Dolarización, nueva NEP*, encadenamientos sin eslabones y municipalización sin municipios

Opinión / Economía Política

Photo by Naveen Annam on Pexels.com

Cubamatinal / Al heredar una economía ineficiente y obsoleta el presidente designado (para dos períodos) y su genial equipo pretenden paliar la crisis y mantenerse en el poder descargando en los emigrados y en los municipios las consecuencias de seis décadas de desgobierno.

 

Por Germán M. González

Bauta, 23 de agosto de 2020 /CM/ La situación socioeconómica del País está descrita en el infolio titulado “Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista” promulgado por el VII Congreso del partido&gobierno en mayo del 2017. En ese mamotreto se habla, con eufemismos y omisiones, de verdaderos desastres socioeconómicos.

En los tres años transcurridos estas realidades se han multiplicado al no solucionar las trabas internas reconocidas en el mamotreto y agravadas por el recrudecimiento del embargo estadounidense y la aparición de la pandemia de la enfermedad CPVID-19. Estamos ante una “tormenta perfecta” sin la válvula de escape en la migración masiva impedida por la propia pandemia.

La desesperada dolarización de una economía ya con múltiples monedas y tasas de cambio enreda aún más el kafkiano diseño cuya medición desde el Producto Interno Bruto hasta los resultados del sistema empresarial muestran resultados falsos.

Pretender convertir al Estado en comerciante monopólico ha fracasado donde se ha intentado. Aquí no ha resultado la excepción, los monopolios de las empresas de acopio, agrícola y ganadero han causado la ruina (entre otros factores) del sector agropecuario por el incumplimiento de los contratos con la pérdida de producciones, el impago y los precios ruinosos impuestos.

El comercio minorista, tanto en CUP como en CUC, actualmente es solo una caricatura del avanzadisimo existente antes de 1959. Aún sobreviven las antiguas farmacias, bodegas, tiendas y carnicerías… pero con sesenta años más, una empleomanía ocupada en “resolver” en lugar de servir a clientes degradados a usuarios, equipos obsoletos o inexistentes y desaparición del servicio de mensajería.

El sistema de tiendas en MLC no tiene por qué tener resultados mejores, ya vemos estantes vacíos, colas con sus coleros profesionales vendiendo turnos, errores en la facturación y devoluciones con plazos infinitos. Esto inevitablemente se multiplicará como consecuencia de la ineficiencia y la corrupción endémicas. La represión no es la solución de un problema que es sistémico.

El equipo gobernante comprende que todo esto es provisional. Las soluciones más estratégicas y a más largo plazo se basan en una nueva NEP con el aporte inversionista de la migración, algo sobre lo que muchos analistas ya escriben profusamente. Solo recordar que la original soviética de 1921 fue liquidada por Stalin con el Primer Plan Quinquenal en 1928. Muchos de sus actores, entre ellos destacados economistas, exitosos NEPman y campesinos fueron las primeras entre cientos de miles de víctimas en la Gran Purga de los años treinta, fusilados o enviados a los GULAGs (campos de concentración).

La versión cubana de la NEP en los años 90s terminó con el restablecimiento del rígido sistema centralmente burrocratizado y la liquidación de las tímidas reformas emprendidas, todo ello gracias al “mejor amigo” con su petrochequera repleta por los altos precios y producción de petróleo de entonces. Y la defenestración de funcionarios demasiado entusiastas de la liberalización.

Es de esperar que los cantos de sirena de Malmierca, Bruno Rodríguez, etc. sean identificados como tales por la emigración cubana conocedora de la historia, siempre recordando que son la “continuidad” de los fusilamientos y encarcelamientos por juicios sumarísimos sin garantías procesales, exilios, actos de repudio, brigadas de trabajo forzado, y tantas otra iniquidades sufridas por los emigrados y sus descendientes, acciones por la cuales gerontocracias y continuistas no muestran arrepentimiento.

En el plano interno la apuesta es por el encadenamiento de los procesos económicos y el protagonismo de los municipios. Esto no se ha logrado en sesenta años, es más, se destruyó lo existente durante la República, es contrario al sistema político-económico existente en Cuba y a la práctica impuesta por el Autócrata Mayor y seguida por el hermanísimo general y su equipo. Toda dictadura totalitaria es por naturaleza desconfiada, no basta designar a los responsables, también se limitan sus decisiones.

Durante la República el desarrollo de varias ramas, agroindustriales, de la minería, ganadería vacuna y otras condicionó la existencia de otras como agricultura no cañera, industria ligera y alimentaria, transporte en terrestre y marítimo, servicios, etc. que generaban el 80% del PIB nacional, a pesar de que la agroindustria azucarera significaba esa misma proporción de las exportaciones según Raúl León Torras (Antología, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1988). Cuba era un país mono exportador, pero no mono productor.

Antes y durante la ofensiva revolucionaria de 1968 fueron intervenidas estatalmente  más de 60 mil mini y micro empresas que comprendían todas las ramas económicas, prácticamente todas ellas destruidas u obsoletas hoy. Chinchales los llamó el Autócrata mayor. Esas eran los eslabones de los encadenamientos productivos que según el autor citado en 1958 producían el 95-96% de los insumos de la agroindustria azucarera y la agricultura que hoy se importan.

En cuanto al propósito de potenciar al municipio como generador de desarrollo se choca con las realidades descritas y otras. Tomemos uno como ejemplo típico.

En Bauta existía un acueducto desde la época Republicana, a principios de siglo un evento meteorológico derribó el tanque elevado…hasta hoy. Las tuberías, con ocho décadas de uso sin mantenimiento revientan frecuentemente dejando al pueblo o parte de él sin agua. Los albañales corren por las calles mezclándose a veces con las limpias sobre todo en el barrio de edificios feos irónicamente llamado Nuevo Vedado.

El estadio de béisbol. Con una construcción de excelencia según cuentan los viejos residentes sus torres de alumbrado fueron derribadas por otro evento meteorológico y así permanecen. El centro del pueblo está cruzado por la carretera central, conservada gracias a la excelencia de su proceso constructivo, pero las calles interiores gozan de baches antediluvianos con aceras rotas o inexistentes. Deprimente el estado de los parques infantiles, clausurados o merecedores por el peligroso estado de los aparatos de juego.

La nunca suficientemente recordada Constitución de 1940 dedica un Título, el XV, y 24 artículos a garantizar la autonomía municipal, su auto sostenibilidad y muchas prerrogativas desaparecidas hoy. La constitución vigente no otorga facultades al municipio ni remotamente parecidas a las otorgadas por la Carta Magna de la República.

Actualmente la máxima autoridad municipal, según el artículo cinco vigente, la ejerce quien presida el comité del partido, designación realizada por la instancia superior y aprobada, siempre unánimemente, por sus integrantes. Resultado: esa persona no es conocida por la inmensa mayoría de la población, y no responde por su gestión ante ésta, que no lo eligió, sino ante quien lo designa, con todas las consecuencias que esto implica.

Bajo las condiciones actuales, tanto políticas como económicas, es imposible descargar en el municipio los desastres centralmente creados: las cadenas productivas no tienen eslabones y los municipios no existen como entes reales, solo lo serían con el restablecimiento de la Constitución del 40 y las prerrogativas que en ella se consignan, lo cual estimularía la participación activa de los actores del territorio en la recuperación de éste, mientras tanto seguirán ajenos a toda la fanfarria desplegada en los medios oficialistas.

*Nueva Política Económica: en 1921 ante el ruinoso estado de la economía soviética se permitió crear pequeñas empresas productivas o comercios privadas mientras que el Estado seguía controlando el comercio exterior, los bancos y las grandes industrias.


Artículos del Autor 
 

germanmgonzalezGermán M. González

Las privaciones del socialismo en la Unión Soviética

Economía Política /  ¿ A qué se país se le parece?

URSS

 

Cubamatinal / El autor del presente articulo, lo publico originalmente en Liberty Nation. fue publicado con posterioridad por Mises Wire, de donde lo tomamos bajo licencia Creative Commons para su re-impresión digital. 

Por

Washington 28 de diciembre de 2018/ Mises Wire/ Un hombre entra a una tienda y pregunta: “¿No tiene carne?” “No”, responde el empleado de ventas, “No tenemos pescado. Es la tienda al otro lado de la calle que no tiene carne “.

Las escenas de escasez de alimentos, largas filas y rusos harapientos eran comunes en la Unión Soviética. Moscú creía que podía ofrecer un mundo de prosperidad e igualitarismo instituyendo cálculos matemáticos avanzados para administrar la economía . ¿Cómo resultó? Bueno, como todo buen economista, cuando las cosas se pusieron tan mal, los hombres más inteligentes de la sala recurrieron a la única publicación que podría salvar a la humanidad: el Catálogo Sears.

En lugar de utilizar el sistema de precios del mercado, los funcionarios soviéticos imitaron a sus homólogos chinos y revisaron el catálogo icónico pero ahora extinto para conocer los precios de los bienes de consumo. A pesar del estudio intensivo y el análisis del costo de un par de johns largos, Moscú no pudo aliviar la miseria.

Usando fórmulas para administrar una economía nacional a partir de las molestias de una monstruosidad burocrática decrépita, el gobierno soviético falló en casi todo. Al menos crearon una gran cantidad de bromas, como contaba a menudo Ronald Reagan.

Economía soviética

Es un tema estándar para los camaradas hablar sobre los gulags, Joseph Stalin, Nikolai Gorbachev y la Guerra Fría cuando reflexionan sobre la historia de la Unión Soviética con una botella de vodka. Pero es raro entablar una conversación extensa sobre las políticas económicas empleadas por la URSS durante un período de 70 años.

Como cualquier otro  experimento socialista a lo largo de los siglos XX y XXI, -sellos distintivos de la ideología – el control de precios, cuotas de producción, la planificación central, y el gobierno totalitario – eran omnipresentes. Y, al igual que estas actividades, la miseria y el sufrimiento generalizados estaban a la orden del día. Evitando el capitalismo de Occidente, los soviéticos dependían de la sabiduría de sus nuevos dioses para lograr el éxito económico y la dominación mundial: un antisemita borracho llamado Karl Marx, un tirano cruel en Vladimir Lenin y un paranoico Joseph Stalin.

 La Unión Soviética empleó todas las políticas con las que los socialistas y comunistas de hoy fantasean mientras beben su café con leche, miran la CNN y las camisetas deportivas que muestran la hoz y el martillo: propiedad estatal de los medios de producción, la agricultura colectiva, la vida comunitaria, la nacionalización. de los activos industriales, y la planificación centralizada. Los soviéticos intentaron dirigir la economía sin precios de mercado, en lugar de depender del intelecto de Gosplan, una agencia del gobierno federal que estableció los niveles “correctos” de precios, producción y salarios.

Por ejemplo, Gosplan determinó los precios de los productos minoristas calculando primero la cantidad total de dinero que se gastó en salarios y cuánto estaba listo para el consumo. La agencia luego usaría el recuento y lo equipararía al valor de todos los bienes producidos en ese año de acuerdo con uno de sus muchos planes quinquenales. Para entonces, Gosplan creía que podía establecer el precio de cada bien utilizando principalmente la falaz Teoría del Valor del Trabajo Marxista: el valor de un bien o servicio basado en el “trabajo socialmente necesario“.

Los bienes también se clasificaron en dos categorías: Grupo A, que era industria pesada, y Grupo B, que incluía bienes de consumo. A la primera se le dio la máxima prioridad: esto era obvio en la mala calidad de los productos como refrigeradores, lavadoras y televisores.

Pero, ¿de qué sirve la calidad cuando los consumidores apenas pueden tener acceso a estos artículos de mala calidad?

Efectos de la planificación central

La escasez de productos básicos de consumo (alimentos y otros) prevaleció. Si bien las escaseces no eran tan graves en los principales centros de población, como Leningrado y Moscú, eran comunes en el resto del país. O no encontró nada en los estantes de las tiendas estatales o esperó en largas filas. Si violaste el undécimo mandamiento del comunismo, no deberías patrocinar un negocio privado, todavía no tendrías acceso a una fruta fresca o algo de carne porque los precios eran demasiado altos o los inventarios eran estacionales.

En 1982, The New York Times describió lo que encontraría en cualquier número de tiendas estatales del país:

Al mediodía, un día, la semana pasada, el mostrador de carne se había reducido a lastimosos cortes de carne y cordero, principalmente de grasa y huesos. Después de unas pocas semanas el año pasado, cuando desapareció de las tiendas de Moscú, la mantequilla se volvió a vender, pero con un límite de 1.1 libras por comprador. “El mostrador de verduras contaba con exhibiciones simétricas de zanahorias, remolacha y repollo, pero gran parte estaba podrida”.

Para aliviar la grave situación, el gobierno instituyó un sistema de racionamiento, también conocido como la “opción por defecto de la distribución estalinista“. Las jurisdicciones tenían reglas diferentes. Moscú, por ejemplo, estableció límites a la cantidad que los compradores podían comprar y regulaba las horas de operación. Algunas ciudades tenían cupones, otras imponían restricciones. Para comprender qué tan grave era la escasez de alimentos, los zoológicos estatales hicieron que sus animales se convirtieran en vegetarianos.

Estos desarrollos pronto cambiaron a otras áreas de la Cortina de Hierro, incluida la atención médica . Los niños no podían comprar leche sin una receta médica , los cortes de energía en el hospital eran rutinarios y el gobierno inició una campaña de concientización pública sobre los peligros de comer en exceso. Los burócratas médicos utilizaban la anestesia como una forma de extorsión; no estaba disponible para las cirugías, pero si pagó un soborno, entonces apareció mágicamente. La tasa de mortalidad infantil era tan mala que el gobierno no consideró a los niños como nacidos hasta que sobrevivieron a su primer mes.

El público finalmente tuvo bastante del socialismo.

La caída de la “amenaza roja”

Durante décadas, tuvieron que vivir con cuatro personas en un apartamento de una habitación, tuvieron que vivir bajo el botín tiránico de los líderes autoritarios, tuvieron que sacrificarse al estado y, lo peor de todo, tuvieron que ver a sus mortales. El enemigo, Estados Unidos, disfruta de los frutos del capitalismo. ¿Es de extrañar por qué el gobierno rodeó las torres de radio con guardias militares y alambre de púas, por qué las fuerzas de seguridad inspeccionaron rutinariamente a la población y por qué las burocracias saquearon oficinas de disidentes? El estado se asustó de la gente, como siempre debería ser.

La caída de la Unión Soviética es un estudio de caso en espera de que las leyes de la economía destruyan a una nación. EE. UU. No tuvo que invadir Rusia ni dejar caer bombas en San Petersburgo para poner fin a la amenaza de la amenaza roja. La disolución de la URSS fue causada por la economía fallida y el engreimiento fatal de los socialistas.

Es como la vieja broma:

Una anciana va a Gorispolkom (autoridades locales) con una pregunta, pero cuando llega a la oficina del funcionario, ha olvidado el propósito de la visita. “¿Se trataba de su pensión?”, Pregunta el funcionario. “No, recibo 20 rublos al mes, eso está bien”, responde ella. “¿Sobre tu apartamento?” “No, vivo con tres personas en una habitación de un apartamento comunal, estoy bien”, responde ella. De repente, recuerda: “¿Quién inventó el comunismo, los comunistas o los científicos?”. El funcionario responde con orgullo: “¡Por qué los comunistas, por supuesto!” ¡Lo habrían probado primero en perros!


 

AUTHOR-ANDREW-MORAN

Originalmente publicado en Liberty Nation.

Andrew Moran es el corresponsal de economía en LibertyNation.com y es el autor de The War on Cash . Puedes encontrar más de su trabajo en AndrewMoran.net

© Andrew Moran

© Mises Wire

© Cubamatinal (Reprint Creative Commons)