Dolarización, nueva NEP*, encadenamientos sin eslabones y municipalización sin municipios

Opinión / Economía Política

Photo by Naveen Annam on Pexels.com

Cubamatinal / Al heredar una economía ineficiente y obsoleta el presidente designado (para dos períodos) y su genial equipo pretenden paliar la crisis y mantenerse en el poder descargando en los emigrados y en los municipios las consecuencias de seis décadas de desgobierno.

 

Por Germán M. González

Bauta, 23 de agosto de 2020 /CM/ La situación socioeconómica del País está descrita en el infolio titulado “Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista” promulgado por el VII Congreso del partido&gobierno en mayo del 2017. En ese mamotreto se habla, con eufemismos y omisiones, de verdaderos desastres socioeconómicos.

En los tres años transcurridos estas realidades se han multiplicado al no solucionar las trabas internas reconocidas en el mamotreto y agravadas por el recrudecimiento del embargo estadounidense y la aparición de la pandemia de la enfermedad CPVID-19. Estamos ante una “tormenta perfecta” sin la válvula de escape en la migración masiva impedida por la propia pandemia.

La desesperada dolarización de una economía ya con múltiples monedas y tasas de cambio enreda aún más el kafkiano diseño cuya medición desde el Producto Interno Bruto hasta los resultados del sistema empresarial muestran resultados falsos.

Pretender convertir al Estado en comerciante monopólico ha fracasado donde se ha intentado. Aquí no ha resultado la excepción, los monopolios de las empresas de acopio, agrícola y ganadero han causado la ruina (entre otros factores) del sector agropecuario por el incumplimiento de los contratos con la pérdida de producciones, el impago y los precios ruinosos impuestos.

El comercio minorista, tanto en CUP como en CUC, actualmente es solo una caricatura del avanzadisimo existente antes de 1959. Aún sobreviven las antiguas farmacias, bodegas, tiendas y carnicerías… pero con sesenta años más, una empleomanía ocupada en “resolver” en lugar de servir a clientes degradados a usuarios, equipos obsoletos o inexistentes y desaparición del servicio de mensajería.

El sistema de tiendas en MLC no tiene por qué tener resultados mejores, ya vemos estantes vacíos, colas con sus coleros profesionales vendiendo turnos, errores en la facturación y devoluciones con plazos infinitos. Esto inevitablemente se multiplicará como consecuencia de la ineficiencia y la corrupción endémicas. La represión no es la solución de un problema que es sistémico.

El equipo gobernante comprende que todo esto es provisional. Las soluciones más estratégicas y a más largo plazo se basan en una nueva NEP con el aporte inversionista de la migración, algo sobre lo que muchos analistas ya escriben profusamente. Solo recordar que la original soviética de 1921 fue liquidada por Stalin con el Primer Plan Quinquenal en 1928. Muchos de sus actores, entre ellos destacados economistas, exitosos NEPman y campesinos fueron las primeras entre cientos de miles de víctimas en la Gran Purga de los años treinta, fusilados o enviados a los GULAGs (campos de concentración).

La versión cubana de la NEP en los años 90s terminó con el restablecimiento del rígido sistema centralmente burrocratizado y la liquidación de las tímidas reformas emprendidas, todo ello gracias al “mejor amigo” con su petrochequera repleta por los altos precios y producción de petróleo de entonces. Y la defenestración de funcionarios demasiado entusiastas de la liberalización.

Es de esperar que los cantos de sirena de Malmierca, Bruno Rodríguez, etc. sean identificados como tales por la emigración cubana conocedora de la historia, siempre recordando que son la “continuidad” de los fusilamientos y encarcelamientos por juicios sumarísimos sin garantías procesales, exilios, actos de repudio, brigadas de trabajo forzado, y tantas otra iniquidades sufridas por los emigrados y sus descendientes, acciones por la cuales gerontocracias y continuistas no muestran arrepentimiento.

En el plano interno la apuesta es por el encadenamiento de los procesos económicos y el protagonismo de los municipios. Esto no se ha logrado en sesenta años, es más, se destruyó lo existente durante la República, es contrario al sistema político-económico existente en Cuba y a la práctica impuesta por el Autócrata Mayor y seguida por el hermanísimo general y su equipo. Toda dictadura totalitaria es por naturaleza desconfiada, no basta designar a los responsables, también se limitan sus decisiones.

Durante la República el desarrollo de varias ramas, agroindustriales, de la minería, ganadería vacuna y otras condicionó la existencia de otras como agricultura no cañera, industria ligera y alimentaria, transporte en terrestre y marítimo, servicios, etc. que generaban el 80% del PIB nacional, a pesar de que la agroindustria azucarera significaba esa misma proporción de las exportaciones según Raúl León Torras (Antología, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1988). Cuba era un país mono exportador, pero no mono productor.

Antes y durante la ofensiva revolucionaria de 1968 fueron intervenidas estatalmente  más de 60 mil mini y micro empresas que comprendían todas las ramas económicas, prácticamente todas ellas destruidas u obsoletas hoy. Chinchales los llamó el Autócrata mayor. Esas eran los eslabones de los encadenamientos productivos que según el autor citado en 1958 producían el 95-96% de los insumos de la agroindustria azucarera y la agricultura que hoy se importan.

En cuanto al propósito de potenciar al municipio como generador de desarrollo se choca con las realidades descritas y otras. Tomemos uno como ejemplo típico.

En Bauta existía un acueducto desde la época Republicana, a principios de siglo un evento meteorológico derribó el tanque elevado…hasta hoy. Las tuberías, con ocho décadas de uso sin mantenimiento revientan frecuentemente dejando al pueblo o parte de él sin agua. Los albañales corren por las calles mezclándose a veces con las limpias sobre todo en el barrio de edificios feos irónicamente llamado Nuevo Vedado.

El estadio de béisbol. Con una construcción de excelencia según cuentan los viejos residentes sus torres de alumbrado fueron derribadas por otro evento meteorológico y así permanecen. El centro del pueblo está cruzado por la carretera central, conservada gracias a la excelencia de su proceso constructivo, pero las calles interiores gozan de baches antediluvianos con aceras rotas o inexistentes. Deprimente el estado de los parques infantiles, clausurados o merecedores por el peligroso estado de los aparatos de juego.

La nunca suficientemente recordada Constitución de 1940 dedica un Título, el XV, y 24 artículos a garantizar la autonomía municipal, su auto sostenibilidad y muchas prerrogativas desaparecidas hoy. La constitución vigente no otorga facultades al municipio ni remotamente parecidas a las otorgadas por la Carta Magna de la República.

Actualmente la máxima autoridad municipal, según el artículo cinco vigente, la ejerce quien presida el comité del partido, designación realizada por la instancia superior y aprobada, siempre unánimemente, por sus integrantes. Resultado: esa persona no es conocida por la inmensa mayoría de la población, y no responde por su gestión ante ésta, que no lo eligió, sino ante quien lo designa, con todas las consecuencias que esto implica.

Bajo las condiciones actuales, tanto políticas como económicas, es imposible descargar en el municipio los desastres centralmente creados: las cadenas productivas no tienen eslabones y los municipios no existen como entes reales, solo lo serían con el restablecimiento de la Constitución del 40 y las prerrogativas que en ella se consignan, lo cual estimularía la participación activa de los actores del territorio en la recuperación de éste, mientras tanto seguirán ajenos a toda la fanfarria desplegada en los medios oficialistas.

*Nueva Política Económica: en 1921 ante el ruinoso estado de la economía soviética se permitió crear pequeñas empresas productivas o comercios privadas mientras que el Estado seguía controlando el comercio exterior, los bancos y las grandes industrias.


Artículos del Autor 
 

germanmgonzalezGermán M. González

Un bloque de granito y un pegote de fango

Opinión / Economía Política

lodo
Un fanguizal de larga data

Cubamatinal / Un pegote es algo pegajoso, viscoso y si es de fango resulta exactamente lo contrario de un bloque de granito, es decir, de algo sólido y resistente.

Por Germán M. González

Bauta, 19 de julio de 2020 / El pasado 29 de junio el órgano oficial del partido&gobierno de Cuba anunciaba la celebración virtual del 20º Consejo Político y el 10º Consejo Económico de la llamada Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP). Al siguiente día, igualmente en primera plana, se informaba de los resultados del cónclave a distancia, la reproducción por el resto de los medios oficialistas no se hizo esperar. El 1º de julio entró en vigor el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá o T-MEC, el órgano, otros medios cubanos y Telesur, que funciona en la misma sintonía no mencionaron el hecho.

El pegote de fango

El ALBA-TCP es la entelequia elucubrada por Fidel Castro en su doble afán de conservar el poder absoluto de por vida y extenderlo hacia otras naciones utilizando para ello la petrochequera entonces bien provista de Hugo Chávez, muchísimo menos inteligente pero carismático y con iguales objetivos. El sostén ideológico adoptado fue una extraña mezcla dizque bolivariana con el entonces recién enunciado Socialismo del Siglo XXI menjunje perfecto para justificar los objetivos de ambos, aunque debemos reconocer que su vocero fue Chávez. Fidel Castro era demasiado inteligente para embarcarse en esa chapuza intelectual.

Lo primero que salta a la vista en la información del órgano es la deserción de varios países fundadores o incorporados a la entelequia. Bolivia, Ecuador y Santa Lucía ya no forman parte de la membresía, tampoco Surinam, participó en el cónclave virtual solo como invitado y Haití, antiguo observador no se menciona. Honduras fue y no es. En definitiva, de trece miembros hoy se mantienen en la Alianza ocho.

Cinco de ellos son pequeños estados del Caribe: Dominica; San Cristóbal y Nieves; Granada; San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda. Con una población conjunta similar a la provincia cubana Cienfuegos y la mitad de su territorio—algo más de 400 mil habitantes y de 2 mil Km2— su producto interno bruto (PIB) ronda los 6 mil millones de USD. A pesar de su pequeñez y escasa riqueza cada uno de esos Estados cuenta con voz y voto en los organismos internacionales y pueden bloquear cualquier iniciativa condenatoria contra los tres mayores, de ahí su importancia.

Las tres naciones mayores suman 48 millones de habitantes pero cada una cuenta con una diáspora millonaria, parte de la cual aún se encuentra registrada como residente, Venezuela con casi cinco millones, Cuba con 500 mil y Nicaragua con algo menos se han convertido de países de inmigrantes a emisores de emigrantes para todas partes del mundo pero fundamentalmente para EE.UU. y España. Nicaragua tiene un pasado de pobreza histórica, pero Venezuela y Cuba constituyeron en el “antes de…” países con desigualdades pero inmensas riquezas.

En el listado del Índice de Desarrollo Humano (IDH) publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) Cuba es el menos malo con el lugar 72º; Venezuela ocupa el 96º y Nicaragua el 126º. En los tres casos han retrocedido en la escala desde 1990: Cuba 42 lugares, Venezuela 25 lugares y Nicaragua sin mucho espacio para retroceder, dos.

En el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) correspondiente al año 2019 se pronostica reflejan caídas del Producto Interno Bruto: Nicaragua con retrocesos de -5.8% y 6.3% en los dos últimos años y pronóstico de -5.3% para el 2020. Venezuela retrocediendo desde el año 2013, los últimos cinco brutalmente: -7,4%; -18,1%; -16,7%; -20,6% y -26,3% con pronóstico de -14.4% para el 2020 rectificado luego por la pandemia a -18.8%. En el caso de Cuba, con un PIB viciado por el método de cálculo que entre otras inconsistencias calcula CUP=CUC=USD refleja un estancamientos en los últimos años, prácticamente sin crecimientos y un pronóstico similar de 1.0% para el 2020 rectificado por la pandemia a -5.3%.

El propio informe muestra resultados catastróficos para los tres países en los últimos años y en los pronósticos a corto plazo en otros indicadores e índices básicos: crecimiento deuda externa; disminución reservas internacionales; índices de inflación, salario real de los trabajadores, etc. Tres desastres socioeconómicos bajo el símbolo del bolivarianismo y el socialismo del Siglo XXI, excepto Cuba, apegada a la ortodoxia marxista-leninista versionada por Stalin.

Ahí tenemos el pegote de fango, sintéticamente reflejado en los párrafos anteriores, al cual si quisiéramos definir en una palabra esta sería: insostenible, y esto aplica para el medio ambiente, para la sociedad y para la economía. Y cabría una pregunta ante los enunciados propósitos de “relanzamiento”; “reactivación” y otros vocablos similares: Si con Venezuela como país petrolero y en consecuencia la petrochequera ahíta nada de eso funcionó ¿El propósito real será la permanencia en el poder de los equipos gobernantes causantes del desastre descrito? Parece ser ese solamente.

El bloque de granito

El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá o T-MEC como también se le conoce para distinguirlo de su predecesor, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA por sus siglas en inglés) entró en vigor el 1 de julio de 2020. El T-MEC reemplazará al TLCAN, vigente desde 1994. Ahora falta la ratificación por parte de los parlamentos de los respectivos países, proceso que se estima esté finalizado en el primer semestre del próximo año.

Muchos analistas opinan que el nuevo pacto significa un triunfo para el cuidado del medio ambiente y los derechos de los trabajadores mexicanos, pues éste país se ha visto obligado a mejorar significativamente su legislación en ambos ámbitos, porque de no cumplir las empresas mexicanas con los parámetros fijados en esos temas no podrán participar en los beneficios inmensos del comercio norteamericano (desde el Océano Ártico hasta el Mar Caribe) espacio que alberga casi 500 millones de personas, con flujo comercial de más de 1,2 billones de USD anuales y casi la tercera parte del PIB mundial.

Más importante aún es la inmensa reserva de recursos naturales y de conocimientos, con más de 2 millones de los patentes registrados en el mundo, ocupando el primer lugar por amplio margen y con los lugares 13º y 15º del listado del IDH para Canadá y EE.UU. respectivamente, más rezagado el 76º para México, diferencia que debe acortarse con los resultados del Tratado nuevo, algo ya ocurrido con su antecesor.

No es posible evitar una visión nostálgica a un sueño trunco antes de nacer. De no haber torcido el rumbo Cuba en 1959 saliendo de su hábitat natural ¿Se llamaría el bloque de granito T-MECC (Tratado México-Estados Unidos-Canadá-Cuba)? Dado el grado de identificación de nuestro país con el resto de América del Norte, ámbito geográfico del cual somos parte ocurriría lo más natural del mundo.

Lo antinatural resultó nuestra fatal inserción en la entelequia del socialismo real europeo llamada Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) cuyos efectos devastadores para el País aún está por estudiar a fondo, pero se puede asegurar que salimos más subdesarrollados, más atrasados tecnológicamente, con el Patrimonio productivo obsoleto o destruido y además endeudados.


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

Inversiones en Cuba ¿Hacia dónde nos llevan?

Economía / Una primera aproximación hacia dónde se avizora la futura estructura económica del País según los programas del partido & gobierno.

caida en picada

Cubamatinal / Los análisis que se realizan en torno al estado actual de la economía cubana resultan unánimemente pesimistas. Producto Interno Bruto con crecimientos ínfimos e inmedible por —entre otros factores— la doble moneda y la sobrevaloración de ésta; deterioro y obsolescencia del  Patrimonio productivo; agricultura con el nivel tecnológico del medioevo; descenso sostenido de las existencias de ganado y su rendimiento así como de las áreas de cultivo e incremento de la infestación por marabú; balanza comercial de bienes negativa con ocho millones de USD de déficit anual.

Por Germán M. González

Bauta, 27 de noviembre de 2019/ CM/ En fin, un desastre que se refleja en los números reportados en el Anuario Estadístico de Cuba (www.onei.cu) e incluso en las intervenciones de los máximos jefes del partido & gobierno en eventos periódicos  de la Asamblea Nacional del Poder Popular o partidistas, información  imperceptible para el cubano común entre el estrépito de la propaganda de turno.

Los nudos gordianos de la economía cubana, calificados así por las propias autoridades son amenazados periódicamente: la unificación monetaria; la (des) valorización de la moneda nacional o la eliminación del sistema de racionamiento siguen ahí, año tras año, y en este último asunto el presidente designado (para dos períodos) anuncia su informatización, algo tan extemporáneo como la informatización de la caza del mamut por una tribu de trogloditas.

El principal obstáculo al desarrollo (además del absurdo sistema político-económico copiado de la antigua Unión Soviética) lo constituye la deuda externa, rodeada de misterios, mundo en sí mismo, sin control alguno por quien la sufre: el pueblo cubano. Solo sabemos (por las redes y prensa extranjera) que periódicamente llegan a Cuba jefes de Estado o de Gobierno (como el Rey español) para gestionar cobros o que los gobernantes rusos han tenido que justificar explicando a su propia prensa que “ahora Cuba paga” los préstamos concedidos. La calmuca(1) expresión de Putin y la escéptica del Patriarca de la Iglesia Rusa en la última visita de designado a Moscú cuando éste explicaba que la “continuidad” es dialéctica resultaron muy expresivas.

En medio del caos cubano, con desaparición esporádica de productos de entre la muy corta lista de disponibilidades, ahora incrementado con la reciente autorización de apertura y uso de cuentas bancarias en divisas y colas descomunales con personas han depositado su dinero en dólares, euros u otras monedas y esperan que aparezcan los artículo demandados en las pocas tiendas habilitadas, los importadores particulares viajando y ofertando como si la medida anterior no existiera las medidas de endurecimiento del “bloqueo” por parte de la administración estadounidense añaden notas tragicómicas, pues ese mismo País admite compras de un listado de productos hasta 9,3 billones de USD, de los cuales Cuba adquiere solamente cientos de millones anuales.

Es de suponer que el programa de inversiones trazado en un País con la situación descrita está encaminado a enmendar esta caótica situación. Veamos cómo anda el tema utilizando el ya citado sitio de la estadística oficial, ( www.onei.cu ).

En el año 2018 (y es similar en los anteriores) el 56,6% de las inversiones se concentra en La Habana con el 19% de los habitantes, le sigue Artemisa (Zona Desarrollo Mariel) con el 8,4%, es decir, estas dos provincias concentran el 65% de las inversiones, lo cual implica futuros centros de trabajo, por tanto la migración este => oeste se incrementará agravando las tasas ya negativas de las provincias orientales, provincias condenadas a la agudización del subdesarrollo. No hay balance territorial del programa inversionista.

En cuanto a las inversiones por sectores tenemos que el grueso (36,4%) se dedica a servicios empresariales, actividades inmobiliarias y de alquiler, es decir, al crecimiento del turismo lo cual se corresponde con las recientes declaraciones del designado para dos períodos sobre el propósito de incrementar de 72 a más de 80 mil habitaciones disponibles en este año. Eso a pesar del bajo por ciento de ocupación que se muestra (43,6%) en el primer semestre, inferior en el 10% a igual período del año anterior y que la llegada de turistas muestra decrecimientos, 132 mil menos hasta agosto pasado, de ellos cien mil en ese mes.

Solo el 5,5% de las inversiones se destinan a agricultura y pesca, el 8,6% a la industria manufacturera y el 2,7% a la industria azucarera, muy bajos porcentajes de una inversión que en términos de valores es insuficiente. Recordar que Cuba a sufrido un proceso de desindustrialización, fundamentalmente pero no solamente, de las agroindustrias, por lo que el proceso inversionista es sobre fuertes decrecimientos, no crecimientos sobre dotación existente.

Tomando en cuenta el balance por territorios y por sectores económicos, el programa inversionista no parece encaminado a resolver los problemas estructurales actuales, sino más bien a agudizarlos.

(1)    Minoría étnica de origen mongol en la Federación Rusa (República de Kalmukia)


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

Esclavitud moderna y trata de (batas) blancas

Opinión / Economía Política

 

506_timo-salario

Cubamatinal / La “nueva” constitución ratifica la violación de los derechos laborales por parte del partido&gobierno en Cuba y la legislación a implantar ratifica la condición de esclavitud de todos los trabajadores cubanos.

Por Germán M. González

Bauta, 21 de junio de 2019/ CM/ La privación del disfrute de derechos universalmente reconocidos –paradójicamente consagrados en las constituciones cubana de 1901 y de 1940− proclamados en la Declaración Universal de Derechos Humanos, en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (los dos últimos sin ratificar aun por el partido&gobierno), todos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) implica el retroceso de los ciudadanos −los trabajadores en particular− a épocas en que la esclavitud se consideraba parte de la organización de la sociedad e incluso se legislaba sobre cómo se llegaba a ser esclavo, la manumisión, etc. como ocurría en las Repúblicas de Atenas y de Roma.

En esta ocasión nos referiremos a la violación de los derechos de los trabajadores específicamente consignados en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y su participación en la mayor fuente de ingresos del partido&gobierno de Cuba luego de la destrucción del patrimonio productivo estatalizado a partir de 1959. Estas violaciones quedan ratificadas en la “nueva” constitución.

Al trabajo bajo “condiciones equitativas y satisfactorias“: imposibles con salarios simbólicos, como han reconocido los propios personeros del partido&gobierno. Salario medio de 767 pesos cubanos, equivalentes a 31 CUC (1) actualmente equiparados a USD pero con la anunciada reunificación monetaria y consiguiente devaluación resulta impredecible la inevitable disminución de su poder adquisitivo. 

El derecho a fundar y afiliarse a los sindicatos: Los sindicatos en Cuba siguiendo las normas leninistas constituyen “poleas de trasmisión de la política del partido a las masas”. Esta idea la expresó el líder bolchevique en muchos artículos durante las polémicas que sostenía con otros partidos o facciones dentro de su propio partido y de forma más elaborada en sus libros, principalmente en El Estado y La Revolución. Para V.I. Lenin los sindicatos no debían representar los intereses obreros ante el Estado, sino los del Estado ante los obreros.

Cualquier intento de crear organizaciones obreras (u otras) independientes es reprimida, esto ha causado muertes, encarcelamientos y exilios forzosos a quienes lo han pretendido.

Seguridad social, incluso al seguro social: Pensión mínima de 242 pesos cubanos, equivalentes a diez CUC equiparados artificialmente a USD y por tanto amenazados por la mencionada devaluación de la moneda nacional. La pensión media alcanza  276 pesos cubanos (11 CUC).

La falta de instituciones del Estado para atender a las personas mayores o impedidas –catorce mil 200 camas para 1,6 millones de personas mayores de 65 años– y solo cinco mil 500 personas impedidas con asistencia social a domicilio, sumado a una plaza para cada seis menores en círculos infantiles limita el derecho al trabajo principalmente a las mujeres causando la incorporación de éstas a la actividad laboral de solo el 50%.

A un nivel de vida adecuado, incluso alimentación, vestido y vivienda, y la “mejora continua de las condiciones de existencia“: Estos derechos en la Cuba de hoy representan un chiste macabro para la inmensa mayoría de los cubanos, los de adentro y de abajo, que no reciban remesas del exterior:

La promesa de que “nadie quedará desamparado” cuando se lleve a cabo la reunificación monetaria e inevitable devaluación de la moneda nacional puede unirse a las incumplidas promesas de mejorías, sintetizadas en el bajón del lugar 51º (2007) en el Índice de Desarrollo Humanos calculado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) al lugar 73º en el 2017 (tomado de http://www.undp.org), veintidós puestos menos, a pesar de las manipulaciones estadísticas habituales del partido&gobierno (2).

Según entrevista realizada al ministro de Salud Pública (Granma, Agosto 17 del 2017)  55 mil colaboradores cubanos de la salud generan más de ocho mil millones USD de ingresos. Considerando 11.1 mil millones USD como valor de las exportaciones totales y concediendo a la exportación de servicios (de verdad, no renta de fuerza de trabajo) una cifra similar a las importaciones de 1.1 mil millones, la renta de fuerza de trabajo exceptuado la de la salud quedaría en unos dos mil millones USD.

La importancia para el partido&gobierno del “negocio” de la renta de fuerza de trabajo se comprende más aún si consideramos que la exportación de mercancías solo alcanzó 2.7 mil millones USD, un raquítico 19.1% del total de ingresos por exportaciones del País, el resto, 80.9% lo aporta de denominada “venta de servicios” en verdad renta de fuerza de trabajo mayoritariamente.

Una acotación: Durante la República y hasta 1960 la balanza comercial de bienes resultó favorable, desde entonces es negativa hasta llegar en la última cifra reportada (año 2017) a casi ocho mil millones USD. Esto refleja gráficamente la destrucción del patrimonio productivo llevado a cabo durante seis décadas. 

La incautación de los salarios que devengan los trabajadores rentados viola la Convención 95 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que prohíbe explícitamente la confiscación del salario por los empleadores. El gobierno cubano ratificó esta Convención y es Estado parte desde 1959. Se viola contra los trabajadores de las empresas mixtas y 100% de capital extranjero radicadas en Cuba y contra los trabajadores cooperantes en el extranjero mediante contratos interestatales o con organismos internacionales.

Los trabajadores en el primer caso perciben el salario en pesos cubanos (media de mil  equivalentes a unos 40 CUC mensuales), y en algunos casos, en el turismo por ejemplo, el 10% de lo que cobra la entidad empleadora estatal en divisas en CUC. Para evitar el hábito cubano “el Estado hace que me paga y yo como que trabajo” el extranjero paga directamente un sobresueldo variable según el patrón y según el trabajador del cual ¡El colmo del cinismo! el Estado cobra una gabela. Resultado: al extranjero se le encarece la fuerza de trabajo y el trabajador cobra migajas, gran ganador resulta el partido&gobierno que cobra el salario del trabajador en divisas (USD o Euros) más la gabela de lo recibido directamente del patrón por los trabajadores.

Los trabajadores rentados en el extranjero reciben por lo general una cantidad como “gastos de vida” muy variable según el país en que se encuentren (en Venezuela con su inflación descomunal, escaseces y apagones la pasan muy mal), el partido&gobierno cobra el salario contratado y entrega una fracción variable pero siempre muy pequeña en CUC, que deposita en una cuenta en Cuba al trabajador, el cual si “deserta” la pierde. Además al retorno recibe una tarjeta que otorga un 30% de descuento sobre el precio de las mercancías en las tiendas recaudadoras de divisas estatales que cobran una tasa de hasta más del 250% sobre el precio de esas mercancías.

¿Enredado? Ciertamente, pero el partido&gobierno gana por todos lados, cuando cobra el salario del trabajador rentado en divisas entregando a éste una pequeña fracción en moneda nacional y cuando como monopolista de la red comercial le vende artículos fuertemente gravados.

Aun así, el estado de miseria de los trabajadores y jubilados cubanos causa que un trabajo en entidades extranjeras en el territorio nacional o una “misión internacionalista” en cualquier remoto lugar sea acogido con júbilo por el afortunado y su familia que solo así pueden resolver problemas acuciantes de la vida cotidiana, incluyendo alimentación, vestido y calzado y algún electrodoméstico inalcanzable de otra forma.

Los daños a la familia, sobre todo para los hijos menores de edad, de miles de padres cubanos abandonando sus hogares para mejorar en algo sus carencias en las “misiones internacionalistas” se unen a los causados por la emigración para causar trastornos irreparables a la “célula fundamental de la sociedad”, tema obligado para otro análisis.

(1)     Todas las cifras se obtienen del Anuario Estadístico de Cuba, última edición (2017) salvo indicación en contrario.
(2)     Calcular los indicadores nacionales (Producto Interno Bruto, Renta Nacional, etc.) igualando peso cubano al dólar

Artículos del Autor 

germanmgonzalez

Germán M. González

Economista, jubilado.  Trabajó en el sector agropecuario cubano, en la parte empresarial durante muchos años.

Columnista en Cubamatinal para las secciones de Economía y Opinión.

 

© Germán M. González 

© Cubamatinal

Información Relacionada:

 

 

En La Habana: Opiniones y preocupación sobre creciente escasez y racionamiento

Opinión / Informaciones de la prensa oficial sobre estos recortes del racionamiento

Periodico que publica sobre el racionamiento.
Periódico de la capital que informa sobre las nuevas normas de distribución del hambre

 

Cubamatinal / El aumento de la escasez y precios y el racionamiento de productos de primera necesidad que levaban años sin racionamiento, provoca entre los habaneros preocupación, apatía, e indignación, la última por el precio exorbitante del pescado según entrevistados y prensa oficial.

Por Jaime Leygonier

La Habana, 30 de mayo de 2019 / CM/ El discurso y la prensa oficiales presentan las nuevas reducciones bajo eufemismos que pretenden ocultar que se trata de racionamiento y afirman que es “justicia social”.

Es consenso general el que “la cosa se va a poner mala, peor que en los años 90”, la propia propaganda oficial reacciona desmintiendolo optimista y algunas opiniones son las siguientes:

J. Fernández, profesor retirado: “En Cuba padecemos la cartilla de racionamiento más longeva de la Historia, con casi sesenta años, mientras que países que sufrieron la Segunda Guerra Mundial, con ocupación nazi y ciudades bombardeadas, tuvieron menos renglones racionados y al concluir la guerra, restablecieron la normalidad en pocos años”.

Felicia, ama de casa, 64 años: “Caminé desde La Víbora, preguntando en las bodegas si tenían chícharos y al llegar a la de General Lee y Concejal Veiga, comenté con el bodeguero mi preocupación y me dijo; -Es que ustedes no saben interpretar correctamente: No van a poner más cosas por ‘la libreta’ (cartilla) solamente las van a vender ‘controladas’ para que alcancen para todos. Iba a contestarle cuatro cosas, pero estaba sofocada para discutir”.

Profesor J. Fernández: “Cuando Fidel Castro, puso el racionamiento, dijo que era ‘provisional’, mientras se reorganizaba la economía después de las nacionalizaciones. Usó el eufemismo de ‘Libreta de abastecimiento’; suena más bonito ‘abastecer’ que ‘racionar’. Ahora inventaron el eufemismo de ‘Liberado controlado’, para darnos idea de que limitarán los productos esporádica y temporalmente”.

Ángel, oficinista: “Los precios se han disparado; al escasear el huevo, la libra de cerdo subió de $45 a $75 pesos, pero limitar la cantidad del producto que venden, como hacen con los huevos, es bueno, pues evita el acaparamiento y les garantizan comprar algo a los viejitos que no pueden hacer esas tremendas colas ni tienen dinero para pagarlo más caro”.

Al objetarle que las cantidades estipuladas son insuficientes para alimentarse y que no
garantizan realmente nada, pues el “control” no impedirá a los bodegueros violarlo, fastidiar a esos viejitos, especular con los productos, vender de más a quien lo pague y sacar productos “por la puerta del fondo” para la “Bolsa negra”, dijo: “- No, eso no será así, tendrán que cumplir el control. ¿Por qué? pregunté  -porque sí, respondió”.

Felicia: “Ahora que sorpresivamente vendieron pescado, después de varios años que no lo vendían, salvo el de dieta para enfermos especiales, como los de V.I.H., la gente está quejándose del precio, ¡$25 pesos la libra! Hay a quien le cobraron por un pescado $50 pesos, $75 pesos en dependencia del peso, ¡nunca se vio un precio así! Y, como siempre, ¡en el peso entran la cabeza, las tripas y el hielo! Más el truco de la pesa.”

1 Pescado para i - 3 personas., $50
Un pescado para familias de una a tres personas

Alina, enfermera: “Hasta ahora, los carniceros revendían la libra de pescado de dieta a $20, ahora el Gobierno lo vende a $25 y se dice que la reventa subió a $30. La ‘ganancia a río revuelto’ será para los bodegueros y carniceros que tendrán nuevos renglones para especular. ¡Y toda esta escasez y subir los precios ocurre antes de que apliquen la Helms-Burton, que aumentará la escasez, y antes de que se nos acabe el chuleo de recursos a Venezuela!”

2 Mismo pescado, observese lo aprovechable crudo en el sarten.IMG_20190528_133048
El mismo pescado una vez eviscerado y cortado en trozos

Doctor J. V.: “La principal fuente de proteína en la dieta de los cubanos era el huevo, seguido de los más escasos y caros pollo y cerdo, fuera del alcance de muchos bolsillos; el chícharo (arvejas), desaparecido desde hace semanas, era el grano más accesible y la principal fuente de vitamina B, otros granos son muy caros. Los limones, muy caros y secos, carecen de jugo, y la naranja hace años que desapareció, ¿de dónde obtener vitamina C?”.

Julieta, mensajera (mandadera que compra según la cartilla para más de 200 vecinos de Santos Suarez): “Mucha gente me dijo que no les comprara el pescado; porque no pueden pagarlo o porque les pareció abusivo el precio; está demasiado caro”.

Profesor J. Fernández: “Ese precio increíble del pescado confirma lo que es visible desde hace años, marcadamente en los precios de monopolio de las tiendas dolarizadas: El ‘Mercado negro’ no es solamente de los particulares; altos jefes y el mismo Estado, toda la cadena, especulan con el hambre y la ganancia no la logran con producir más para vender más, sino con conservar los precios altos mediante la escasez; en los agro-mercados dejan echar a perder los productos sin bajarles el precio, ¡destruyen alimento masivamente!”

Alina: “Es la misma cantidad de pescado jurel para una, dos y hasta tres personas; ¿A quien se le ocurre que tres personas pueden comer con una libra de pescado? Y no es una libra limpia, sino cabeza y tripas, menos mal que orientaron no picar los pescados sino venderlos enteros, aunque pesen algo más”.

Felicia: “- En Santos Suarez, en vez de la media libra de picadillo condimentado que dieron en otros municipios, están dando media libra de pollo por persona. Mejor; porque el picadillo es un sucedáneo con nadie sabe que ‘metralla’ molida. Los fósforos, (que vendían una cajita mensual), desaparecieron hace meses y ahora, en la calle, cuando le pido a alguien para encenderme el cigarro, ¡me lo niega! ¡Me da roña esa mezquindad de la gente!”.

Hace un par de semanas, solicité cinco jabones de lavar en una tienda del “Poder popular”cuando ya en todas se había agotado la pasta dental. La dependienta me dijo:

-¿Cinco nada más? Mira que se va a acabar”. Una clienta, intervino: “-No se va a acabar nada, esos son rumores”. Y se acabó; pero tras la eterna inestabilidad, con temporadas de agotarse los productos para luego reaparecer, abunda el estado de opinión de que el gobierno siempre podrá abastecer paternalmente los mercados: Será como otras veces, se pierde un producto durante meses y luego vuelven a venderlo”.

Profesor J. Fernández:  “Unos están preocupados o deprimidos, otros, tal vez los más, no
quieren pensar en lo malo que viene; otros, acostumbrados a que siempre hay problemas y carencias, pero siempre el gobierno saca algo de su sombrero de mago, esperan que será una escasez temporal, como siempre. Pero el Gobierno no es mago y tocó fondo y los americanos cerraron la válvula de escape a la presión de la caldera social: la emigración”.

La propaganda procura dar esperanzas, reconoce indirecta o directamente el temor al futuro y que hay desesperanza; y culpa a los E.E.U.U., eterno “totí” a quien achacar todo fracaso del castrismo:

Periódico Granma, lunes 27 de mayo, página 3, “¿Miedo al futuro de la Patria?”, artículo bajo la firma de Leydis María Labrador: “Innegable es el hecho de que el recuerdo de los duros años 90, es un fantasma con el que tenemos que lidiar […”

Afirma el artículo:Búsqueda de causas […] análisis estratégico de los procesos económicos y productivos, acercamiento constante a la sinceridad de la gente […].Así veo a mi Cuba hoy y la imagen es profundamente esperanzadora.[…]perfecta simbiosis entre – los nuevos ‘pujantes’ y ‘la sabiduría’ de los viejos gobernantes- Es por eso que no temo como respondí recientemente a alguien que intentaba convencerme de mi ‘ceguera’. […] si aceptamos que se ponga a nuestro mañana el calificativo de incierto, habremos perdido […] somos un país más sólido que en los 90 , con fuertes lazos económicos y comerciales alrededor del mundo […] no estoy ajena a los problemas de mi país, a los retos más cotidianos de la familia […] Pero me  abriga la confianza, la seguridad de que se piensa, se trabaja por el bien de todos, se buscan alternativas […”

Granma, martes 28 de mayo, titular de primera plana: “Cuba tiene potencialidades para una producción nacional de calidad”; una de tantas frases similares que prodiga el ‘presidente’ Miguel Díaz-Canel, en sus frecuentes visitas a centros de trabajo.

J. Fernández:El mismo mensaje mentiroso y voluntarista que repiten desde 1959, exigen fe ciega en el éxito futuro de los que siempre fracasaron y en sus métodos reiteradamente fracasados, ‘hoy no hay, mañana habrá’, ‘estamos estudiando el problema’, ‘encontraremos soluciones’ y ‘todo está bajo control y saldrá bien; porque si”.

Felicia: ”Cuando pienso en lo que va a pasar, me siento mal; mejor no calentarse la cabeza, vivir al día”.

J. Fernández: “No quitarán el hambre, pero para ganar tiempo entretienen al pueblo con
malabarismos verbales sobre ‘mercados ideales’, bello rótulo para unas pocas bodegas donde venden cuadritos de caldo y unos pocos renglones sin racionar, y sobre producto ‘liberado controlado’. ¿Cómo pueden liberar y controlar a la vez? ¿Cómo confiar en quienes hablan así? ¿Cómo funcionará la economía ‘con eficiencia’ haciendo más de lo mismo, atados al cadáver del sistema estatista comunista que ocasionó la destrucción económica de Cuba y en cuanto país tomó el poder? El fogón y la mesa del comedor de los hogares cubanos acallan todo optimismo; cumpliendo lo que decía quien hambreó a millones al obstinarse en aplicar ‘infalibles’ teorías falsas, Lenin: ‘- Los hechos son más obstinados’…”


Acerca del Autor:

2) Portal de Diez de Octubre 818, año 2013 - Foto J. Leygonier.

Jaime Leygonier

Periodista independiente, con una amplia producción en diferentes medios de la prensa independiente y el exilio. Escritor, ex profesor (expulsado por sus acciones políticas), fue condenado a tres años de privación de libertad en 1990 por el supuesto delito de “propaganda enemiga”, con anterioridad expulsado de la carrera de Historia en la Universidad de La Habana por no renegar del catolicismo.

Reside en Cuba y se mantiene activo en la prensa independiente, incluido el periodismo de investigación.

© Jaime Leygonier

© Cubamatinal 2006-2019

El socialismo, el capital y el petróleo venezolano

Internacionales / Economía Política 

venezoil2

Cubamatinal / En medio de la actual agitación social y política en Venezuela, una discusión sobre qué podría impulsar una intervención militar extranjera en el país ha estado en los titulares últimamente. Para mi sorpresa, las reservas de petróleo de Venezuela ( las más grandes del mundo ) se encuentran entre las principales razones por las que la gente cree que el gobierno de los EE. UU. intervendría. 

Por Omar López-Arce

Houston, Texas, 22 de febrero  de 2019 / Mises Wire/ Sin embargo, la forma actual de la industria petrolera y el comportamiento del mercado sugieren lo contrario.No importa cuán grandes, las reservas de petróleo de Venezuela son económicamente poco atractivas, al menos en el estado actual de la industria y la nación sudamericana.

Afortunadamente, ya no vivimos en los años 70 u 80, donde se usaba el petróleo como pretexto (un tanto inmoral) para enviar tropas a países ricos en petróleo en el Medio Oriente. En 2019, a la inversa, la OPEP ha perdido poder geopolítico , por lo que tiene menos influencia en el mercado; Los precios del petróleo se mantienen un tanto estables, y los productores de petróleo de esquisto de EE. UU. han logrado reducir su punto de equilibrio, lo que los ha hecho más fuertes a nivel mundial. Cualquier inversionista sensato apostaría su dinero donde es probable que produzca ganancias. 

Además, en Venezuela, el capital existente ha huido del país y es poco probable que las nuevas inversiones lleguen a un lugar sin un estado de derecho y donde las personas luchan por obtener alimentos y otros bienes básicos. Pero incluso si la decisión se redujera a agregar un equipo de perforación en un campo de Texas o comenzar un proyecto de exploración petrolera en Venezuela, sería mucho más inteligente mejorar la eficiencia de lo que se está produciendo actualmente, y funcionar bien, en lugar de ir por el largo plazo. disparo en medio de la ceguera.

Para evaluar la importancia económica relativa de cada opción, debemos pensar como inversores. Comencemos con lo básico: BP proporciona un descargo de responsabilidad claro y simple para la definición de “reservas de petróleo”, dice: “Nadie sabe ni puede saber cuánto petróleo hay bajo la superficie de la tierra o cuánto será posible producir en el futuro“.

Lo anterior confirma una máxima de negocio: riesgo e incertidumbre. Ahora, para comprender la extensión de ambos en nuestro ejercicio, tenga en cuenta que algunas reservas de petróleo están enterradas bajo campos vírgenes y sin explotar, lo que a su vez exigirá una inversión masiva. Tendrías que empezar desde cero. De la misma manera, considere este desafío adicional: perforar para obtener petróleo es una cosa, pero asegurar un lugar para todos esos barriles en el mercado de refinación es otra. 

Piensa en 2019, no en 1980.Ahora comparemos la producción histórica de ambas naciones. De 2007 a 2017 (nota que el régimen socialista de Venezuela comenzó en 1998), la producción de petróleo en Venezuela se desplomó. La producción diaria disminuyó alrededor de un millón de barriles si comparamos la producción de 2017 con la de 2007.

Por el contrario, la producción de petróleo de la OPEP aumentó en cuatro millones de barriles a lo largo del mismo período. Cuando el llamado propietario de las mayores reservas probadas de petróleo del planeta no puede mantenerse al día con la demanda de petróleo, eso debería provocar una bandera roja.

La producción de petróleo nos lleva a ver la eficiencia de cada partido. Si bien la compañía petrolera estatal de Venezuela ha estado luchando por cumplir los objetivos de producción , al no cumplir con los compromisos contractuales con los compradores, los productores de petróleo de esquisto de EE. UU. Lograron rediseñar sus estrategias y modelos de negocios, y lograron adaptarse a los nuevos precios comerciales “más bajos por más tiempo”.

Dados estos hechos, ¿dónde invertirías? ¿Qué escenario es más atractivo, o menos arriesgado, Venezuela: con las reservas de petróleo más grandes o Estados Unidos, el mayor productor de petróleo? Bueno, todo se reduce a un análisis de costo-beneficio. Por un lado, de hecho hay 300.000 millones de barriles de petróleo bajo tierra , pero incluso si solo se extrajera una fracción de eso, un inversor tendría que incurrir en enormes costos y asumir riesgos que van más allá de los relacionados con la industria. 

En el lado estadounidense, en contraste, tiene muchas menos reservas para explotar, pero ya existe capital de trabajo, tecnología, conocimientos e incluso la opción de tratar directamente con el propietario de la tierra (los derechos minerales juegan un papel decisivo). En resumen, los productores estadounidenses están explotando sus reservas, mientras que las reservas de Venezuela están inactivas y enterradas. Es una obviedad.

También es importante tener en cuenta que el régimen socialista en Venezuela ignora el hecho de que el capital necesita ser renovado. En cambio, creen que imprimir dinero mantendrá a la nación a flote. Este es uno de los errores originales de un planificador central. El papel moneda en sí no atrae a los inversores.El dinero fiduciario no es capital.

Para entender mejor el papel del capital, permítame usar una situación hipotética para explicarlo. Imagina que se ha encontrado una cierta cantidad de petróleo en Marte. Por el bien del ejemplo, suponga que ha sido elegido para decidir qué enviar en el primer buque de carga al Planeta Rojo. 

El objetivo es asegurar que el petróleo se extraiga de la manera más eficiente. Tenga en cuenta que la habitación dentro de la nave es limitada. ¿Qué preferirías enviar? Cientos de maletas llenas de la moneda de su elección, o perforadoras con sus brocas, computadoras con software de primera categoría, bombas, un kit para configurar una conexión a Internet y el mayor conocimiento posible (libros, manuales, dibujos, etc.) ?

No importa cuánto petróleo haya bajo tierra. Si no hay capital, las “reservas probadas” no son más que un número en una tabla. Como señaló Mises: ” En una economía socialista hay bienes de capital, pero no capital “. Difícilmente se puede pensar en una sola razón legítima para usar el dinero de los impuestos para invadir una nación. Aunque entre los más tontos, el argumento de “las mayores reservas de petróleo en el planeta” está en la cima de la lista.

lopezarce

Omar López-Arce. Ha trabajado para la industria del petróleo y el gas desde 2005. Es ingeniero mecánico y tiene una maestría en negocios internacionales. Ha sido asignado a México, Colombia, Ecuador y actualmente reside en Houston, Texas. Síguelo en Twitter.

© Omar López-Arce
© Mises Wire
© Cubamatinal (Reprint Creative Commons)

 

 

 

 

 

 

 

La descentralización es la solución al problema del cierre del gobierno

Estados Unidos / Opinión sobre el cierre del gobierno

shutdown1

Cubamatinal / El cierre parcial con el gobierno federal ha ayudado, quizás más que cualquier otro evento político reciente, a ilustrar algunos de los problemas más grandes que surgen al centralizar un número cada vez mayor de actividades gubernamentales dentro de una sola institución centralizada.

Por

Washington, 19 de enero de 2019 / Mises Wire / Si el gobierno de los EE. UU. Estuviera más descentralizado, ahora no estaríamos enfrentando un fallo sistémico a nivel nacional que ha seguido paralizando al sector privado de muchas maneras.

Rehenes retenidos por un estado regulatorio cerrado

La federalización de los recursos y el poder regulatorio durante el siglo pasado ha creado una situación en la que numerosas industrias dependen de las licencias y la aprobación regulatoria de los reguladores federales para funcionar. Y, sin embargo, gracias al cierre, estas industrias pueden hacer poco cuando se enfrentan a un gobierno federal que impone mandatos, pero no brindan a la agencia los “servicios” necesarios para permitir que las agencias funcionen bajo esos mandatos.

Por ejemplo, como informó The Washington Post , las áreas donde el gobierno federal tiene una gran huella regulatoria, como Alaska, están a merced de políticos a miles de kilómetros de distancia.

La mayoría (61 por ciento) de Alaska es tierra gubernamental administrada por cinco agencias federales diferentes según el Servicio de Investigación del Congreso. Las principales industrias del estado, incluida la pesca, el turismo y el petróleo y el gas, dependen de las acciones cotidianas de los trabajadores y reguladores federales.

Las pesquerías han evitado hasta ahora grandes perturbaciones, a pesar de algunas llamadas cercanas. La mayoría de los barcos aún se las arreglan con las licencias e inspecciones que ocurrieron antes del cierre.

Pero el tiempo se está acabando. Los barcos comerciales más importantes deben llevar observadores a bordo para controlar su captura. Pero cuando regresan de un viaje, esos observadores deben ser interrogados por el Servicio Nacional de Pesquerías Marinas (National Marine Fisheries Service, por sus siglas en inglés);

Alaska es un ejemplo extremo, pero otros estados que también tienen una importante propiedad federal de la tierra (que incluye la mayoría de los estados del oeste de los Estados Unidos) también se ven afectados. A nivel nacional, los estados con estados costeros que dependen del buen funcionamiento de la regulación federal de la pesca y los recursos naturales afectados también.

Y no termina con los recursos naturales. Con la Oficina de Impuestos y Comercio cerrada , las cervecerías no pueden enviar cerveza. Eso deja a toda una industria en el aire, y los cerveceros artesanales pequeños son los más afectados. A medida que continúa el cierre, más de estos trabajadores pueden esperar que sus cheques de pago se agoten debido a la falta de ingresos.

Mientras tanto, la FTC, la SEC y la FCC están parcialmente cerradas .

Algunos activistas antigubernamentales podrían ver esto y decir: “¡genial, de todas formas no necesitamos esas agencias!” Pero aquí está el problema: aunque los miembros del personal de esas agencias pueden quedarse en casa, eso no significa que el sector privado ya no esté sujeto a los mandatos y regulaciones que supervisan esas agencias. Las compañías privadas aún deben obtener todas las licencias y aprobaciones reglamentarias habituales de las agencias federales. Es solo que las agencias federales ya no están disponibles para aprobar o responder preguntas.

Eso no es algo para celebrar.

En resumen, existen todos los obstáculos federales habituales para obstaculizar el sector privado. Excepto ahora, hay aún menos formas de sortear esos obstáculos. Lo que es aún peor es que este problema es a nivel nacional.

Si estos poderes regulatorios y agencias se descentralizaran de las manos del gobierno federal, por supuesto, no estaríamos viendo un problema nacional. Si un estado experimentara un “cierre”, algo que es extremadamente raro a nivel estatal, por cierto, ahora no estaríamos enfrentando un problema a nivel nacional en el que industrias enteras se enfrentan a cuellos de botella regulatorios. Los problemas se limitarían a estados individuales. Y aquellos estados que eran propensos a cierres u otros cuellos de botella regulatorios verían un éxodo de la industria y el capital.

Tampoco nos enfrentaríamos a una situación en la que 800,000 empleados federales, en todo el país, actualmente no reciben remuneración. Este es un problema que se ha ampliado mucho en su alcance por la centralización del poder gubernamental.

El gobierno federal tiene demasiados problemas en su plato

Otra razón para descentralizar es poner fin a una situación en la que es más probable que los cierres del gobierno se deban al amplio alcance y la complejidad del presupuesto federal y las responsabilidades federales.

En los Estados Unidos, las prerrogativas del gobierno federal se expandieron durante el siglo pasado para incluir todo, desde las pensiones de vejez hasta las carreteras, la regulación de la asistencia médica, los subsidios agrícolas y mucho más. Todo esto se ha agregado sobre las prerrogativas federales más tradicionales de la política exterior. Es natural entonces que la probabilidad de paradas aumente a medida que aumenta la cantidad de áreas para conflictos políticos.

Después de todo, el cierre actual no surge solo de una disputa por un muro fronterizo. Es un problema mayor que se deriva del hecho de que los demócratas quieren usar el financiamiento potencial del muro para una gran cantidad de otros usos. Y, mientras más grande ha crecido el gobierno federal, los posibles objetivos para el gasto gubernamental se han vuelto cada vez más grandes.

Además, incluso el problema de construir muros fronterizos no siempre fue un problema federal. Antes de finales del siglo XIX, los gobiernos estatales eran los gobiernos que se ocupaban del problema de limitar los flujos de migrantes. Aunque algunos conservadores ahora crean argumentos legales recargados en un intento por demostrar que la inmigración, un tema aparte de la naturalización, siempre ha sido un trabajo del gobierno federal, la experiencia histórica real deja en claro que la federalización de la política de inmigración es una innovación posterior.

Entonces, ahora nos quedamos con un gobierno federal donde el presidente y la legislatura pueden discutir interminablemente sobre cualquier cosa bajo el sol. Si el trabajo del gobierno federal es controlar y financiar todo, desde la investigación del cáncer hasta los parques nacionales, es solo cuestión de tiempo hasta que enfrentemos un punto muerto político sobre uno de los innumerables temas que se están discutiendo.

Tampoco es solo el alcance de los problemas. El tamaño y el alcance de los Estados Unidos son problemáticos. Los Estados Unidos son tan grandes, y cultural y demográficamente diversos, que los desacuerdos significativos sobre cómo deben usarse las prerrogativas federales son inevitables. Un sistema menos frágil y más receptivo surge de un sistema político descentralizado que permite la diversidad en las políticas que afectan los viajes, la educación, el alivio de la pobreza y más. Si la política educativa, por ejemplo, se decide a nivel estatal, entonces podemos estar seguros de que nunca veremos un cierre federal por el financiamiento de las escuelas. Simplemente se convierte en un no-problema a nivel federal.

La solución radica en la descentralización

La solución está en quitarle al gobierno federal su autoridad sobre una gama tan amplia de temas, y permitir la diversidad y el localismo en el gobierno. Esto naturalmente incluye programas de asistencia social , terrenos públicos , seguridad de aeropuertos , fuerzas del orden público , fuerzas militares terrestres , inmigración y el estado regulador.

Tal como está, las instituciones gubernamentales estadounidenses, al ser tan dependientes de los fondos federales y la supervisión regulatoria, ahora son frágiles, infladas, no responden y son propensas a los cuellos de botella políticos. Ahora vemos esto en el trabajo. 

Los problemas que ahora enfrentamos con el cierre deben ubicarse directamente a los pies de quienes han pedido interminables niveles cada vez mayores de control federal sobre las comunidades estatales y locales, al mismo tiempo que centralizan el poder financiero y regulatorio dentro de una sola institución. No todo tiene que convertirse en un problema sistémico a nivel nacional cuando el gobierno federal se encuentra en un callejón sin salida político. Deberíamos tomar medidas ahora para limitar el daño que pueden hacer los federales.

 

Ryan McMakenRyan McMaken  ( @ryanmcmaken ) es un editor senior del Instituto Mises. Envíele sus presentaciones de artículos para Mises Wire y The Austrian , pero lea primero las pautas del artículo . Ryan  es licenciado en economía y ciencias políticas por la Universidad de Colorado y fue economista de la División de Vivienda de Colorado de 2009 a 2014. Es autor de  Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State en el género occidental.

© Mises Wire
© Cubamatinal (Reprint Creative Commons)

Detrás de las escenas en los bancos centrales que crearon nuestro moderno sistema monetario

Economía / Economía Política

money1_0

Cubamatinal / El presente volumen es un relato interesante y fascinante de cómo las monedas globales, como la libra esterlina británica y el dólar estadounidense, se han elevado al dominio mundial en la arena monetaria internacional, y cómo las monedas como el renminbi chino, por ejemplo, podrían seguir en su pasos Dividido en doce capítulos, el trabajo se centra principalmente en la historia monetaria internacional del siglo XX, complementada por una breve reseña de los siglos XIX y XXI. El enfoque más estrecho de la discusión en estos capítulos, y la mayoría de los datos suministrados en los apéndices de cada capítulo, se refieren a la composición de las reservas de divisas, es decir, el saldo entre las tenencias de libras y dólares, y más tarde de yen, euro y renminbi.

Por

[Del Summer 2018 Quarterly Journal of Austrian Economics. Una reseña de How Global Currencies Work: Past, Present, and Future por Barry Eichengreen, Arnaud Mehl y Livia Chitu, Princeton, NJ: Princeton University Press, 2018, 250 pp.]

United Kingdom, January 16, 2019/ Mises Wire/ A partir de esto, los autores proponen desentrañar algunos descubrimientos fácticos nuevos y algunas implicaciones para el futuro del sistema monetario internacional. Más precisamente, rechazan la visión teórica tradicional que sostiene que el estatus de moneda internacional se asemeja a un monopolio natural que surge orgánicamente de los beneficios de usar la moneda del país más económicamente (comercial y financieramente) en las transacciones económicas internacionales, es decir, un monopolio debido a Retornos de red (pág. 4), y efectos de captura y cierre de ganadores.

Debido a que, según los autores, este modelo “antiguo” no es compatible con gran parte de los datos del siglo XX, proponen una visión “nueva” que sostiene que se pueden usar varias monedas de manera internacional a escala internacional, como la libra esterlina y la libra esterlina. El dólar durante los años veinte. Estas monedas jugaron “roles internacionales consiguientes” (p. 11) demostrando que la inercia y la persistencia debidas a los efectos de red en las transacciones internacionales no son tan fuertes como se pensaba anteriormente. Su marco teórico actualizado está tomado del proceso de desarrollo tecnológico, donde las nuevas tecnologías son adoptadas gradualmente por los usuarios y crecen exponencialmente, por lo que utilizan una analogía entre el funcionamiento de las monedas internacionales y las de los sistemas operativos informáticos.

La discusión de Eichengreen, Mehl y Chitu también parece girar en torno a la interacción entre la esfera política y las políticas monetarias nacionales a escala internacional, pero esta perspectiva permanece latente a lo largo de su análisis. Los autores se centran más bien en los aspectos técnicos del estado de la moneda internacional y tratan deliberadamente los asuntos políticos y monetarios como elementos separados, en parte descartando los asuntos políticos por completo.

Los capítulos 2, 3 y 4 contienen una narrativa histórica objetivamente rica sobre el origen y el desarrollo de la tenencia de reservas extranjeras, particularmente antes y después de la Primera Guerra Mundial. Dispersas en todo hay pequeñas gemas útiles para cualquier estudioso de la teoría monetaria, como el hecho de que “las reservas de divisas habían representado menos del 10 por ciento de las reservas totales en 1880, [pero] representaron casi el 15 por ciento en 1913” (p. 17) .

En el Capítulo 4, los autores proporcionan evidencia de la composición monetaria de las reservas de divisas en las décadas de 1920 y 1930 que mejor sustentan su visión “nueva”: descubren que el dólar superó a la libra esterlina como la moneda de reserva internacional a mediados de la década de 1920, y no en la década de 1930 a 1940 como lo pensaban los estudiosos monetarios. Esto demuestra que la libra esterlina y el dólar compartieron, al mismo tiempo, el estado de la moneda internacional. Contrariamente a la visión tradicional, entonces, el estado de la moneda internacional no está sujeto a un monopolio natural.

Para explicar con más detalle cómo se produjo esto, los autores muestran en los capítulos posteriores los grandes esfuerzos de intervención de la Reserva Federal de los EE. UU. Para “apoyar el mercado entre 1917 y 1937” (p. 69). El enfoque de mano dura de la Reserva Federal para el crédito comercial (capítulo 5) y los mercados de bonos internacionales (capítulo 6) impulsó al dólar al estado de moneda internacional durante un corto período antes de su colapso durante la Gran Depresión. Sin embargo, y una vez más refutando el modelo teórico, el dólar recuperó su estado en la época de la Segunda Guerra Mundial y superó por completo a la libra esterlina británica, lo que demuestra que el estado de la moneda internacional, una vez perdido, no se pierde para siempre. Más bien, se puede recuperar a través de los esfuerzos coordinados de un banco central poderoso, que puede beneficiarse enormemente de la ingeniería de este ascenso al estado de moneda global. Además, sostienen los autores, otros países también se benefician de no depender de un prestamista global de último recurso, sino de una red de prestamistas. Los capítulos 9, 10 y 11 discuten en la misma línea el ascenso y la caída del yen y el euro (con la crisis del euro), y las perspectivas de futuro del renminbi chino, respectivamente.

A pesar de la gran cantidad de información histórica contenida en este libro y de la amplia información nueva disponible para los autores, el volumen no alcanza la promesa en su título. La narrativa no muestra realmente cómo funcionan las monedas globales de una manera integral, sino solo cómo la ascensión global de una moneda puede rastrearse hasta las maquinaciones detrás de escena de un banco central. Como tal, el tema pudo haber sido, y fue, tratado satisfactoriamente en media docena de artículos de revistas publicados por los autores entre 2009 y 2016 (p. XV).

Sin embargo, aún es interesante observar que la historia geopolítica del mundo se puede leer a través de la historia de la política monetaria, o quizás, que la historia de la política monetaria se refleja en la historia de la geopolítica. Como explican los propios autores, el predominio de la moneda de un país en los intercambios internacionales puede indicar el “apalancamiento singular” (pág. 3) del banco central de ese país sobre las relaciones financieras internacionales y la política internacional. Más importante aún, lo contrario también es cierto: el predominio de un país en la política internacional es un buen indicador del estado internacional de su moneda a lo largo de la historia.

Sin embargo, debido a que los autores eligen separar las causas políticas y las implicaciones de las políticas monetarias de sus aspectos económicos, en última instancia, el libro ofrece un análisis bastante vacilante y sin pretensiones que lo hace sentir deslucido. Surgen dos preguntas que siguen sin respuesta: ¿Por qué los bancos centrales se benefician de que su moneda se convierta en global, si no al evitar que la inflación interna se refleje en su tipo de cambio y reservas extranjeras? ¿Y por qué otros países se benefician de tener múltiples prestamistas de último recurso (múltiples monedas de reserva), si no logran el mismo disfraz? Sin una respuesta a estas preguntas, ni siquiera un reconocimiento de su existencia, el libro parece ser una colección de grandes ideas cuyo potencial no se ha realizado.

Permítanme ilustrar brevemente esto al contrastar el análisis de Eichengreen, Mehl y Chitu sobre el trascendental cambio en las relaciones monetarias internacionales en la Conferencia de Génova de 1922 con el presentado por Mises y Rothbard.

Los autores discuten en el capítulo 3 (From Jekyll Island to Genoa) los esfuerzos de los países líderes para restablecer el patrón oro en la década de 1920, evitando las repercusiones deflacionarias después del período de gran inflación durante la Primera Guerra Mundial. Según el informe de la comisión financiera,

Las resoluciones de Génova exigían negociar una convención basada en el estándar de intercambio de oro con el fin de “evitar las fluctuaciones indebidas en el poder de compra del oro” … La idea era crear un entorno en el que se regule el crédito … con el fin de mantener las monedas a la par entre sí (pp. 38-39).

Eichengreen, Mehl y Chitu ven esto únicamente como un esfuerzo abierto de Gran Bretaña para recuperar el dominio perdido de la libra esterlina, y el deseo inocente de renunciar a las cadenas doradas del patrón oro anterior a la Primera Guerra Mundial. Mientras discuten la competencia monetaria entre Londres y Nueva York, no logran identificar la naturaleza de esta competencia y evitan responder a la pregunta de si el nuevo sistema de reservas estaba “mal diseñado o mal administrado” (p. 41).

En el diseño del sistema se escondía una meta fatídica: la continua inflación de los suministros de dinero. Los esfuerzos de coordinación entre las autoridades monetarias centrales para alcanzar este objetivo fue un primer paso hacia el abandono del sistema monetario de productos básicos. Si bien los autores solo parecen eludir el tema, Rothbard (2010, pp. 94-95) argumentó explícitamente que Gran Bretaña quería

establecer un nuevo orden monetario internacional que induciría o forzaría a otros gobiernos a inflarse o a volver al oro a un nivel sobrevaluado para sus propias monedas, paralizando así sus propias exportaciones y subsidiando las importaciones de Gran Bretaña. Esto es precisamente lo que hizo Gran Bretaña, cuando abrió el camino, en la Conferencia de Génova de 1922, al crear un nuevo orden monetario internacional, el estándar de intercambio de oro.

Mises había explicado esta necesidad de coordinación de políticas de una manera similar:

Varios gobiernos se salieron del patrón oro porque estaban ansiosos por hacer que los precios y salarios internos subieran por encima del nivel del mercado mundial, y porque querían estimular las exportaciones y obstaculizar las importaciones. La estabilidad de los tipos de cambio fue, para ellos, una travesura, no una bendición (2010a, p. 252).

Si los distintos gobiernos y bancos centrales no actúan todos de la misma manera, si algunos bancos o gobiernos van un poco más lejos que los otros … aquellos que expanden [la oferta monetaria] más se ven obligados a regresar a la tasa de interés del mercado para poder Para preservar su solvencia a través de la liquidez; quieren evitar que los fondos sean retirados de su país; no quieren ver sus reservas en … disminución del dinero extranjero (Mises, 2010b, p. 77).

El tema crucial aquí, por lo tanto, no es la prominencia de una moneda u otra, sino que esta prominencia fue diseñada para acelerar la renuncia al patrón oro y ampliar en gran medida la libertad de todos los bancos centrales para inflar los suministros de dinero. La Conferencia de Génova había allanado así el camino para los próximos pasos: la conferencia de Bretton-Woods de 1944 y el “cierre de la ventana de oro” en 1971. Este proceso no se desarrolló sin problemas, pero creó el entorno propicio para los gobiernos intergubernamentales. acuerdos monetarios, y permitió que los Estados Unidos y otras naciones poderosas empleen una “política de negligencia benigna hacia las consecuencias monetarias internacionales de [sus] acciones” (Rothbard, 2010, p. 101). Esto eliminó aún más muchos obstáculos para crear “la condición ideal para una inflación ilimitada” (Rothbard, 2009, p. 1018), un sistema que imita la moneda fiduciaria global lo más cerca posible.

En este sentido, el deseo de diseñar el estado de la moneda global para la moneda de una nación está abierto a otra interpretación más sombría, que pone de relieve los peligros acuciantes del dinero fiduciario internacional.Según Mises (2010b, p. 254):

Bajo un sistema de inflación mundial o expansión del crédito mundial, cada nación estará ansiosa por pertenecer a la clase de ganadores y no a la de los perdedores. Solicitará tanto como sea posible la cantidad adicional de papel moneda o crédito para su propio país.

En una reseña de un libro no es habitual criticar a los autores por no lograr algo que no se propusieron explícitamente. Sin embargo, el modo en que funcionan las monedas globales: pasado, presente y futuro está faltando en su profundidad y amplitud de análisis. No obstante, la abundancia de datos sobre la composición de las reservas de divisas que los autores ponen a disposición es impresionante, y su cumplimiento en este sentido debe ser elogiado. El libro es fácil de leer, aunque en gran medida de naturaleza técnica y demasiado estrecho en su enfoque.

Tengo la esperanza de que este proyecto sea seguido por otra investigación más extensa sobre el funcionamiento de las monedas globales. Un análisis alternativo de estos datos, centrado en las diferencias de tipo entre los productos básicos y el papel moneda, proporcionaría una ilustración mucho más profunda y rica de cómo se hacen las monedas fiduciarias globales para que sirvan a los fines políticos de una nación poderosa u otra. De hecho, esto iluminaría gran parte de la oscura historia de la política monetaria durante los últimos tres siglos.

 

Dra. Carmen Elena Dorobăț is a Fellow of the Mises Institute and assistant professor of business and economics at Leeds Trinity University in the United Kingdom. She has a PhD in economics from the University of Angers, and is the recipient of the 2015 O.P. Alford III Prize in Political Economy and the 2017 Gary G. Schlarbaum Prize for Excellence in Research and Teaching. Her research interests include international trade, monetary theory and policy, and the history of economic thought.

© Mises Wire
© Cubamatinal (Reprint Creative Commons)

Las privaciones del socialismo en la Unión Soviética

Economía Política /  ¿ A qué se país se le parece?

URSS

 

Cubamatinal / El autor del presente articulo, lo publico originalmente en Liberty Nation. fue publicado con posterioridad por Mises Wire, de donde lo tomamos bajo licencia Creative Commons para su re-impresión digital. 

Por

Washington 28 de diciembre de 2018/ Mises Wire/ Un hombre entra a una tienda y pregunta: “¿No tiene carne?” “No”, responde el empleado de ventas, “No tenemos pescado. Es la tienda al otro lado de la calle que no tiene carne “.

Las escenas de escasez de alimentos, largas filas y rusos harapientos eran comunes en la Unión Soviética. Moscú creía que podía ofrecer un mundo de prosperidad e igualitarismo instituyendo cálculos matemáticos avanzados para administrar la economía . ¿Cómo resultó? Bueno, como todo buen economista, cuando las cosas se pusieron tan mal, los hombres más inteligentes de la sala recurrieron a la única publicación que podría salvar a la humanidad: el Catálogo Sears.

En lugar de utilizar el sistema de precios del mercado, los funcionarios soviéticos imitaron a sus homólogos chinos y revisaron el catálogo icónico pero ahora extinto para conocer los precios de los bienes de consumo. A pesar del estudio intensivo y el análisis del costo de un par de johns largos, Moscú no pudo aliviar la miseria.

Usando fórmulas para administrar una economía nacional a partir de las molestias de una monstruosidad burocrática decrépita, el gobierno soviético falló en casi todo. Al menos crearon una gran cantidad de bromas, como contaba a menudo Ronald Reagan.

Economía soviética

Es un tema estándar para los camaradas hablar sobre los gulags, Joseph Stalin, Nikolai Gorbachev y la Guerra Fría cuando reflexionan sobre la historia de la Unión Soviética con una botella de vodka. Pero es raro entablar una conversación extensa sobre las políticas económicas empleadas por la URSS durante un período de 70 años.

Como cualquier otro  experimento socialista a lo largo de los siglos XX y XXI, -sellos distintivos de la ideología – el control de precios, cuotas de producción, la planificación central, y el gobierno totalitario – eran omnipresentes. Y, al igual que estas actividades, la miseria y el sufrimiento generalizados estaban a la orden del día. Evitando el capitalismo de Occidente, los soviéticos dependían de la sabiduría de sus nuevos dioses para lograr el éxito económico y la dominación mundial: un antisemita borracho llamado Karl Marx, un tirano cruel en Vladimir Lenin y un paranoico Joseph Stalin.

 La Unión Soviética empleó todas las políticas con las que los socialistas y comunistas de hoy fantasean mientras beben su café con leche, miran la CNN y las camisetas deportivas que muestran la hoz y el martillo: propiedad estatal de los medios de producción, la agricultura colectiva, la vida comunitaria, la nacionalización. de los activos industriales, y la planificación centralizada. Los soviéticos intentaron dirigir la economía sin precios de mercado, en lugar de depender del intelecto de Gosplan, una agencia del gobierno federal que estableció los niveles “correctos” de precios, producción y salarios.

Por ejemplo, Gosplan determinó los precios de los productos minoristas calculando primero la cantidad total de dinero que se gastó en salarios y cuánto estaba listo para el consumo. La agencia luego usaría el recuento y lo equipararía al valor de todos los bienes producidos en ese año de acuerdo con uno de sus muchos planes quinquenales. Para entonces, Gosplan creía que podía establecer el precio de cada bien utilizando principalmente la falaz Teoría del Valor del Trabajo Marxista: el valor de un bien o servicio basado en el “trabajo socialmente necesario“.

Los bienes también se clasificaron en dos categorías: Grupo A, que era industria pesada, y Grupo B, que incluía bienes de consumo. A la primera se le dio la máxima prioridad: esto era obvio en la mala calidad de los productos como refrigeradores, lavadoras y televisores.

Pero, ¿de qué sirve la calidad cuando los consumidores apenas pueden tener acceso a estos artículos de mala calidad?

Efectos de la planificación central

La escasez de productos básicos de consumo (alimentos y otros) prevaleció. Si bien las escaseces no eran tan graves en los principales centros de población, como Leningrado y Moscú, eran comunes en el resto del país. O no encontró nada en los estantes de las tiendas estatales o esperó en largas filas. Si violaste el undécimo mandamiento del comunismo, no deberías patrocinar un negocio privado, todavía no tendrías acceso a una fruta fresca o algo de carne porque los precios eran demasiado altos o los inventarios eran estacionales.

En 1982, The New York Times describió lo que encontraría en cualquier número de tiendas estatales del país:

Al mediodía, un día, la semana pasada, el mostrador de carne se había reducido a lastimosos cortes de carne y cordero, principalmente de grasa y huesos. Después de unas pocas semanas el año pasado, cuando desapareció de las tiendas de Moscú, la mantequilla se volvió a vender, pero con un límite de 1.1 libras por comprador. “El mostrador de verduras contaba con exhibiciones simétricas de zanahorias, remolacha y repollo, pero gran parte estaba podrida”.

Para aliviar la grave situación, el gobierno instituyó un sistema de racionamiento, también conocido como la “opción por defecto de la distribución estalinista“. Las jurisdicciones tenían reglas diferentes. Moscú, por ejemplo, estableció límites a la cantidad que los compradores podían comprar y regulaba las horas de operación. Algunas ciudades tenían cupones, otras imponían restricciones. Para comprender qué tan grave era la escasez de alimentos, los zoológicos estatales hicieron que sus animales se convirtieran en vegetarianos.

Estos desarrollos pronto cambiaron a otras áreas de la Cortina de Hierro, incluida la atención médica . Los niños no podían comprar leche sin una receta médica , los cortes de energía en el hospital eran rutinarios y el gobierno inició una campaña de concientización pública sobre los peligros de comer en exceso. Los burócratas médicos utilizaban la anestesia como una forma de extorsión; no estaba disponible para las cirugías, pero si pagó un soborno, entonces apareció mágicamente. La tasa de mortalidad infantil era tan mala que el gobierno no consideró a los niños como nacidos hasta que sobrevivieron a su primer mes.

El público finalmente tuvo bastante del socialismo.

La caída de la “amenaza roja”

Durante décadas, tuvieron que vivir con cuatro personas en un apartamento de una habitación, tuvieron que vivir bajo el botín tiránico de los líderes autoritarios, tuvieron que sacrificarse al estado y, lo peor de todo, tuvieron que ver a sus mortales. El enemigo, Estados Unidos, disfruta de los frutos del capitalismo. ¿Es de extrañar por qué el gobierno rodeó las torres de radio con guardias militares y alambre de púas, por qué las fuerzas de seguridad inspeccionaron rutinariamente a la población y por qué las burocracias saquearon oficinas de disidentes? El estado se asustó de la gente, como siempre debería ser.

La caída de la Unión Soviética es un estudio de caso en espera de que las leyes de la economía destruyan a una nación. EE. UU. No tuvo que invadir Rusia ni dejar caer bombas en San Petersburgo para poner fin a la amenaza de la amenaza roja. La disolución de la URSS fue causada por la economía fallida y el engreimiento fatal de los socialistas.

Es como la vieja broma:

Una anciana va a Gorispolkom (autoridades locales) con una pregunta, pero cuando llega a la oficina del funcionario, ha olvidado el propósito de la visita. “¿Se trataba de su pensión?”, Pregunta el funcionario. “No, recibo 20 rublos al mes, eso está bien”, responde ella. “¿Sobre tu apartamento?” “No, vivo con tres personas en una habitación de un apartamento comunal, estoy bien”, responde ella. De repente, recuerda: “¿Quién inventó el comunismo, los comunistas o los científicos?”. El funcionario responde con orgullo: “¡Por qué los comunistas, por supuesto!” ¡Lo habrían probado primero en perros!


 

AUTHOR-ANDREW-MORAN

Originalmente publicado en Liberty Nation.

Andrew Moran es el corresponsal de economía en LibertyNation.com y es el autor de The War on Cash . Puedes encontrar más de su trabajo en AndrewMoran.net

© Andrew Moran

© Mises Wire

© Cubamatinal (Reprint Creative Commons)

 

El crecimiento de la oferta monetaria cae a un mínimo de 9 meses a medida que aumentan las tasas hipotecarias

Economía / Estados Unidos

dollars_3

Cubamatinal / El crecimiento de la oferta monetaria se desaceleró en noviembre, cayendo a la tasa más baja registrada desde febrero de este año. En general, el crecimiento de la oferta monetaria se mantiene muy por debajo de las tasas de crecimiento de 2009 a 2016, y ha fluctuado muy poco desde marzo.

 

Por

Washington, 23 de diciembre de 2018/ Mises Wire / En noviembre, el crecimiento interanual de la oferta monetaria fue del 3,48 por ciento. Eso fue inferior a la tasa de crecimiento de octubre de 3.7 por ciento, pero fue mayor a la tasa de noviembre de 2017 de 2.6 por ciento.

tms1_1_0

 

La métrica de la oferta de dinero utilizada aquí ( la medida de la oferta de dinero (TMS) “verdadera” o Rothbard-Salerno) es la métrica desarrollada por Murray Rothbard y Joseph Salerno, y está diseñada para proporcionar una mejor medida de las fluctuaciones de la oferta de dinero que M2. El Instituto Mises ahora ofrece actualizaciones periódicas sobre esta métrica y su crecimiento.

Esta medida de la oferta de dinero difiere de la M2 en que incluye depósitos de tesorería en la Reserva Federal (y excluye depósitos a corto plazo, cheques de viajero y fondos de fondos minoristas).

El crecimiento de M2 ​​aumentó en noviembre de 2018, aumentando 3.8 por ciento, en comparación con la tasa de crecimiento de octubre de 3.7 por ciento. M2 creció 4.6 por ciento en noviembre del año pasado. Al igual que la medida TMS, la tasa de crecimiento de M2 ​​ha disminuido considerablemente desde fines de 2016, pero ha variado poco en los últimos meses.

El crecimiento de la oferta monetaria a menudo puede ser una medida útil de la actividad económica. Durante los períodos de auge económico, la oferta de dinero tiende a crecer rápidamente a medida que los bancos hacen más préstamos. Las recesiones, por otro lado, tienden a ser precedidas por períodos de caída en el crecimiento de la oferta monetaria.

REloans_0

 

Muchos factores contribuyen a estas tendencias. En los últimos meses, el crecimiento de la oferta monetaria, tanto en M2 como en TMS, probablemente se ha visto afectado por la caída de las tasas de crecimiento en los préstamos inmobiliarios en bancos comerciales . En noviembre, los préstamos inmobiliarios crecieron un 2,9 por ciento, año con año, que fue un mínimo de 48 meses. La demanda de préstamos hipotecarios se ha suavizado a medida que las tasas hipotecarias han aumentado. En noviembre, la tasa hipotecaria promedio fija a 30 años alcanzó el 4.87 por ciento, que fue la tasa más alta desde marzo de 2011.

mortrate_0

Ryan McMaken
Ryan McMaken  ( @ryanmcmaken ) es un editor senior del Instituto Mises. Envíele sus presentaciones de artículos para Mises Wire y The Austrian , pero lea primero las pautas del artículo . Ryan  es licenciado en economía y ciencias políticas por la Universidad de Colorado y fue economista de la División de Vivienda de Colorado de 2009 a 2014. Es autor de  Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State en el género occidental.
Contacta con Ryan McMaken 

© Mises Wire

© Center of Information and Social Studies

© Cubamatinal

A %d blogueros les gusta esto: