ha fracasado donde se ha intentado. Aquí no ha resultado la excepción, los monopolios de las empresas de acopio, agrícola y ganadero han causado la ruina (entre otros factores) del sector agropecuario por el incumplimiento de los contratos con la pérdida de producciones, el impago y los precios ruinosos impuestos.

El comercio minorista, tanto en CUP como en CUC, actualmente es solo una caricatura del avanzadisimo existente antes de 1959. Aún sobreviven las antiguas farmacias, bodegas, tiendas y carnicerías… pero con sesenta años más, una empleomanía ocupada en “resolver” en lugar de servir a clientes degradados a usuarios, equipos obsoletos o inexistentes y desaparición del servicio de mensajería.

El sistema de tiendas en MLC no tiene por qué tener resultados mejores, ya vemos estantes vacíos, colas con sus coleros profesionales vendiendo turnos, errores en la facturación y devoluciones con plazos infinitos. Esto inevitablemente se multiplicará como consecuencia de la ineficiencia y la corrupción endémicas. La represión no es la solución de un problema que es sistémico.

El equipo gobernante comprende que todo esto es provisional. Las soluciones más estratégicas y a más largo plazo se basan en una nueva NEP con el aporte inversionista de la migración, algo sobre lo que muchos analistas ya escriben profusamente. Solo recordar que la original soviética de 1921 fue liquidada por Stalin con el Primer Plan Quinquenal en 1928. Muchos de sus actores, entre ellos destacados economistas, exitosos NEPman y campesinos fueron las primeras entre cientos de miles de víctimas en la Gran Purga de los años treinta, fusilados o enviados a los GULAGs (campos de concentración).

La versión cubana de la NEP en los años 90s terminó con el restablecimiento del rígido sistema centralmente burrocratizado y la liquidación de las tímidas reformas emprendidas, todo ello gracias al “mejor amigo” con su petrochequera repleta por los altos precios y producción de petróleo de entonces. Y la defenestración de funcionarios demasiado entusiastas de la liberalización.

Es de esperar que los cantos de sirena de Malmierca, Bruno Rodríguez, etc. sean identificados como tales por la emigración cubana conocedora de la historia, siempre recordando que son la “continuidad” de los fusilamientos y encarcelamientos por juicios sumarísimos sin garantías procesales, exilios, actos de repudio, brigadas de trabajo forzado, y tantas otra iniquidades sufridas por los emigrados y sus descendientes, acciones por la cuales gerontocracias y continuistas no muestran arrepentimiento.

En el plano interno la apuesta es por el encadenamiento de los procesos económicos y el protagonismo de los municipios. Esto no se ha logrado en sesenta años, es más, se destruyó lo existente durante la República, es contrario al sistema político-económico existente en Cuba y a la práctica impuesta por el Autócrata Mayor y seguida por el hermanísimo general y su equipo. Toda dictadura totalitaria es por naturaleza desconfiada, no basta designar a los responsables, también se limitan sus decisiones.

Durante la República el desarrollo de varias ramas, agroindustriales, de la minería, ganadería vacuna y otras condicionó la existencia de otras como agricultura no cañera, industria ligera y alimentaria, transporte en terrestre y marítimo, servicios, etc. que generaban el 80% del PIB nacional, a pesar de que la agroindustria azucarera significaba esa misma proporción de las exportaciones según Raúl León Torras (Antología, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1988). Cuba era un país mono exportador, pero no mono productor.

Antes y durante la ofensiva revolucionaria de 1968 fueron intervenidas estatalmente  más de 60 mil mini y micro empresas que comprendían todas las ramas económicas, prácticamente todas ellas destruidas u obsoletas hoy. Chinchales los llamó el Autócrata mayor. Esas eran los eslabones de los encadenamientos productivos que según el autor citado en 1958 producían el 95-96% de los insumos de la agroindustria azucarera y la agricultura que hoy se importan.

En cuanto al propósito de potenciar al municipio como generador de desarrollo se choca con las realidades descritas y otras. Tomemos uno como ejemplo típico.

En Bauta existía un acueducto desde la época Republicana, a principios de siglo un evento meteorológico derribó el tanque elevado…hasta hoy. Las tuberías, con ocho décadas de uso sin mantenimiento revientan frecuentemente dejando al pueblo o parte de él sin agua. Los albañales corren por las calles mezclándose a veces con las limpias sobre todo en el barrio de edificios feos irónicamente llamado Nuevo Vedado.

El estadio de béisbol. Con una construcción de excelencia según cuentan los viejos residentes sus torres de alumbrado fueron derribadas por otro evento meteorológico y así permanecen. El centro del pueblo está cruzado por la carretera central, conservada gracias a la excelencia de su proceso constructivo, pero las calles interiores gozan de baches antediluvianos con aceras rotas o inexistentes. Deprimente el estado de los parques infantiles, clausurados o merecedores por el peligroso estado de los aparatos de juego.

La nunca suficientemente recordada Constitución de 1940 dedica un Título, el XV, y 24 artículos a garantizar la autonomía municipal, su auto sostenibilidad y muchas prerrogativas desaparecidas hoy. La constitución vigente no otorga facultades al municipio ni remotamente parecidas a las otorgadas por la Carta Magna de la República.

Actualmente la máxima autoridad municipal, según el artículo cinco vigente, la ejerce quien presida el comité del partido, designación realizada por la instancia superior y aprobada, siempre unánimemente, por sus integrantes. Resultado: esa persona no es conocida por la inmensa mayoría de la población, y no responde por su gestión ante ésta, que no lo eligió, sino ante quien lo designa, con todas las consecuencias que esto implica.

Bajo las condiciones actuales, tanto políticas como económicas, es imposible descargar en el municipio los desastres centralmente creados: las cadenas productivas no tienen eslabones y los municipios no existen como entes reales, solo lo serían con el restablecimiento de la Constitución del 40 y las prerrogativas que en ella se consignan, lo cual estimularía la participación activa de los actores del territorio en la recuperación de éste, mientras tanto seguirán ajenos a toda la fanfarria desplegada en los medios oficialistas.

*Nueva Política Económica: en 1921 ante el ruinoso estado de la economía soviética se permitió crear pequeñas empresas productivas o comercios privadas mientras que el Estado seguía controlando el comercio exterior, los bancos y las grandes industrias.


Artículos del Autor 
 

germanmgonzalezGermán M. González

Eusebio Leal a Castro firmó la infame carta apoyando los fusilamientos en Cuba

Cartas a Ofelia / Crónicas cubanas

 

lealchavez
Foto: Hugo Chávez, Fidel Castro y Eusebio Leal, La Habana.

 

Cubamatinal / París, 1 de agosto de 2020.

Querida Ofelia:

Me acabo de enterar que el compañero Eusebio Leal a Castro acaba de morir.

Te envío un documento que podríamos titular “Algo para recordar”:

Ocho días después del juicio sumario y fusilamiento de los jóvenes Enrique Copello Castillo, Bárbaro Leodat Sevilla García y Jorge Luis Martínez Isaac, por intentar secuestrar una embarcación para escapar de Cuba, un grupo de intelectuales cubanos divulgó una carta pública respaldando tácitamente la drástica acción del gobierno de Fidel Castro.

CARTA DE INTELECTUALES CUBANOS FRENTE A LOS ATAQUES A LA REVOLUCIÓN

Mensaje desde La Habana para amigos que están lejos.

En los últimos días, hemos visto con sorpresa y dolor que al pie de manifiestos calumniosos contra Cuba se han mezclado consabidas firmas de la maquinaria de propaganda anticubana con los nombres entrañables de algunos amigos. Al propio tiempo, se han difundido declaraciones de otros, no menos entrañables para Cuba y los cubanos, que creemos nacidas de la distancia, la desinformación y los traumas de experiencias socialistas fallidas.

Lamentablemente, y aunque esa no era la intención de estos amigos, son textos que están siendo utilizados en la gran campaña que pretende aislarnos y preparar el terreno para una agresión militar de los Estados Unidos contra Cuba.

Nuestro pequeño país está hoy más amenazado que nunca antes por la superpotencia que pretende imponer una dictadura fascista a escala planetaria. Para defenderse, Cuba se ha visto obligada a tomar medidas enérgicas que naturalmente no deseaba. No se le debe juzgar por esas medidas arrancándolas de su contexto.

Resulta elocuente que la única manifestación en el mundo que apoyó el reciente genocidio haya tenido lugar en Miami, bajo la consigna Irak ahora, Cuba después, a lo que se suman amenazas explícitas de miembros de la cúpula fascista gobernante en los Estados Unidos.

Son momentos de nuevas pruebas para la Revolución cubana y para la humanidad toda, y no basta combatir las agresiones cuando son inminentes o están ya en marcha.

Hoy, 19 de abril de 2003, a cuarenta y dos años de la derrota en Playa Girón de la invasión mercenaria, no nos estamos dirigiendo a los que han hecho del tema de Cuba un negocio o una obsesión, sino a amigos que de buena fe puedan estar confundidos y que tantas veces nos han brindado su solidaridad.

Firmado por:

Alicia Alonso

Roberto Fernández Retamar

Miguel Barnet

Julio García Espinosa

Leo Brouwer

Fina García Marruz

Abelardo Estorino

Harold Gramatges

Roberto Fabelo

Alfredo Guevara

Pablo Armando Fernández

Eusebio Leal

Octavio Cortázar

José Loyola

Carlos Martí

Raquel Revuelta

Nancy Morejón

Silvio Rodríguez

Senel Paz

Humberto Solás

Amaury Pérez

Marta Valdés

Graziella Pogolotti

Chucho Valdés

César Portillo de la Luz

Cintio Vitier

Omara Portuondo.”

( Carta en formato PDF de libre descarga)

Por otra parte, recuerdo que el “compañero” Eusebio Leal a Castro afirmó en San Cristóbal de La Habana a Prensa Latina (la agencia oficial de desinformación del régimen cubano), que Fidel Castro volvería, al éste último encontrarse enfermo.

“Fidel Castro está allí, luchando, y volverá a estar al frente de Cuba, siempre volverá”, aseguró el “compañero” Historiador de la Ciudad de La Habana.

“Las palabras claves de hoy -dijo- son certeza y seguridad en el presente y en el futuro”.

A continuación precisó: “ese espíritu está claramente reflejado en recientes declaraciones del primer vicepresidente y ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Raúl Castro, en quien el líder cubano delegó sus principales funciones oficiales”.

Leal a Castro destacó asimismo el protagonismo de Raúl, junto a Fidel, a lo largo de la historia de la revolución.

El historiador oficial del régimen, rechazó especulaciones de elementos  contrarrevolucionarios en el exterior y resaltó el respaldo irrestricto del pueblo cubano a la revolución.

“Hoy, al llegar a mi oficina, varios trabajadores me esperaban para ofrecer insistentemente hasta su sangre, si fuera necesario, para el Comandante en Jefe. ¡Eso es lo más grande!”, exclamó el compañero Leal a Castro.

¿Será necesaria tanta sangre?

Siguiendo el ejemplo de las oligarquías rojas de los antiguos países comunistas del Este de Europa, a Eusebio Leal a Castro, quizás le esperaba un brillante porvenir lleno de dólares y euros en la futura Cuba, si se lograba reciclar en “hombre de negocios capitalista”. Creo que ya debe de haber tenido sus buenos contactos internacionales. Por ejemplo, una tienda de antigüedades cubanas en Barcelona sería una buena idea.

¿Te acuerdas de Eusebito, aquel monaguillo flaco de espejuelos que ayudaba en la misa al Padre Clemente Becerril en la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen de Neptuno e Infanta? Lo encontrábamos allí cada domingo. ¿Quién hubiera podido imaginar que se convertiría en portavoz cultural de un régimen tan abyecto?

¡Vivir para ver!

Te quiere siempre,

Félix José Hernández.

 

Información relacionada:  Leal a Castro fabricante de  la cultura al mesianismo político.

 

Desfallece la zafra azucarera 2019-2020 en Cuba

Economía / Luego de ¡203! días de angustiosas molidas se dio por terminada la zafra azucarera cubana.

sello-postal-cubano
De fracaso en fracaso, hemos terminado ¡importando azúcar!

 

Cubamatinal / Lo anuncia un artículo en el diario Granma (junio 26/2020) con el eufemístico título de «Pendientes y aportes de una campaña insuficiente» con la firma de Gladys Leydis Ramos López del cual, pese a su opacidad, se pueden extraer varias conclusiones al describir verdaderos desastres en la que otrora fuera nuestra principal industria, primera exportadora mundial del dulce producto.

Por Germán M. González

Bauta, 4 de julio de 2020 / CM / En los años cincuenta del Siglo XX, todos los analistas, cubanos y extranjeros, consideraban que Cuba debía diversificar su economía, y todos coincidían conque eso debía ser a partir de diversificar la agroindustria azucarera, aprovechando la inmensa estructura productiva existente, con cuatro millones de ha cultivadas, sistema de transporte desarrollado, capacidad industrial instalada, un ejército de personal capacitado, etc.

La caña de azúcar posee tales cualidades, produce tan diversos renglones, que el azúcar sale gratuita de aprovecharse la materia prima para la obtención de alimento animal, combustible energético, electricidad, alcoholes para todos los usos incluyendo biocombustibles, papel, madera artificial, y muchos más.

Al estatizarse la industria y participar Cuba en el Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), correspondió al País en la división internacional del trabajo dictada producir azúcar, abandonándose por tanto todo el incipiente desarrollo alcanzado durante la República en el aprovechamiento del resto de las producciones posibles, mal llamados subproductos y derivados.

Así al demerengarse” el campo socialista europeo la industria azucarera cubana estaba anacrónica, con décadas de atraso respecto al desarrollo alcanzado en otros países azucareros, por ejemplo Brasil. Luego de anunciar al mundo que Cuba no producirá jamás combustibles a partir de alimentos Fidel Castro ordenó cerrar 120 centrales azucareros de los 165 existentes en ese momento y vale la pregunta: qué era más humanitario cerrar la agroindustria o dedicar parte de la producción a elaborar biocombustibles, tomando en cuenta que el azúcar es un alimento esencial, sobre todo en los países más pobres.

A la decisión, que condenó a un eterno tiempo muerto, como se llamaba en Cuba a los períodos entre zafras, a cientos de miles de trabajadores y habitantes de miles de bateyes -poblados- cañeros y azucareros se suma la ineficiencia crónica para causar que las zafras cubanas sean, año por año, cada vez más desastrosas.

Una ojeada al Anuario Estadístico Cubano, www.onei.cu , permite apreciar indicadores e índices productivos ridículos en relación con los logrados por Cuba históricamente así como comparados con los mundiales actualmente: rendimiento azúcar por ha cosechada menores de 3,5 t/ha de nunca menos de siete; rendimiento industrial de azúcar/caña molida inferior a 10% contra mínimos del 12%; rendimientos agrícolas inferiores a 40 t/ha y pérdida de tiempo industrial del 40%.

Añada a estos indicadores el subdesarrollo de la industria con relación a la obtención de otras producciones posibles y se llega a la conclusión que la cubana es una agroindustria insostenible e incosteable pues depende excesivamente del azúcar y ésta es producida con bajos rendimientos agrícolas e industriales, es decir, menos ingresos por pesos o dólares de costos y gastos. Cada índice o indicador de eficiencia por debajo de lo normal representa inversión de recursos no recobrada en forma de ingresos por la producción obtenida.

Siempre que hablan los funcionarios de la agroindustria mencionan problemas de financiamiento para la importación de insumos productivos por lo que éstos llegan tarde o no llegan. Al respecto Raúl León Torras [1], una autoridad nacional e internacional en el mundo azucarero señala en un trabajo recogido en la Antología publicada por la editorial de Ciencias Sociales, 1988, que Cuba importaba en 1959 el 5% de los insumos utilizados en la agroindustria, produciendo el 95% de éstos, hoy estos números se invierten a causa de la desindustrialización del País. Cabe señalar que si el los años pasados el azúcar significaba el 75-80% de las exportaciones cubanas, solo constituía el 25% de su Producto Interno Bruto [PIB] anual (Pericás, L.B. Che Guevara y el debate económico en Cuba, Casa de las Américas, 2014).

La zafra recién terminada ratifica la tendencia hacia resultados negativos. Comienza y termina en centrales no previstos y se demora su terminación del 2 de mayo al siete de junio, es decir, 35 días más de duración, lo cual significó adentrarse en el período de lluvias, algo funesto para el desarrollo de la cosecha. Solo molieron 44 centrales y 24 de ellos retrasaron la arrancada lo que deja unos diez sin moler, se supone que por falta de caña o no alistamiento de la industria, falta de transporte u otros factores.

Como es tradicional desde las zafras posteriores a 1970, cuando Fidel Castro proclamó la «discreción azucarera», en el artículo no se mencionan cifras de producción, plan y real, pero podemos deducirlas con cierto grado de exactitud. Tomando en cuenta que las zafras de los años anteriores has rondado el millón y medio de toneladas de azúcar, el plan para esta campaña debe haberse aproximado a los dos millones. Como se dice en el artículo que se molió el 83% de la caña planificada y el rendimiento -inferior al plan en el 2,4%= fue de un discretísimo 9,25 toneladas de azúcar por tonelada de caña molida, podemos inferior que la zafra pudo hacer alcanzado un millón seiscientas mil toneladas, es decir, la cuarta parte de lo solía hacerse en los años cincuenta del pasado siglo, pero con indicadores de eficiencia muy inferiores.

Como suele ocurrir, la culpa del desastre se le achaca al «bloqueo» aunque se admite tímidamente problemas organizativos en la cosecha y el transporte, insuficiente fuerza de trabajo en la operación de calderas, alto por ciento de caña quemada, no reconoce que nunca se han quedado en los puertos cubanos producciones destinadas a la exportación, tanto en el azúcar como en el resto de la economía, la limitación a la exportación es el déficit productivo de la economía cubana. En cuanto a los insumos necesarios todos ellos existen en países muy cercanos, como Brasil, México, Canadá, Colombia, etc. con los cuales Cuba ha mantenido relaciones comerciales solo dificultadas al no honrar convenientemente los créditos recibidos.

Sin embargo todo lo descrito no es lo peor, lo trágico es que en al terminar la pasada campaña, en una comparecencia ante la Asamblea Nacional de Poder Popular, el Presidente de AZCUBA confesaba que la peor limitante de la agroindustria es la falta de fuerza de trabajo calificada, algo inaudito en un país donde se decía que todos sabíamos de azúcar y de pelota. De aquella acabamos de describir su situación, de ésta mejor no hablar, duele demasiado, al decir de Padura.

[1] Trabajó como asesor de Julio Lobo, principal magnate azucarero cubano, después de 1959 continuó ligado al mundo azucarero como Presidente de la Organización Internacional del Azúcar y falleció siendo Presidente del Banco Nacional de Cuba.


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

¿Se aproxima una versión cubana del Holodomor ucraniano?

Opinión / No hay ni limoneros ni caña de azúcar; son especies en extinción en los campos cubanos

 

Alexander_Wienerberger_Holodomor7 (1)
De Alexander Wienerbergerhttp://skif-tag.livejournal.com/984358.html, Dominio público, Enlace

 

Cubamatinal / Durante los años 30 del Siglo XX ocurrió en la antigua Unión Soviética una hambruna que exterminó millones de personas. Este fenómeno resultó mayor en la antigua república soviética de Ucrania, donde se denominó Golodomor en ese idioma, vocablo que se traduce como “matar de hambre”.

Por Germán M. González

Bauta, 7 de junio de 2020/ CM / Tanto el número de fallecidos como las razones se discuten aun, los defensores de régimen soviético lo atribuyen a “errores” Stalin y minimizan las muertes. En un documental (Holodomor-1933. Lecciones no aprendidas de la historia) realizado en Rusia en el año 2008 se defiende este país y se calculan 3,5 millones de muertes en Ucrania y siete millones en toda la Unión Soviética. Otros cálculos llegan hasta unos 15 millones de fallecidos sólo en Ucrania y hasta 30 millones en toda la Unión Soviética, y achacan esa hambruna a políticas deliberadas con el fin de aplastar la resistencia de los campesinos a la colectivización forzosa que los despojaba de sus tierras y medios de producción (en Wikipedia se reflejan documentos y argumentos a favor y en contra de cada posición).

En definitiva tanto defensores como detractores de la URSS aceptan la existencia de la hambruna (el mínimo reconocido de siete millones de muertes por el documental ruso son demasiadas) y la culpa se convierte en un problema semántico: errores u horrores, pero siempre a cargo del gobierno soviético, presidido con poder totalitario por el camarada Stalin.

En Cuba, durante la República, todos los analistas nacionales e internacionales reconocían la necesidad de una reestructuración en la propiedad de la tierra. Al respecto la nunca suficientemente recordada Constitución de 1940 proscribió el latifundio, priorizó el traspaso de la propiedad agraria a entes nacionales, protegió al pequeño propietario (artículos 90 y 91) y en las Disposiciones Transitorias se estableció la utilización de tierras estatales en cada municipio para la creación de cooperativas que se denominarían José Martí y estarían protegidas por la política fiscal.

En 1959, al tiempo que organizaba expediciones armadas a países vecinos (Panamá, Dominicana, Haití) Fidel Castro firma la 1ra. Ley de Reforma Agraria, la cual fue elaborada por el Comandante Humberto Sorí Marín, entonces Ministro de Agricultura (fusilado poco después) y otros. En el viaje hacia La Plata, donde se firmaría la Ley, Fidel Castro la radicaliza hasta hacerla irreconocible. Años después, en la entrevista publicada como “Cien horas con Fidel” confiesa a Ignacio Ramonet, el autor, que sus modificaciones sorprendieron hasta a C.R. Rodríguez y Che Guevara, reconocidos estalinistas.

La 2ª Ley de Reforma Agraria se promulga en 1963. Si la primera dejaba en manos de sus
propietarios hasta un límite de 1342 Ha la segunda bajaba el límite hasta 67, cifra que en las condiciones de Cuba resulta insignificante, digamos que un campesino en los lugares alejados, con esa tierra debía trabajar personalmente, él y sus descendientes sin vacaciones ni días festivos, solo para sobrevivir. La propia Ley en el prólogo reconocía el carácter político de su objetivo en su segundo POR CUANTO: “La existencia de esa burguesía rural es incompatible con los intereses y los fines de la Revolución Socialista”.

Entre el cúmulo de mentiras que repiten con inspiración Goebbeliana los gobernantes y sus voceros está la de que se entregó en esa época la tierra a los campesinos. Lo cierto es que a los agricultores que se encontraban en condición de arrendatario u otra forma de trabajar tierra ajena se le entregaron hasta lo que se llamó “mínimo vital”, unas 27 Ha, el resto se transformó en latifundios estatales, gigantescos, ineficientes, insostenibles desde el punto de vista económico y ambiental, con la aplicación masiva e indiscriminada de productos químicos los llamados “Planes de la Revolución” ejemplifican una de las grandes barrabasadas del autócrata mayor. En fin, en manos particulares quedó solo el 15% de las tierras agrícolas del País.

Los campesinos sobrevivientes fueron desplazados por múltiples motivos: para compactar los mencionados Planes; para evitar apoyo a los alzados contra el gobierno en la década de los 60s pasados; para formar las cooperativas de Producción Agropecuaria versión tropical de la colectivización forzosa estalinista o simplemente renunciaron por falta de créditos, insumos, posibilidades de comercialización de la producción, no pago de ésta, etc. La reubicación de los campesinos en poblados de edificios multifamiliares resultó lo que José Martí advirtiera: “Divorciar al hombre de la tierra, es un atentado monstruoso”. (Obras Completas, Edición Digital, t 8, p 278).

Hoy los restos del campesinado cubanos, sin créditos eficientes, sin insumos, con sus producciones mal pagadas o no pagadas por las entelequias estatales (Acopio, Frutas Selectas, ECIL, CONCAR, empresas agropecuarias estatales, etc.) perseguidos, vilipendiados, producen entre el 85 y el 90% de la producción agropecuaria cubana, que solo basta para cubrir menos del 15% de los abastecimientos limitadísimos a la población. El resto se importa.

El “enemigo imperialista” cubre las necesidades alimentarias cubanas en proporciones que sorprende a quien oye el estrépito continuo sobre el bloqueo: 257,7 millones de USD en el año 2019; 13,4 millones solo en Enero del 2020 y la friolera de 6,2 miles de millones desde el 2002 cuando el gobierno estadounidense autorizó esas ventas hasta la fecha.

Más sorprende que la cantidad anual autorizada actualmente sea de 9,2 mil millones, muy lejos de las compras reales lo cual implica que el hambre no es a causa del bloqueo, comprar se puede, sino de la situación ruinosa de la economía cubana. Fuente: (http://www.cubatrade.org).

La inmensa mayoría de los cubanos desconocen además que EE.UU. no prohíbe la importación de ningún producto desde Cuba, solo se reserva el derecho de no comprarlo a entidades estatales, sí puede, legalmente, hacerlo a personas naturales, cooperativas,
empresas privadas, etc.

Consultar el Anuario Estadístico de Cuba (www.onei.cu) da ganas de llorar: Más de la mitad de las tierras agrícolas ociosas, la mayor parte cubiertas de marabú; menos de cuatro millones de cabezas de ganado sobrevivientes de más de nueve millones en los años cincuenta; cuatro millones de ha de cultivo menos desde aquella época; rendimientos agrícolas sólo comparables a los del África subsahariana en los mejores casos; zafras con indicadores de eficiencia miserables y producciones de inicios de la República; vacas rindiendo como promedio nacional menos de 4 Kg de leche/día; ganado vacuno con peso promedio en matadero que más bien semeja de ganado caprino. La ineficiencia como sinónimo de agricultura cubana.

Ahora los genios que acompañan al designado (para dos períodos) como equipo de gobierno anuncian que no hay dinero para importar alimentos, es decir, la apuesta del autócrata mayor por el turismo, las remesas y el alquiler de fuerza de trabajo en el exterior (fundamentalmente de salud) y en el interior (al turismo principalmente) se ha ido a bolina con la COVID-19, la consiguiente contracción económica mundial y los cambios políticos en los países receptores de la fuerza de trabajo médica. Y además acuden (la continuidad fatídica) a las mismas fórmulas que desde hace sesenta años han reducido a casi nada la economía agraria en Cuba (y las otras también): la represión, el burocratismo, el estatismo al extremo.

El tiempo perdido sin realizar las reformas reales que hubieran revitalizado la economía interna está pasando la cuenta y a la larga todos tendrán que admitir que las consignas triunfalistas sencillamente no resultan comestibles.

El Holodomor a la vista pues de limonada y guarapo no se vive… y además no hay ni
limoneros ni caña de azúcar, son especies en extinción en los campos cubanos.

Información vinculada: La verdadera historia soviética ( Documental) 

 

 


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

A 34 años de Chernóbil: la Covid19 y el Decreto 370

Opinión/ ¿ Cuál es el precio de las mentiras ?

Cubamatinal / “¿Cuál es el precio de las mentiras? No es que las confundamos con la verdad. El verdadero peligro es que si oímos las suficientes mentiras ya no reconoceremos la verdad en lo absoluto”. Valery Legasov, Científico soviético principal en la comisión investigadora del accidente nuclear en Chernóbil, dos años después se suicidó dejando grabaciones testimoniales sobre lo ocurrido.

Por Germán M. González

Bauta, 28 de abril de 2020 / CM / Todos los documentos oficiales que tratan sobre el accidente nuclear de Chernóbil coinciden en que la comedia de errores causantes de la catástrofe tuvo como protagonista la mentira u ocultamiento de la verdad, en definitiva lo mismo.

Todo comenzó con los errores de diseño detectados en esas centrales electronucleares,
enterrados” para evitar los costos necesarios para rectificarlos y ocultar deficiencias en la tecnología nuclear soviética; al ocurrir la explosión los “jefecitos” ocultaron la realidad a sus superiores hasta llegar al máximo nivel de dirección soviético; luego éste trató de ocultar la catástrofe y sus consecuencias al mundo, de forma que los vecinos europeos, principalmente los suecos, se percataron del fenómeno al detectar niveles inusuales de radioactividad en su territorio. Y los ciudadanos soviéticos (y de otros países socialistas) fueron los últimos en enterarse de lo que estaba ocurriendo.

01-chernobyl
National Geographic: El desastre de Chernobyl

Cuando se estudian las líneas de tiempo de la actual pandemia que asola al mundo ocurre algo similar. Resultó mayor la preocupación de los “jefecitos” en Wuhan, capital de la provincia china de Hubei, ciudad donde comienza la propagación del virus, en ocultar el problema que en valorar su magnitud potencial, así se persiguió a los médicos que hablaron de una nueva enfermedad en lugar de investigar rápidamente la denuncia e informar a sus superiores. Esto quedó demostrado -a confesión de partes relevo de pruebas- con las disculpas ofrecidas por las autoridades locales a los médicos reprimidos.

Otro error de las autoridades chinas, consecuencia de lo anterior, consistió en no percatarse de la proporción entre portadores asintomáticos y quienes muestran síntomas, pretendiendo que con detectores de temperatura corporal y otros medios pudieran aislarse los enfermos, por tanto las medidas de aislamiento y cuarentena se tomaron tarde. Más tiempo perdido. Y aún a cinco meses del primer caso reconocido las estadísticas chinas resultan más que dudosas, con solo 59 casos positivos por mil habitantes y una letalidad reportada de 3,3%, cifras ridículas comparadas con países muchísimo más desarrollados en los servicios médicos.

Con el estado de la ciencia y las posibilidades de cooperación internacional de tratarse con transparencia ambas catástrofes, la nuclear y la biológica, los efectos se hubieran podido minimizar, en ambos casos se perdió el factor fundamental para resolver cualquier problema: tiempo. Faltó el llamado “cuarto poder”.

Constituyendo la ex Unión Soviética y la actual República Popular China dos estados igualmente totalitarios, diseñados según criterios estalinistas, la prensa, para decirlo como expresa la actual constitución cubana (otro estado con el mismo diseño) es propiedad “del pueblo” pero, contradicción de contradicciones, devienen órgano oficial de una parte ínfima de la población: el partido comunista, es decir, es propiedad del todo pero es vocero de una parte.

ARTÍCULO 55. Se reconoce a las personas la libertad de prensa. Este derecho se ejerce de conformidad con la ley y los fines de la sociedad. Los medios fundamentales de comunicación social, en cualquiera de sus manifestaciones y soportes, son de propiedad socialista de todo el pueblo o de las organizaciones políticas, sociales y de masas; y no pueden ser objeto de otro tipo de propiedad. El Estado establece los principios de organización y funcionamiento para todos los medios de comunicación social.

Y este artículo, similar en las constituciones soviéticas y en la actual de la RPC, conlleva a un silogismo común a todas las relaciones estado totalitario-ciudadano: La propiedad es del pueblo y como yo (el autócrata de turno) represento al pueblo es mi propiedad, permitiendo que la economía, la educación, la cultura (recordar aquello de dentro de la revolución todo…) se trate como patrimonio personal del mencionado autócrata o la sumo de su equipo de gobierno inmediato. Los medios de prensa, convertidos en “órganos oficiales” y pérdida por tanto su función informativa son “órganos propagandísticos”.

Las nefastas consecuencias de semejante estado de cosas fueron vaticinadas por Ignacio
Agramonte en su discurso durante la sabatina del 22 de febrero de 1882 en la Universidad de La Habana:     La prensa con razón es considerada como la representación material del progreso. La libertad de la prensa es un medio de obtener la libertad civil y política, porque instruyendo a las masas, rasgando el denso velo de la ignorancia, hace conocer sus derechos a los pueblos y pueden éstos exigirlos”.

Y tuvo mucha razón El Mayor, los cubanos de hoy, en su inmensa mayoría, ni siquiera conocen los Derechos Humanos establecidos internacionalmente, pues los órganos de propaganda del régimen solo mencionan la educación y la salud (en realidad muy deterioradas), y eso como dádivas que concede el padrecito autócrata.

Muchos lo advertimos cuando el proceso de implantación de la constitución actual: ésta es una fachada destinada al exterior y en todo caso a los cubanos ideotizados (de ideología, no de idiota, aunque cueste trabajo diferenciarlo) los cuales son cada día menos.

Su articulado permite que las leyes para su implementación sean estalinizadoras de la sociedad, todas son promulgadas mediante decretos y decretos-ley que luego son aprobadas -unánimemente- por la más dócil asamblea en la Historia humana.

En este marco se ubica el llamado con razón decreto mordaza y #LeyAzote que en su enunciado viola varios Derechos Humanos universalmente reconocidos, por ejemplo, el artículo 68 inciso i) viola el artículo 19 de la declaración universal de los derechos humanos y el artículo 54 de la constitución actual cuando lo usan para silenciar a los ciudadanos cubanos que se manifiestan en contra del partido & gobierno único y hegemónico.

Mientras, la población en Cuba sigue ignorando los verdaderos problemas que lastran el
desenvolvimiento económico y social del país, como la ineficiencia endémica del sistema
centralmente burrocratizado, la deuda externa, las múltiples monedas y su sobrevaloración, la marginación política y económica de los cubanos en el exterior, y otras no menos graves. Y es que solo se emprenderá el camino de la recuperación de nuestra economía, nuestra sociedad y nuestra Nación cuando existan las libertades que se proclaman en la Declaración Universal de Derechos Humanos y otros documentos al respecto.

En fin, cuando Cuba vuelva a ser una República y exista Democracia con todas las libertades que la definen, comenzando por el derecho a la información, hoy cercenado por la #LeyAzote.

camilaacosta0520_0
¡Plantada!’, la periodista cubana Camila Acosta se resiste a pagar una multa por informar. DDC


 

Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

El Covid19, las estructuras de poder y las consecuencias de la pandemia.

Opinión / Salud Pública ¿Suprema Lex?

laberinto
El laberinto cubano

Cubamatinal / Eliminar el bloqueo interno que impide a los cubanos de adentro y de afuera superar juntos la crisis socioeconómica de la Nación: esa es la solución.

Por Germán M. González

Bauta, 26 de marzo de 2020 / CM / El martes 24 de marzo el Granma anunció en un titular de primera plana: “El Primer Secretario del PCC y el Presidente activaron los Consejos de Defensa en el país”. La noticia, constituye en sí misma una contradicción constitucional pues ese documento establece en el artículo 128º y sus incisos que corresponde al Presidente de la República esa facultad.

Por tanto en el anuncio está de más el Primer Secretario y se resalta que el presidente lo es con minúscula y “designado” pues aquel es quien decide en este y el resto de los asuntos en Cuba, que además no es una República, pues no cumple ninguno de los requisitos de este sistema político desde la publicación el 7 de febrero de 1959 de la Ley Fundamental (1) .

Veamos las consecuencias prácticas de la medida anunciada por el órgano oficial.

En primer lugar todos los funcionarios del partido, así como sus subordinados del “gobierno” se visten de verde olivo y esa subordinación real en la práctica diaria, se visibiliza con las insignias colocadas en las hombreras. Así los funcionarios “electos” que no son tales, sino designados en cada instancia de gobierno, tienen menos rayitas en las hombreras que sus superiores del partido, a su vez designados por la estructura partidista o mejor dicho: la “nomenklatura” (2) de éste, la cual es designada a su vez por quien ostente el cargo de Primer Secretario. Así ocurrió cuando Lenin, Stalin, Mao, los Kim, Fidel Castro y su hermanísimo y con todos los que han llegado a la cima de esos partidos.

Los tres jefes de las Zonas de Defensa Estratégica tomarán el mando en Oriente, Centro y
Occidente. Se trata de muy estrellados generales con una larguísima trayectoria subordinados a Raúl Castro, uniendo en una férrea dirección todas las estructuras de las castas descritas por José Martí (3) en sus respectivas Zonas. Militares, partidistas, direcciones administrativas estatales y empresariales todo bajo un mando único.

Esos generales son parte de la cúpula partidista y militar, tienen de hecho facultades para decidir la utilización de recursos de las fuerzas armadas (incluido el Ministerio del Interior). Pero ojo, hay dos cosas fuera de su autoridad: GAESA, la rama financiera empresarial de las fuerzas armadas que maneja más del 50% de la economía y los órganos de inteligencia que vigilan tanto a ellos y sus familias como al resto de la sociedad, solo subordinadas a Raúl Castro en ambos casos.

Los recursos de las fuerzas armadas cubanas están muy deteriorados. Equipos obsoletos por su antigüedad y falta de repuestos, lo cual incluye la aviación y la marina de guerra, en ambos casos prácticamente inexistentes. El crédito recién concedido por Rusia de 50 millones de dólares es una gota de agua en el desierto del deterioro generalizado. Pero aún los restos de lo que fueran las fuerzas armadas más poderosas de América Latina y una de las mayores del mundo pueden ayudar y de hecho lo hacen en situaciones de desastre.

En fin, hasta la muerte o la pérdida total de las facultades mentales de Raúl Castro las castas tienen un domador: estructura partidista, donde radica el núcleo duro del inmovilismo; encabezado por Machado Ventura , los militares de armas tomar muy cercanos a aquellos, pero más pragmáticos, los militares que hoy administran el emporio GAESA, con otros intereses y visión y los órganos de inteligencia, que obligados por su trabajo conocen, como nadie, la situación real de la sociedad cubana.

Con la desaparición física o mental de Raúl Castro se terminarán las ambigüedades que exhibe el titular del Granma, supuestamente el designado se convertirá además en primer secretario, pero eso es una cosa y otra que pueda mantener en un puño las castas descritas, las cuales, como tal y como individuos han adquirido intereses divergentes y sobre todo una visión de futuro totalmente distinta, para algunos éste no existe por la edad y para otros cobra más importancia el destino personal y familiar que el de una “Revolución” desfasada hace muchos años.

Mientras tanto seguimos amenazados por la pandemia, y lo peor que vendrá después de ésta, pues como asegura un eminente economista, Elías Amor, la economía cubana, o lo que de ella queda, se encaminan hacia un agujero negro. Resulta irónico, por decirlo eufemísticamente, que el Viceministro de Finanzas y Precios afirme muy seriamente: todas las acciones necesarias las respaldará el Presupuesto del Estado.

Los cubanos “ideotizados” (de ideología, no de idiota aunque sea difícil diferenciar) por décadas de propaganda brutal ni siquiera se preguntan ¿Y al Presupuesto, ya deficitario en más del 12%, qué lo respalda? ¿Volvemos a la época de los alquimistas o se contratará al Rey Midas?

Las consecuencias, puede predecirse desde ahora, serán desastrosas.

Solo eliminando el bloqueo interno y permitiendo que los cubanos, de afuera y de adentro, asuman la reconstrucción del País se podrá salvar nuestra nacionalidad, amenazada por la ruina económica, la baja natalidad y la emigración.

(1) En la República la Ley está por encima de todo y de todos; existe alternancia en el poder; separación y control recíproco de los poderes del Estado; ejercicio sin más límites que la Ley de la soberanía del ciudadano; la tolerancia con las ideas opuestas; la igualdad ante la Ley. Pero sobre todo la existencia de un Estado de Derecho incluidos los Derechos Humanos, todos y para todos.

(2) Élite del Partido Comunista de la Unión Soviética (0.3% de la población) que determinaba quién ocupaba cada responsabilidad estatal, partidista, militar, en las organizaciones de masas, etc. Esto excluía la inmensa mayoría de la militancia de ese partido que no tenía acceso a esos resortes del poder. Igual que en Cuba actualmente.

(3) “La libertad ha de ser una práctica constante para que no degenere en una fórmula banal. El mismo campo que cría la era, cría las ortigas. Todo poder amplia y prolongadamente ejercido, degenera en casta. Con la casta, vienen los intereses, las altas posiciones, los miedos de perderlas, las intrigas para sostenerlas. Las castas se entrebuscan, y se hombrean unas a otras”. Obras Completas, Edición Digital, t9, p 340.


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González