Desfallece la zafra azucarera 2019-2020 en Cuba

Economía / Luego de ¡203! días de angustiosas molidas se dio por terminada la zafra azucarera cubana.

sello-postal-cubano
De fracaso en fracaso, hemos terminado ¡importando azúcar!

 

Cubamatinal / Lo anuncia un artículo en el diario Granma (junio 26/2020) con el eufemístico título de «Pendientes y aportes de una campaña insuficiente» con la firma de Gladys Leydis Ramos López del cual, pese a su opacidad, se pueden extraer varias conclusiones al describir verdaderos desastres en la que otrora fuera nuestra principal industria, primera exportadora mundial del dulce producto.

Por Germán M. González

Bauta, 4 de julio de 2020 / CM / En los años cincuenta del Siglo XX, todos los analistas, cubanos y extranjeros, consideraban que Cuba debía diversificar su economía, y todos coincidían conque eso debía ser a partir de diversificar la agroindustria azucarera, aprovechando la inmensa estructura productiva existente, con cuatro millones de ha cultivadas, sistema de transporte desarrollado, capacidad industrial instalada, un ejército de personal capacitado, etc.

La caña de azúcar posee tales cualidades, produce tan diversos renglones, que el azúcar sale gratuita de aprovecharse la materia prima para la obtención de alimento animal, combustible energético, electricidad, alcoholes para todos los usos incluyendo biocombustibles, papel, madera artificial, y muchos más.

Al estatizarse la industria y participar Cuba en el Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), correspondió al País en la división internacional del trabajo dictada producir azúcar, abandonándose por tanto todo el incipiente desarrollo alcanzado durante la República en el aprovechamiento del resto de las producciones posibles, mal llamados subproductos y derivados.

Así al demerengarse” el campo socialista europeo la industria azucarera cubana estaba anacrónica, con décadas de atraso respecto al desarrollo alcanzado en otros países azucareros, por ejemplo Brasil. Luego de anunciar al mundo que Cuba no producirá jamás combustibles a partir de alimentos Fidel Castro ordenó cerrar 120 centrales azucareros de los 165 existentes en ese momento y vale la pregunta: qué era más humanitario cerrar la agroindustria o dedicar parte de la producción a elaborar biocombustibles, tomando en cuenta que el azúcar es un alimento esencial, sobre todo en los países más pobres.

A la decisión, que condenó a un eterno tiempo muerto, como se llamaba en Cuba a los períodos entre zafras, a cientos de miles de trabajadores y habitantes de miles de bateyes -poblados- cañeros y azucareros se suma la ineficiencia crónica para causar que las zafras cubanas sean, año por año, cada vez más desastrosas.

Una ojeada al Anuario Estadístico Cubano, www.onei.cu , permite apreciar indicadores e índices productivos ridículos en relación con los logrados por Cuba históricamente así como comparados con los mundiales actualmente: rendimiento azúcar por ha cosechada menores de 3,5 t/ha de nunca menos de siete; rendimiento industrial de azúcar/caña molida inferior a 10% contra mínimos del 12%; rendimientos agrícolas inferiores a 40 t/ha y pérdida de tiempo industrial del 40%.

Añada a estos indicadores el subdesarrollo de la industria con relación a la obtención de otras producciones posibles y se llega a la conclusión que la cubana es una agroindustria insostenible e incosteable pues depende excesivamente del azúcar y ésta es producida con bajos rendimientos agrícolas e industriales, es decir, menos ingresos por pesos o dólares de costos y gastos. Cada índice o indicador de eficiencia por debajo de lo normal representa inversión de recursos no recobrada en forma de ingresos por la producción obtenida.

Siempre que hablan los funcionarios de la agroindustria mencionan problemas de financiamiento para la importación de insumos productivos por lo que éstos llegan tarde o no llegan. Al respecto Raúl León Torras [1], una autoridad nacional e internacional en el mundo azucarero señala en un trabajo recogido en la Antología publicada por la editorial de Ciencias Sociales, 1988, que Cuba importaba en 1959 el 5% de los insumos utilizados en la agroindustria, produciendo el 95% de éstos, hoy estos números se invierten a causa de la desindustrialización del País. Cabe señalar que si el los años pasados el azúcar significaba el 75-80% de las exportaciones cubanas, solo constituía el 25% de su Producto Interno Bruto [PIB] anual (Pericás, L.B. Che Guevara y el debate económico en Cuba, Casa de las Américas, 2014).

La zafra recién terminada ratifica la tendencia hacia resultados negativos. Comienza y termina en centrales no previstos y se demora su terminación del 2 de mayo al siete de junio, es decir, 35 días más de duración, lo cual significó adentrarse en el período de lluvias, algo funesto para el desarrollo de la cosecha. Solo molieron 44 centrales y 24 de ellos retrasaron la arrancada lo que deja unos diez sin moler, se supone que por falta de caña o no alistamiento de la industria, falta de transporte u otros factores.

Como es tradicional desde las zafras posteriores a 1970, cuando Fidel Castro proclamó la «discreción azucarera», en el artículo no se mencionan cifras de producción, plan y real, pero podemos deducirlas con cierto grado de exactitud. Tomando en cuenta que las zafras de los años anteriores has rondado el millón y medio de toneladas de azúcar, el plan para esta campaña debe haberse aproximado a los dos millones. Como se dice en el artículo que se molió el 83% de la caña planificada y el rendimiento -inferior al plan en el 2,4%= fue de un discretísimo 9,25 toneladas de azúcar por tonelada de caña molida, podemos inferior que la zafra pudo hacer alcanzado un millón seiscientas mil toneladas, es decir, la cuarta parte de lo solía hacerse en los años cincuenta del pasado siglo, pero con indicadores de eficiencia muy inferiores.

Como suele ocurrir, la culpa del desastre se le achaca al «bloqueo» aunque se admite tímidamente problemas organizativos en la cosecha y el transporte, insuficiente fuerza de trabajo en la operación de calderas, alto por ciento de caña quemada, no reconoce que nunca se han quedado en los puertos cubanos producciones destinadas a la exportación, tanto en el azúcar como en el resto de la economía, la limitación a la exportación es el déficit productivo de la economía cubana. En cuanto a los insumos necesarios todos ellos existen en países muy cercanos, como Brasil, México, Canadá, Colombia, etc. con los cuales Cuba ha mantenido relaciones comerciales solo dificultadas al no honrar convenientemente los créditos recibidos.

Sin embargo todo lo descrito no es lo peor, lo trágico es que en al terminar la pasada campaña, en una comparecencia ante la Asamblea Nacional de Poder Popular, el Presidente de AZCUBA confesaba que la peor limitante de la agroindustria es la falta de fuerza de trabajo calificada, algo inaudito en un país donde se decía que todos sabíamos de azúcar y de pelota. De aquella acabamos de describir su situación, de ésta mejor no hablar, duele demasiado, al decir de Padura.

[1] Trabajó como asesor de Julio Lobo, principal magnate azucarero cubano, después de 1959 continuó ligado al mundo azucarero como Presidente de la Organización Internacional del Azúcar y falleció siendo Presidente del Banco Nacional de Cuba.


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

Y… ¿Cómo quedo yo?

Opinión / La actual situación tiene como principal problema la mediocridad del equipo ejecutivo y …

miseria
Más de lo mismo, pero con otra mortaja

Cubamatinal / Como siempre el cubano de a adentro y de abajo hará otro agujero al cinturón y verá incrementada (aún más) su estado-dependencia.

Por Germán M. González

Bauta, 14 de junio de 2020 / CM / A los tres meses exactos de anunciarse el primer caso confirmado en Cuba de la COVID-19 (jueves 11 de junio) el partido & gobierno anuncia el próximo fin de la cuarentena. Sin embargo, lo que vino a continuación despierta la sospecha que el anuncio tiene más que ver con una fecha redonda para fines de propaganda que con la realidad. Recordar la importancia financiera de la renta de personal de la salud en el exterior y el interés en insertarse en el mercado internacional de medicamentos.

No obstante el anuncio de próximo cese de la cuarentena, al día siguiente, viernes 12, en el habitual parte del MINSAP se reconocen 14 casos positivos y -lo más preocupante- en uno no puede ser identificado el origen del contagio, algo que viene ocurriendo y de continuar así evidenciaría una circulación endémica del patógeno, tal como ocurre con algunas influenzas y catarros comunes. Téngase en cuanta que la toma de muestra se hace a una porción mínima de la población, lo cual indica un potencial de cientos o más personas sin origen del contagio identificable “sueltas”.

Realmente la cuarentena en Cuba se ha restringido al sector presupuestado la escasa actividad productiva de la deteriorada economía cubana, agrícola y agro industrial, minera, constructiva, industria y construcciones, etc. se han mantenido trabajando ralentizada por la falta de insumos, obsolescencia de medios, u otras causas generalmente organizativas, frecuentes, comunes y no exclusivas en la cuarentena cuyo fin se anuncia.

En el caso de sector del turismo debemos recapitular la información. El cierre se anunció por Díaz-Canel como un medida cuarentenaria, sin embargo, en aquella comparecencia el primer ministro (y ex ministro del sector) aclaró que “ya no están llegando aviones”, es decir, no fue una decisión nacional, fue la situación internacional la causa real del cese de esa actividad.

Ahora se anuncia desde la primera etapa la apertura al turismo nacional y posteriormente al internacional, pero éste limitado a la apertura de hoteles según la demanda y la utilización de los cayos del norte y del sur de la Isla como destinos únicos.

Es de esperar que la propaganda se centre en esa particularidad: lugares despoblados, totalmente seguros. Una vez más confusión entre necesidad y virtud.

La presentación y resumen del tema a cargo de Díaz-Canel brindó muy poca información, muchas consignas, protestas de fidelidad y continuidad y citas muy bien balanceadas de Castro I y II, cuidadosamente colocadas para evitar susceptibilidades. La información concreta cabría en un párrafo, a lo sumo.

El primer ministro resultó más explícito, pero siempre dejando muchas dudas, más que
aclaraciones, pues no se mencionaron fechas -excepto para el reinicio de la actividad docente en septiembre- sino etapas y dejando muy claro que serían asimétricas, es decir, enmarcadas en las regiones y los sectores que se determinarán en gran medida localmente, con margen de decisión para las autoridades locales. La Habana como actual epicentro de la pandemia será la última región del país en pasar a la normalidad.

Sorprendente el énfasis del premier en la reactivación del raquítico sector privado, la mayor víctima de la represión y de las restricciones, administrativas, policíacas y económicas justificadas por la COVID-19. Esto evidencia las contradicciones existentes en la cúpula del poder pues los responsables ante la opinión pública se sienten constreñidos por los límites impuestos por la vieja guardia reaccionaria, la cual es por otra parte la máxima corresponsable de conjunto con el difunto de la desastrosa situación socioeconómica actual.

La tercera parte, y más breve le correspondió al vice primer ministro y ministro de Economía y Planificación. Con muchos términos imprecisos: más; incremento; disminución; etc. y gerundios: trabajando: manteniendo; ajustando; etc. es quizás el único economista de la Historia capaz de hablar durante largo tiempo sin aterrizar en un número, comparar varios, es decir, manteniéndose en la esfera de lo intangible. Sin dudas representa una innovación para el oficio. Si E. Preobrazensky; N. Kondratiev y N. Bujarin, tres destacadisimos economistas rusos hubieran dominado la técnica del ministro cubano quizás hubieran evadido su ejecución en época de Stalin.

Varios meses antes del comienzo de la COPVID-19 resultaba unánime la opinión de que Cuba se dirigía hacia una crisis grave, la tercera que interrumpiría el declive sistemático de la economía desde los años sesenta como despeñaderos en el cauce de un río desde la montaña al mar. Estas crisis, la que desembocó en la desastrosa zafra del 70, el mayor desastre de la Historia sin guerras o catástrofes naturales, o la ocasionada por el desmerengamiento soviético nunca recuperaron su nivel pre crisis. La actual tiene como principal problema la mediocridad del equipo ejecutivo y el anquilosamiento de la vieja guardia estancada en los años sesenta, el apoyo material soviético y sus asesores Brezhnianos.

Por otra parte el traqueteo mediático va in crecendo en proporción inversa a la disponibilidad de mercancías. Limitaciones a los campesinos, cooperativas y hasta entidades estatales obligadas a entrar por el Vía Crucis de las burocráticas e híper ineficientes entidades acopiadoras estatales desestimulan la producción hasta llevarla a niveles mínimos. Los productores solían cumplir con Acopio y demás para luego complementar sus ingresos en el mercado liberado, ahora esa posibilidad se esfumó. La absurda consigna, en un país donde se desapareció la base productiva agropecuaria incluyendo a sus trabajadores, de que comeremos lo que seamos capaces de producir anuncia lo inevitable: no comeremos nada.

Dos culpables en los medios de propaganda del partido&gobierno se proclaman: al tradicional demonio del bloqueo se suma la COVID-19. De ésta ya hablamos: no se paró nada que ya no estuviera parado desde antes y del bloqueo solo decir en síntesis: nunca, jamás, se han quedado mercancías cubanas sin vender por falta de mercado, no se ha exportado lo que no se ha producido. En segundo lugar el monto de la venta de alimentos autorizado por el gobierno estadounidense muestra un resultado ridículo: de 9,3 Miles de Millones solo se compraron 257,7 millones el pasado año (http://www.cubatrade.org) y la ejecución del actual hasta abril, más los anuncios de los propios gobernantes auguran una disminución drástica.

En resumen, menos comida y mercancías en general; las medidas restrictivas y represivas llegaron para quedarse; la emigración limitada por la situación de la economía mundial y las restricciones de viajes; por estas últimas razones las remesas y ayudas de familiares en el exterior tendiendo a disminuir; el turismo internacional limitado a áreas aisladas y entidades estatales.

Por muchas razones el cubano de abajo y de adentro, la inmensa mayoría, se hace la
interrogante popularizada por Aurora Basnuevo en spots didácticos ¿Cómo quedo yo?


 

Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

¿Se aproxima una versión cubana del Holodomor ucraniano?

Opinión / No hay ni limoneros ni caña de azúcar; son especies en extinción en los campos cubanos

 

Alexander_Wienerberger_Holodomor7 (1)
De Alexander Wienerbergerhttp://skif-tag.livejournal.com/984358.html, Dominio público, Enlace

 

Cubamatinal / Durante los años 30 del Siglo XX ocurrió en la antigua Unión Soviética una hambruna que exterminó millones de personas. Este fenómeno resultó mayor en la antigua república soviética de Ucrania, donde se denominó Golodomor en ese idioma, vocablo que se traduce como “matar de hambre”.

Por Germán M. González

Bauta, 7 de junio de 2020/ CM / Tanto el número de fallecidos como las razones se discuten aun, los defensores de régimen soviético lo atribuyen a “errores” Stalin y minimizan las muertes. En un documental (Holodomor-1933. Lecciones no aprendidas de la historia) realizado en Rusia en el año 2008 se defiende este país y se calculan 3,5 millones de muertes en Ucrania y siete millones en toda la Unión Soviética. Otros cálculos llegan hasta unos 15 millones de fallecidos sólo en Ucrania y hasta 30 millones en toda la Unión Soviética, y achacan esa hambruna a políticas deliberadas con el fin de aplastar la resistencia de los campesinos a la colectivización forzosa que los despojaba de sus tierras y medios de producción (en Wikipedia se reflejan documentos y argumentos a favor y en contra de cada posición).

En definitiva tanto defensores como detractores de la URSS aceptan la existencia de la hambruna (el mínimo reconocido de siete millones de muertes por el documental ruso son demasiadas) y la culpa se convierte en un problema semántico: errores u horrores, pero siempre a cargo del gobierno soviético, presidido con poder totalitario por el camarada Stalin.

En Cuba, durante la República, todos los analistas nacionales e internacionales reconocían la necesidad de una reestructuración en la propiedad de la tierra. Al respecto la nunca suficientemente recordada Constitución de 1940 proscribió el latifundio, priorizó el traspaso de la propiedad agraria a entes nacionales, protegió al pequeño propietario (artículos 90 y 91) y en las Disposiciones Transitorias se estableció la utilización de tierras estatales en cada municipio para la creación de cooperativas que se denominarían José Martí y estarían protegidas por la política fiscal.

En 1959, al tiempo que organizaba expediciones armadas a países vecinos (Panamá, Dominicana, Haití) Fidel Castro firma la 1ra. Ley de Reforma Agraria, la cual fue elaborada por el Comandante Humberto Sorí Marín, entonces Ministro de Agricultura (fusilado poco después) y otros. En el viaje hacia La Plata, donde se firmaría la Ley, Fidel Castro la radicaliza hasta hacerla irreconocible. Años después, en la entrevista publicada como “Cien horas con Fidel” confiesa a Ignacio Ramonet, el autor, que sus modificaciones sorprendieron hasta a C.R. Rodríguez y Che Guevara, reconocidos estalinistas.

La 2ª Ley de Reforma Agraria se promulga en 1963. Si la primera dejaba en manos de sus
propietarios hasta un límite de 1342 Ha la segunda bajaba el límite hasta 67, cifra que en las condiciones de Cuba resulta insignificante, digamos que un campesino en los lugares alejados, con esa tierra debía trabajar personalmente, él y sus descendientes sin vacaciones ni días festivos, solo para sobrevivir. La propia Ley en el prólogo reconocía el carácter político de su objetivo en su segundo POR CUANTO: “La existencia de esa burguesía rural es incompatible con los intereses y los fines de la Revolución Socialista”.

Entre el cúmulo de mentiras que repiten con inspiración Goebbeliana los gobernantes y sus voceros está la de que se entregó en esa época la tierra a los campesinos. Lo cierto es que a los agricultores que se encontraban en condición de arrendatario u otra forma de trabajar tierra ajena se le entregaron hasta lo que se llamó “mínimo vital”, unas 27 Ha, el resto se transformó en latifundios estatales, gigantescos, ineficientes, insostenibles desde el punto de vista económico y ambiental, con la aplicación masiva e indiscriminada de productos químicos los llamados “Planes de la Revolución” ejemplifican una de las grandes barrabasadas del autócrata mayor. En fin, en manos particulares quedó solo el 15% de las tierras agrícolas del País.

Los campesinos sobrevivientes fueron desplazados por múltiples motivos: para compactar los mencionados Planes; para evitar apoyo a los alzados contra el gobierno en la década de los 60s pasados; para formar las cooperativas de Producción Agropecuaria versión tropical de la colectivización forzosa estalinista o simplemente renunciaron por falta de créditos, insumos, posibilidades de comercialización de la producción, no pago de ésta, etc. La reubicación de los campesinos en poblados de edificios multifamiliares resultó lo que José Martí advirtiera: “Divorciar al hombre de la tierra, es un atentado monstruoso”. (Obras Completas, Edición Digital, t 8, p 278).

Hoy los restos del campesinado cubanos, sin créditos eficientes, sin insumos, con sus producciones mal pagadas o no pagadas por las entelequias estatales (Acopio, Frutas Selectas, ECIL, CONCAR, empresas agropecuarias estatales, etc.) perseguidos, vilipendiados, producen entre el 85 y el 90% de la producción agropecuaria cubana, que solo basta para cubrir menos del 15% de los abastecimientos limitadísimos a la población. El resto se importa.

El “enemigo imperialista” cubre las necesidades alimentarias cubanas en proporciones que sorprende a quien oye el estrépito continuo sobre el bloqueo: 257,7 millones de USD en el año 2019; 13,4 millones solo en Enero del 2020 y la friolera de 6,2 miles de millones desde el 2002 cuando el gobierno estadounidense autorizó esas ventas hasta la fecha.

Más sorprende que la cantidad anual autorizada actualmente sea de 9,2 mil millones, muy lejos de las compras reales lo cual implica que el hambre no es a causa del bloqueo, comprar se puede, sino de la situación ruinosa de la economía cubana. Fuente: (http://www.cubatrade.org).

La inmensa mayoría de los cubanos desconocen además que EE.UU. no prohíbe la importación de ningún producto desde Cuba, solo se reserva el derecho de no comprarlo a entidades estatales, sí puede, legalmente, hacerlo a personas naturales, cooperativas,
empresas privadas, etc.

Consultar el Anuario Estadístico de Cuba (www.onei.cu) da ganas de llorar: Más de la mitad de las tierras agrícolas ociosas, la mayor parte cubiertas de marabú; menos de cuatro millones de cabezas de ganado sobrevivientes de más de nueve millones en los años cincuenta; cuatro millones de ha de cultivo menos desde aquella época; rendimientos agrícolas sólo comparables a los del África subsahariana en los mejores casos; zafras con indicadores de eficiencia miserables y producciones de inicios de la República; vacas rindiendo como promedio nacional menos de 4 Kg de leche/día; ganado vacuno con peso promedio en matadero que más bien semeja de ganado caprino. La ineficiencia como sinónimo de agricultura cubana.

Ahora los genios que acompañan al designado (para dos períodos) como equipo de gobierno anuncian que no hay dinero para importar alimentos, es decir, la apuesta del autócrata mayor por el turismo, las remesas y el alquiler de fuerza de trabajo en el exterior (fundamentalmente de salud) y en el interior (al turismo principalmente) se ha ido a bolina con la COVID-19, la consiguiente contracción económica mundial y los cambios políticos en los países receptores de la fuerza de trabajo médica. Y además acuden (la continuidad fatídica) a las mismas fórmulas que desde hace sesenta años han reducido a casi nada la economía agraria en Cuba (y las otras también): la represión, el burocratismo, el estatismo al extremo.

El tiempo perdido sin realizar las reformas reales que hubieran revitalizado la economía interna está pasando la cuenta y a la larga todos tendrán que admitir que las consignas triunfalistas sencillamente no resultan comestibles.

El Holodomor a la vista pues de limonada y guarapo no se vive… y además no hay ni
limoneros ni caña de azúcar, son especies en extinción en los campos cubanos.

Información vinculada: La verdadera historia soviética ( Documental) 

 

 


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

Mi barrio, sus ancianos y ancianas

Opinión / Los últimos serán los primeros… y más afectados por la Covid-19

miseria3
Los que esperan por el “toma uno” (3) para desayunar

 

Cubamatinal/ Como en el resto de Cuba comienzan a constituir la mayoría de la población pues entre la baja natalidad (según Ruperto Marchatrás (1) no es que las mujeres no quieran parir, es que los niños no quieren nacer) y los altos índices migratorios los jóvenes disminuyen porcentual y absolutamente su número.

Por Germán M. González

Bauta, 17 de mayo de 2020 / La necesidad de incrementar los magros ingresos de pensiones (12 CUC≈USD mensuales mínima) y el cada vez más escaso racionamiento hace que los veteranos y veteranas busquen alternativas, a veces curiosas:

  •  Mensajería, pues en la red comercial incluidas las farmacias ha desaparecido ese servicio común en la Cuba de antes y hoy en el resto del mundo.
  • Cuidadores de bicicletas, motos u otros en parqueos improvisados.
  • Cambiadores de sencillo (un peso x 80 centavos) ante la escasez de sencillo (menudo monetario) en los comercios estatales y el transporte público.
  • Revendedores de la prensa (un peso) que adquieren en los estanquillos (20¢.) previasn colas mañaneras.
  • Cuidadoras de párvulos, pues en Cuba existe una plaza en círculo infantil cada seis
    menores de cinco años.
  • Vendedores de jabitas, en Cuba bolsas plásticas con que en el resto del mundo se
    despachan las mercancías incluidas en el precio. Según decir popular “la jaba es el mejor amigo” pues sin ella puedes perderte productos que aparecen sorpresivamente.
  • Coleros/as, en los expendios de pasajes, comercios u otros muchos lugares donde se
    forman colas, vendiendo los turnos.
  • Cambistas de las dos monedas (CUP-CUC) a las tasas oficiales pero evitando las largas colas en las casas de cambio del gobierno (CADECAS).                           

Frecuentemente se producen situaciones burlescas, como las siguientes:

En la calle que conduce a la oficina municipal del partido de mi pueblo existe un bache longevo y cerca un basurero que en sus momentos más prósperos alcanza el techo de la edificación contigua. A mediados de cuadra un anciano coloca sobre un periódico varios aguacates procedentes de un árbol en su patio.

Un inspector de comunales lo interpela:   Te tengo que multar por venta ilícita, porque si el secretario del partido te ve regaña al presidente del poder popular, el presidente regaña al del consejo de administración, éste regaña al jefe de comunales y ese, mi jefe, me castiga a mí.

El viejo se defiende: El secretario del partido pasa todos los días en su carro camino de su oficina, no ve el bache hondísimo, no ve el basurero altísimo ¿Por qué verme a mí?

La panadería y el kiosco de la prensa están contiguos, los ancianos y ancianas que hacen
mensajería o reventa de ambos se mueven en flujo y reflujo al menor indicio de comienzo de venta, llega primero la prensa y ante el titular del Granma (2) una anciana exclama: Nuestro pueblo… nuestro pueblo ¿El pueblo tiene dueño que siempre le dicen “nuestro” al pueblo?
Anciano 1: ¿Y quién es  “el pueblo”?
Anciano 2: Los que esperan por el “toma uno” (3) para desayunar, los que no lo necesitan son los otros, los dueños DEL PUEBLO…

Un funcionario del CIMEX (importadora-exportadora del sistema empresarial militar, GAESA por sus siglas), donde además trabajan su esposa, dos yernos y dos hijas, resulta designado diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular. Luego del paso de un ciclón por la provincia le toca recorrer su distrito para verificar daños, “pasarle la mano” a los damnificados, etc.

En medio de alguna reunión un anciano, inquilino de uno de los cajones goteantes copia soviética (como la Constitución, la Ley Electoral y el Sistema Económico centralmente burrocratizado), interpela al diputado:

Nagüe (4) yo te conozco, tu coges seis jabitas (5) mensuales, seis meriendonas diarias y tienes dos carros… ¡Nagüe, así sí se puede ser ñángara (6) !

Las personas representadas resultan las más vulnerables a la pandemia que afecta a la
humanidad; generalmente afectados por dolencias crónicas resultan víctimas propicias para las complicaciones que genera. En los reportes de fallecimientos en Cuba casi sin excepción se mencionan las palabras diabetes, cardiopatías, hipertensión, mal de Parkinson, etc. asociadas al fúnebre anuncio. Sin embargo, a pesar de las decretadas medidas de aislamiento, suspensión de actividades, etc. los ancianos y ancianas descritos no cesan en la mayoría de sus actividades, acrecentadas por el desabastecimiento y el desorden de la red comercial minorista.

Aquellos que carecen de remesas del exterior, y aun los que contando con alguna ésta resulta insuficiente, resultan los más afectados por la ineficiencia endémica del sistema y sus consecuencias, entre ella la vulnerabilidad y falta de protección ante la pandemia.

Por tanto las situaciones descritas al inicio no son cosa de broma, ni constituyen chistes, sino ejemplos de las condiciones trágicas que rodean a los ancianos y ancianas de la Cuba de hoy.

(1) Personaje de programa televisivo.

(2) Órgano oficial del partido & gobierno, junto con el de su organización juvenil únicos
diarios permitidos.
(3) Panecillo de 60-80 gramos, con pésima calidad objeto de innumerables chistes,
racionado uno diario por persona.
(4) Apelativo en el oriente cubano.
(5) Bolsas con productos de primera necesidad para trabajadores de entidades priorizadas
o del sistema militar.
(6) Comunista en argot.


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

La CEPAL rectifica proyecciones para el 2020

Economía/ Los peores resultados se auguran para Venezuela

caida en picada

 

Cubamatinal / La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) (www.cepal.org/es/publications) ha modificado sus pronósticos para los resultados de la región en este año. Originalmente pesimistas se hacen más lúgubres como secuela de la pandemia de la Covid-2 que azota el planeta. Las causas directas serían el desplome del precio de las materias primas (especialmente el petróleo), la caída del turismo internacional, la disminución de las remesas y en general la contracción que ya se aprecia en las economías de los principales socios de los países de la región.

Los peores resultados se auguran para Venezuela, anteriormente muy graves ya que se anticipaba una caída del Producto Interno Bruto (PIB) del -14.0% que ahora llega al 18% igualmente negativo. Debemos recordar que esa nación se encuentra en recesión desde el año 2014, con el 2020 completaría siete años en recesión continuados, con decrecimientos de -3,9%; 6,2%; 17,0%; 15,7%; 19,6%; 25,5% y para este 2020 -18,0%.

Una disminución brutal de la producción petrolera del 72% de 1990 a la fecha y la reducción de los precios del crudo no menos vertiginosa hacen que el PIB de la otrora rica nación se desvanezca anualmente. Esto que para alguien puede parecer abstracto se concreta en el deterioro de indicadores económicos que repercuten en la calidad de vida de la población, como el salario medio real más bajo de América Latina; índices de inflación de seis dígitos; la virtual desaparición de la moneda nacional como dinero circulante (el Bolívar Fuerte no sirve para nada) desabastecimiento, elevación de los índices de pobreza y de la pobreza extrema, desempleo, etc. Y finalmente una explosión migratoria que ya pasa de los cinco millones de venezolanos según la Agencia de la Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR).

Pero lo que no muestra el informe actual de la CEPAL ni ningún otro son las consecuencias para la región del desastre morocho, pues todas las riquezas generadas se derramaban hacia los países vecinos en forma de importaciones venezolanas, remesas de migrantes, ahora solo se derraman hacia la región y otras partes del mundo venezolanos desesperados por la miseria, gravando las economías y complicando socialmente a los países receptores.

Para Cuba se pronostica una caída de -3,7% del PIB. Es posible que en la Isla se aproveche una excusa excelente para depurar resultados de años anteriores y se dé “un tablazo” en cuyo caso la caída del PIB reportada en las estadísticas será mayor. Todos los analistas extranjeros y cubanos coinciden en dos cosas: el PIB reportado en Cuba se encuentra adulterado por el método de cálculo que entre otras inconsistencias iguala el USD=CUC=CUP en las cuentas nacionales y empresariales;  y la economía se encuentra en recesión desde hace años.

Esta sería la tercera recesión brutal desde 1959 a la fecha: la que desembocó en la desastrosa zafra del 70; la de los 90s al desaparecer la Unión Soviética (realmente comenzó en 1986 coincidiendo con la “rectificación de errores y tendencias negativas”) y la actual “coyuntura” que ahora puede salir del armario y declararse como lo que es, una crisis. La economía cubana se ha deslizado sistemáticamente desde 1960 como un río que baja de las montañas con los tres despeñaderos, de cada uno de los cuales no se
ha recuperado totalmente nunca.

Para Nicaragua se pronosticaba un descenso de -1.4% que sumado al deterioro de -5,3% del 2019 auguraba un fuerte deterioro del nivel de vida de los nicas. Por tanto disminuir el PIB hasta -5,9% implica un empeoramiento para ellos que constituyen una de las regiones más pobres de América y del mundo, no es lo mismo que digamos Argentina, Chile o Uruguay con PIB por habitantes superiores a 20 mil USD disminuya 6% que lo haga Nicaragua, cuyo PIB por habitantes es menor a la quinta parte (20%) de aquellos.

Pero el mayor peligro para la región es el posible retroceso de los procesos democráticos que parecían estabilizarse con la lucha contra la corrupción como estandarte. Las convulsiones sociales que ya asolaban varios países se pueden exacerbar hasta límites insostenibles, y entonces, como siempre desde los procesos independentistas latinoamericanos, aparecerán los inevitables caudillos, mesías salvadores que aferrados al poder se ocuparán de conservarlo por cualquier medio, al tiempo que se enriquecen
ellos, sus familiares y paniaguados.

En democracia todo lo aquí descrito se solucionaría en tiempo más o menos breve, pero la pérdida de ella implica eternizar la miseria que amenaza a Nuestra América… y al resto del mundo.

Veamos un resumen de las tasas de variación del PIB de la región por países según el pronóstico:

 

País 2019 Est. 2020 Rect.2020
Región 0,1 1,3 -5,3
Venezuela -25,5 -14,0 -18,0
México 0,0 1,3 -6,5
Argentina -3,0 -1,3 -6,5
Ecuador -0,2 0,1 -6,5
Nicaragua -5,3 -1,4 -5,9
Brasil 1,0 1,7 -5,2
R. Dominicana 4,8 4,7 0,0
Guatemala 3,3 3,2 -1,3
Paraguay 0,2 3,0 -1,4
Panamá 3,5 3,8 -2,0
Colombia 3,2 3,5 -2,6
Honduras 2,9 2,9 2,8
Chile 0,8 1,0 -4,0
Perú 2,3 3,2 -4,0
Uruguay 0,3 1,5 -4,0
Cuba 0,5 0,5 -3,7
Costa Rica 1,8 1,9 -3,6
Haití -0,7 0,3 -3,1
El Salvador 2,2 2,3 -3,0
Bolivia 3,0 3,0 -3,0
Caribe Insular 1,4 5,6 -2,5

Obsérvese que en el 2019 y el estimado de la CEPAL original la mayoría de los países se
encontraban por encima del eje de cero crecimiento. En el pronóstico post Covid2 absolutamente todos se encuentran bajo la línea de decrecimiento.


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

El informe de la CEPAL del año 2019

Economía / Como se dice en los chistes a cuenta de los estadísticos, este informe no muestra los elementos más interesantes.

Informe cepal 2019
Informe CEPAL 2019: El 2019 no fue un año fácil para América Latina

 

Cubamatinal / El informe de la Comisión Económica para América Latina (incluye Caribe insular), CEPAL, correspondiente al cierre del año 2019 dice muchas cosas, pero hay más aún que no dice, hay fenómenos evidentes a simple vista pero que sería interesante cuantificar y en otros casos no tan evidentes, pero sí importantes para la economía regional. Veamos.

Por Germán M. González

Bauta, 13 de marzo de 2020 / CM /  El riesgo-país, es decir, todo riesgo sobre operaciones internacionales, especialmente las financiaciones, se incrementa en la región (2019/2016) en su conjunto en el 111%. Argentina, Bolivia y México ven incrementarse su índice de riesgo, el primero sostenidamente hasta el 216%. Bolivia con la particularidad que desciende comparando 2019/2018, es decir, luego de crecer desde el 16 hasta el 18 termina el 19 con tendencia a disminuir y México, por el contrario que venía disminuyendo hasta el 2017 incrementa el riesgo país en los dos años siguientes.

Se muestra una coincidencia total entre los cambios políticos ocurridos y la variación de este índice en estos tres países. El resto de la región disminuye sensiblemente el índice con destaque positivo para Uruguay, Ecuador y Brasil, también coincidiendo con cambios políticos en el período.

Cuba no se evalúa (aparece en pocas mediciones) y Venezuela requiere un análisis particular pues muestra un riesgo-país 10,6 veces superior al promedio de la región, además lo incrementa en el período analizado hasta el 257%, es decir, 2,31 veces éste. En resumen, Venezuela muestra un riesgo-país mayor que la media regional y además comparando la evolución en el período su situación tiende a agravarse.

El peligro más común de operaciones de crédito internacional es la posibilidad de que el
deudor, en el momento del vencimiento del mismo, no pague al prestamista los importes
correspondientes. El concepto general incluye otros riesgos, como los de expropiación y de nacionalización.

El riesgo país se debe sólo a factores específicos en cierto país. Equivale al riesgo promedio de las inversiones que se realicen. Incluye situación política, económica, seguridad pública, etc.

Está relacionado con la eventualidad de que un estado soberano se vea imposibilitado de
cumplir con sus obligaciones con algún agente extranjero, por razones fuera de los riesgos usuales que surgen de cualquier relación crediticia.

Veamos en  gráficas la evolución de la región y de Venezuela comparadas:

Tabla 1:  Riesgo-País (Incremento porcentual)

Años 2016 2017 2018 2019
Región 473 419 568 527
Venezuela 2168 4854 6845 5578

Fuente: Informe CEPAL 2019

Sería interesante que los técnicos de la CEPAL hubieran determinado el comportamiento de este importante índice en la región sin considerar Venezuela. A simple vista se nota que hubiera resultado muchísimo más favorable sin considerar la caída venezolana, cuyos resultados deterioran el total regional.

Las reservas internacionales (divisas, oro, otros valores) muestran los recursos de que dispone un país para hacer compras en el extranjero, transacciones en las cuales sólo son aceptables divisas fuertes como medio de pago. La evolución del total regional muestra luego de crecimientos entre 2010 y 2013 tendencia al estancamiento, con fluctuaciones por año con las cifras del 2019 prácticamente iguales a las del 2014, en ambos años inferiores al 2016 y al 2017.

Aquí igualmente sería interesante conocer los resultados de la región sin considerar Venezuela, pues todos los países incrementan sus reservas, excepto Argentina (-16.6%) y Bolivia (-28,7%) comparando con el 2010. Como no aparece Cuba en el informe de la CEPAL buscando en otras fuentes (IndexMundi; CIA World Factbook) aparece que el país ha incrementado sostenidamente esas reservas. Veamos gráfico comparando Cuba con Venezuela (en mil millones USD) y el total regional (en 10 mil millones USD para poder graficar):

Tabla 2:  Evolución de las reservas internacionales en miles de millones USD

País/Año

2010

2011

2012

2013

2014

2015

2016

2017

2018

2019

Cuba

4,8

5,1

4,7

5,0

5,0

11,6

13,1

11,3

9,7

8,4

Venezuela

29,5

29,9

29,9

21,5

22,1

16,4

11,0

9,7

8,6

8,1

Total regional

656,1

771,0

834,2

829,1

877,1

811,8

831,0

859,1

867,1

859,0

 

Fuente: Informe CEPAL 2019

La curva de Venezuela y el total regional resultan proporcionales y con Cuba se muestra
inversamente proporcional. Algo lógico pues la economía venezolana era hasta hace unos años parte importante de la regional y su relación con la cubana se basó durante los primeros años del período reflejado en un intercambio superior a ocho mil millones USD anuales (hoy muy deprimido), donde se intercambiaron bienes, fundamentalmente petróleo que se refinaba en Cuba y revendía, con servicios médicos u otras colaboraciones (www.onei.cu). Aquéllos generan reservas internacionales y éstos no lo hacen.

En resumen, en relación con la región Venezuela influye en las tendencias y con Cuba hubo una transferencia de recursos financieros.

La tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto en nuestra región muestra una fuerte
tendencia a la baja y se pronostica un escenario similar para el 2020, ahí vuelve a influir
fuertemente Venezuela, pues aunque Argentina y Nicaragua también decrecen no lo hacen en el monto absoluto ni relativo de Venezuela (aproximadamente tres y cinco por ciento respectivamente aquellos y del 25% ésta).

En este aspecto hay una causa que el informe no menciona, y es el efecto negativo para la región del decrecimiento venezolano. En la época de los más de tres millones de barriles diarios de petróleo exportados los flujos monetarios generados se “derramaban” hacia los países vecinos, en forma de pagos de importaciones, remesas u otras. Hoy esos flujos se han reducido por decrecimiento productivo (≈75%) y depresión de los precios (≈50%) al mismo ritmo que se ha deprimido el PIB del país.

La dinámica del indicador demuestra además que el declive comenzó varios años antes de la imposición de sanciones por parte de EE.UU.

Tasa de crecimiento del PIB (Consultar articulo en PDF enlazado al final)

Análisis: El cálculo que realiza el gobierno cubano del Producto Interno Bruto es mirado con mucho escepticismo por los economistas, tanto cubanos como extranjeros, pues entre otros muchos factores suele calcularse en valores CUC=CUP=USD y obviamente eso no es cierto. Un estudio dirigido por el economista cubanos Pavel Vidal de la Universidad Javeriana de Colombia sitúa en el 42% el PIB real del reportado, ese estudio ha recibido muchos elogios de economistas renombrados, como Carmelo Mesa Lago, Profesor Emérito de la Universidad de Pittsburgh, Augusto de la Torre, ex economista jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial y profesor en la Universidad de Columbia en Nueva York, entre otros.

También los índices de crecimiento provocan dudas pues muchos especialistas consideran que en realidad la economía cubana se encuentra en recesión desde hace varios años, algo que los cubanos de adentro perciben claramente.

Sin embargo, a pesar de ello la CEPAL y otros organismos de las Naciones Unidas los aceptan y determinan, incluso, el Índice de Desarrollo Humano y otros índices basados en esos cálculos.

Quedan muchos aspectos del Informe cepalino, y otros que se desprenden de él, que no caben en un artículo, consideremos éste una aproximación al análisis.

Acceda al articulo en formato PDF descargable


 

Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

Dos Presidentes, tres aspirantes… y Cuba

Opinión / “… que no se vayan con la bola de trapo en el próximo mes de noviembre, si Sanders llegara hasta allá…”

relaciones Cuba-USA
cuando los elefantes retozan aplastan la hierba”

Cubamatinal / En realidad uno de los Presidentes es además aspirante por lo que hablamos de cuatro políticos estadounidenses… y Cuba.

Por Germán M. González

Bauta, 8 de marzo de 2020 / CM /Puede parecer incongruente que un cubano, de adentro y de abajo además, le dedique tiempo y neuronas a un asunto —al parecer— netamente estadounidense, pero según un proverbio africano “cuando los elefantes retozan aplastan la hierba” y dada la distancia, asimetría y compleja historia entre ambos países, lo cierto es que si Estados Unidos estornuda ocurren terremotos y tsunamis en su muchísimo más pequeño vecino. Añada a eso que allá viven (y remesan) dos millones de compatriotas, entre los cuales se encuentran seres queridos en casi todas las familias que permanecen en Cuba.

Los problemas estadounidenses resulta el reverso de los problemas cubanos, veamos sólo tres ejemplos:

  • Allí se produce más de los que se puede consumir, dando origen a los que el economista austríaco Adolf Kozlik llamó “El capitalismo del desperdicio” (Editores Asociados, México, 1968).
  • La inmigración desordenada es uno de los problemas vitales de ese País.
  • El ciudadano estadounidense debe votar para elegir las autoridades del condado (sheriff, concejales, jueces y fiscales, alcalde); del Estado (legisladores, gobernadores, jueces y fiscal) y legisladores, presidente y vice federales, es decir, del País. Todo ello complicado por pertenecer los aspirantes a varios partidos o ser independientes. Si además consideramos que en algunos lugares se aprovecha la fecha electoral para realizar alguna consulta en plebiscito, resulta que ese ciudadano se puede enfrentar a más de 15 boletas diferentes en un día de elecciones.

El cubano (que no reúne los atributos para ser llamado “ciudadano”) vive en una economía de subsistencia con casi todo el consumo importado; la emigración desangra al País y junto a la baja natalidad genera retroceso y otros problemas demográficos (envejecimiento, fragmentación familiar, disminución de la calificación, etc.) y ese cubano vota pero no elige, de esa tarea se encarga el 1er. secretario del partido único y hegemónico y sus colaboradores en cada instancia administrativa. Ah! Y de paso también eligen las directivas de las organizaciones laborales, profesionales y sociales.

Lo cierto es que el origen del conflicto actual hay que buscarlo en la muy publicitada carta de Fidel Castro a Celia Sánchez donde juraba dedicar su vida a combatir a “los americanos”; su compromiso con estalinistas confesos del Partido Socialista Popular, entre ellos su propio hermanísimo (que le garantizaron un mandato vitalicio y absoluto y apoyo para lograrlo, David contra Goliat con Hércules de respaldo); las políticas de eliminar las compras a empresas estadounidenses (en su libro “Descamisados” el general Enrique Acevedo cuenta de su castigo por incumplirla); sustituir el petróleo de compañías estadounidenses y anglo holandesas por crudo soviético que las refinerías de esas empresas se negaron a refinar, la estatalización de éstas, y en respuesta a la “suspensión” de la cuota azucarera (en 1959 EE.UU. importó 2,9 millones de toneladas de azúcar a casi dos veces el precio del mercado mundial) estatalizar la agroindustria estadounidense (30% del total) y de paso a todo lo demás, hasta culminar en 1968 con la “Ofensiva Revolucionaria”, más de 55 mil mini o micro empresas y emprendedores.

A partir de ahí se renunció deliberadamente al mercado tradicional desde la época colonial sustituyéndolo por el de los nuevos amigos del campo socialista el cual respondió con un trato inédito en la Historia (no se imaginaban que les costaría más de 65 mil millones de USD según el profesor Carmelo Mesa Lago). Lo explicó Fidel Castro a los periodistas Jeffrey M. Elliot y Mervin M. Dimally (Editora Política, La Habana, 1985) al encomiar las relaciones con la Unión Soviética y minimizar los beneficios de mantener relaciones con EE.UU. terminando con la afirmación de que tal cosa sería cambiar la vaca por la chiva.

Para llegar a la situación actual jugaron su papel muchos acelerantes de la combustión
detallados en innumerables libros y artículos, pero lo cierto es que los gobiernos    estadounidenses apostaron por el embargo (bloqueo según el partido & gobierno cubano) hasta la llegada del 2º mandato de Barack Obama que apostó por la normalización de las relaciones (antes lo hizo Jimmy Carter, prematuramente, aún existía la Unión Soviética).

En realidad el embargo o bloqueo nunca ha resultado efectivo, siempre ha sido evadible y durante muchos años ha resultado una justificación ideal a la catástrofe socioeconómica castrista. Si no existiera hubiera que inventarlo pues en estos 60 últimos años Cuba no exportó lo que no fue capaz de producir y no importó los que no pudo por falta de liquidez o decisión de los Castro convencidos de que la resistencia a la miseria de los cubanos tiende a infinito.

Actualmente de los billones autorizados por Ley estadounidense se compra anualmente unos cientos de millones en ese País.

Obama inició una política diferente con la intención explícita de cambiar el régimen mediante el empoderamiento de los emprendedores que según esa política se convertirían en empresarios que, siguiendo la misma lógica, terminarían por derribar los muros del bloqueo interno desembocando el proceso en una democratización del País. Que esa lógica estuviera acertada o no nunca lo sabremos, pero los que conocemos de cerca la capacidad de maniobra de los gobiernos totalitarios lo ponemos en duda.

También es cierto que se dispararon las alarmas entre el núcleo “duro” entonces encabezado por el aún viviente Fidel Castro, el cual le dedicó al tema varias “Reflexiones” incluyendo una con un título insólito para quien nunca tuvo un amigo (de los que lo acompañaban en las comilonas de langosta termidor y vino blanco o en las pesquerías) que no fuera blanco, rubio y adinerado, como Robert Vesco, Ted Turner, García Márquez, Graham Greem y otros. “El hermano Obama” la tituló. También por esa época arrecia la represión contra toda manifestación de disidencia política.

Al terminar Obama y contra todo pronóstico no ser sucedido por otro (otra) demócrata devino Presidente el impredecible Donald Trump. Trajo consigo la ¿ética? de hombre de negocios y con más signos de interrogación la falta de ésta de un showman televisivo.

Personaje tan mediático como Fidel Castro ha roto todos los supuestos sobre la conducta de un Presidente estadounidense, mentir, desdecirse, amenazar, dar marcha atrás, despedir funcionarios y hablar horrores de amigos hasta ayer o enemigos no ha sido todo, ha llegado al extremo de mezclar potencias extranjeras en los proceso electorales estadounidenses, algo realmente impensable para quienes como Martí amamos la Patria de Lincoln y tememos la de Cutting.

La necesidad de apoyo republicano, partido por el que fue elegido contra la voluntad de parte del “establishment” partidista debe haber condicionado su alianza con los políticos floridanos, de origen cubano o muy cercanos a éstos, y terminado por hacer del senador Marcos Rubio, su antiguo contrincante en la carrera por la nominación como aspirante presidencial, la persona más influyente en la política hacia América Latina de su gobierno.

Muy conocido el resultado: el embargo recrudecido y la ruina del mesías venezolano (como la soviética con la “colaboración” activa del partido & gobierno) han traído a los cubanos a la actual situación “coyuntural” sin término predecible, una coyuntura enyesada.

A pesar de sus antecedentes de desamparar aliados (kurdos, Ucrania) no parece probable que de resultar reelegido Trump cambie su conducta respecto a Cuba, Venezuela y Nicaragua. Otra cosa es que logre derrotar esos regímenes, cuyos gobiernos han dado sobradas pruebas de capacidad de maniobra y sus pueblos también sobradas pruebas de resistencia ideotizada (de ideología, no de idiotas, aunque sea difícil hallar la diferencia).

La misma hostilidad trumpista galvaniza la relación pueblo ideotizado-gobierno, la gente se va, de Cuba, Venezuela y Nicaragua, y al irse culpan a Trump de su decisión.

Por la parte demócrata quedan en contienda luego del súper martes del 3 de marzo el
vicepresidente de Obama, Joe Biden y el senador independiente por Vermont “Bernie”
Sanders. Las probabilidades están por el primero, no por la aún no decisiva ventaja que
ostenta, sino porque puede contar, de seguro, con los setecientos y pico de súper delegados, miembros del “establishment” partidista que ni de broma se la jugarían por el polémico autoproclamado “socialista” que además no es demócrata, solo utiliza la maquinaria electoral del partido.

Biden sería un presidente de reconciliación, sus años como congresista y como vicepresidente lo han entrenado para limar contradicciones, hallar consensos y construir políticas bipartidistas, algo presente en la tradición política estadounidense desde la misma redacción de la Constitución; al respecto ver artículo de Martí en el tomo 9 de las Obras Completas, Edición Digital, donde describe esos procesos que aún se encuentran en uso en EE.UU. Reconciliar la nación luego del estrépito cismático trumpista sería su gran tarea. Para ello debe tener un vice que haga el papel que él realizó con Obama.

Su política exterior estaría marcada por la proclama presidencial de Obama que estableció a Venezuela como “amenaza inusual y extraordinaria” a la Seguridad Nacional de EE.UU. y el consenso bipartidista demostrado con la visita del Presidente Encargado, Juan Guaidó, único punto de encuentro entre demócratas y republicanos durante el último mensaje presidencial a la nación de Trump. A estas alturas no se puede hacer lo que hizo Obama de separar las políticas hacia Cuba y Venezuela, ese tiempo pasó, ahora una solución es impensable sin la otra.

En el plano interno Sanders no será de temer en caso de llegar a la Casa Blanca. Las “espléndidas instituciones de este gran País” al decir martiano en el artículo antes mencionado son capaces de resistir el más entusiasta populismo, por otra parte los estados componentes de la Unión tienen independencia política suficiente y poder económico necesario para sonarle olímpicas trompetillas, ahí un Castro o Chávez no podría destruir ni la McDonald´s de la esquina.

En cuanto a la política exterior sería diferente, el Presidente estadounidense goza de grandes prerrogativas y como, al decir de Orwell, la izquierda ha obviado la democracia, Sanders pudiera ser como Olof Palme que regalaba sistemas de ordeño y cercas eléctricas a Fidel Castro para que ejecutara sus barrabasadas ganaderas; como Felipe González que lo visitó y festejó en Tropicana retratándose juntos con las mulatas del cuerpo de baile; como Mitterrand que fue el único jefe de gobierno de las democracias que no apoyó a Gorbachov cuando el intento de golpe de estado de la “banda de los ocho”, los duros del partido comunista opuestos a la Perestroika y el Glasnost.

Como Rodríguez Zapatero que patrocina los interminables diálogos con Maduro donde cada día se comienza de cero y aunque por propia declaración ha viajado 36 veces a Venezuela no explica quién y cómo se financian esos viajes y estancias en ese País y en República Dominicana.

En fin, confiemos en que lo peor que pueda pasarle a América Latina sea impedido por los votantes estadounidenses y que no se vayan con la bola de trapo en el próximo mes de noviembre, si Sanders llegara hasta allá.


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González

Estado cubano ¡vendió al fin! detergente, jabón y dentífrico

Noticias de Cuba / ¡Lo que no sería noticia en cualquier otra parte del mundo!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cubamatinal / Desde la primera semana de febrero el Estado abasteció las “tiendas del Poder Popular” con detergente liquido, jabon de lavar y de baño y dentífrico.

Por Jaime Leygonier

La Habana, 13 de febrero de 2020 / CM / Debido a la escasez de esos productos, las colas duran varios días y venden una cantidad limitada por persona.

En las fotos, las tiendas de Diez de Octubre y Zapotes y el antiguo “Bazar Boston”, en la Esquina de Toyo.

Según comentarios del público, en tiendas de Centro Habana las colas son mucho mayores.


Artículos del autor

2) Portal de Diez de Octubre 818, año 2013 - Foto J. Leygonier.

Jaime Leygonier

Periodista independiente, con una amplia producción en diferentes medios de la prensa independiente y el exilio. Escritor, ex profesor (expulsado por sus acciones políticas), fue condenado a tres años de privación de libertad en 1990 por el supuesto delito de “propaganda enemiga”, con anterioridad expulsado de la carrera de Historia en la Universidad de La Habana por no renegar del catolicismo.

Reside en Cuba y se mantiene activo en la prensa independiente, incluido el periodismo de investigación.

© Jaime Leygonier

© Center of Information and Social Studies

© Cubamatinal

La falacia del tope a los precios de productos agrícolas

Opinión/  “…la especulación con la escasez de alimentos abarca toda la pirámide burocrática.”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Cubamatinal / El Estado periódicamente anuncia precios máximos, con lo cual satisface esa demanda popular, pero las tarifas son incompletas, con precios altos y no se cumplen, como constatan dia a dia los habaneros.

Por Jaime Leygonier

La Habana, 12 de febrero de 2020 / CM / “La guagua“ ( el ómnibus) se detuvo junto a un carretillero que vendía ristras de cebolla, varias pasajeras se asomaron ansiosas por la ventanilla y preguntaron el precio: “estas a 4, estas a 5 y estas a 6”. el carretillero se refería a pesos convertibles (CUC.) equivalentes cada uno a $25 pesos cubanos o a $I.20 U.S. dollars.

Voces de decepción, comentarios sobre lo alto de los precios, un señor de edad avanzada se dirigió a todos: “Lean el ‘Trabajadores’ del domingo 2 de febrero, ahí vienen bien claros los precios máximos puestos por el Gobierno”.

Realmente, ese periódico de cuatro páginas, trae en su página 2 un listado de precios máximos emitido por el “Consejo de la Administración Provincial de La Habana”, incompleto, para vendedores particulares y que no incluye al ajo, cuyo precio en pocos años subió de $1 peso a los actuales $4, $5 y $6 pesos cubanos “la cabeza de ajo”.

Y declara que los precios de acopio y de los mercados estatales se basan en la “Resolución No. 944/2018 del Ministerio de Finanzas y Precios” y que el referido Consejo de Administración  ejecuta “el establecimiento y aprobación” de los precios de aquellos productos que esta Resolución no contemple.

El senor de “la guagua” afirmó,  “Cuando nos quieran vender más caro, lo que tenemos es que llamar por teléfono para denunciarlo”,  pero una mujer le espetó : “!Ay, mi viejo! !Si llama o saca el periódico para quejarse se le reirán en la cara!”

Es opinión muy extendida que la especulación con la escasez de alimentos abarca toda la pirámide burocrática. Pero mediante su lista de precios máximos el Gobierno “se lava las manos” y queda como  “bueno” con los ingenuos


 

Artículos del autor

2) Portal de Diez de Octubre 818, año 2013 - Foto J. Leygonier.

Jaime Leygonier

Periodista independiente, con una amplia producción en diferentes medios de la prensa independiente y el exilio. Escritor, ex profesor (expulsado por sus acciones políticas), fue condenado a tres años de privación de libertad en 1990 por el supuesto delito de “propaganda enemiga”, con anterioridad expulsado de la carrera de Historia en la Universidad de La Habana por no renegar del catolicismo.

Reside en Cuba y se mantiene activo en la prensa independiente, incluido el periodismo de investigación.

© Jaime Leygonier

© Center of Information and Social Studies

© Cubamatinal

Inversiones en Cuba ¿Hacia dónde nos llevan?

Economía / Una primera aproximación hacia dónde se avizora la futura estructura económica del País según los programas del partido & gobierno.

caida en picada

Cubamatinal / Los análisis que se realizan en torno al estado actual de la economía cubana resultan unánimemente pesimistas. Producto Interno Bruto con crecimientos ínfimos e inmedible por —entre otros factores— la doble moneda y la sobrevaloración de ésta; deterioro y obsolescencia del  Patrimonio productivo; agricultura con el nivel tecnológico del medioevo; descenso sostenido de las existencias de ganado y su rendimiento así como de las áreas de cultivo e incremento de la infestación por marabú; balanza comercial de bienes negativa con ocho millones de USD de déficit anual.

Por Germán M. González

Bauta, 27 de noviembre de 2019/ CM/ En fin, un desastre que se refleja en los números reportados en el Anuario Estadístico de Cuba (www.onei.cu) e incluso en las intervenciones de los máximos jefes del partido & gobierno en eventos periódicos  de la Asamblea Nacional del Poder Popular o partidistas, información  imperceptible para el cubano común entre el estrépito de la propaganda de turno.

Los nudos gordianos de la economía cubana, calificados así por las propias autoridades son amenazados periódicamente: la unificación monetaria; la (des) valorización de la moneda nacional o la eliminación del sistema de racionamiento siguen ahí, año tras año, y en este último asunto el presidente designado (para dos períodos) anuncia su informatización, algo tan extemporáneo como la informatización de la caza del mamut por una tribu de trogloditas.

El principal obstáculo al desarrollo (además del absurdo sistema político-económico copiado de la antigua Unión Soviética) lo constituye la deuda externa, rodeada de misterios, mundo en sí mismo, sin control alguno por quien la sufre: el pueblo cubano. Solo sabemos (por las redes y prensa extranjera) que periódicamente llegan a Cuba jefes de Estado o de Gobierno (como el Rey español) para gestionar cobros o que los gobernantes rusos han tenido que justificar explicando a su propia prensa que “ahora Cuba paga” los préstamos concedidos. La calmuca(1) expresión de Putin y la escéptica del Patriarca de la Iglesia Rusa en la última visita de designado a Moscú cuando éste explicaba que la “continuidad” es dialéctica resultaron muy expresivas.

En medio del caos cubano, con desaparición esporádica de productos de entre la muy corta lista de disponibilidades, ahora incrementado con la reciente autorización de apertura y uso de cuentas bancarias en divisas y colas descomunales con personas han depositado su dinero en dólares, euros u otras monedas y esperan que aparezcan los artículo demandados en las pocas tiendas habilitadas, los importadores particulares viajando y ofertando como si la medida anterior no existiera las medidas de endurecimiento del “bloqueo” por parte de la administración estadounidense añaden notas tragicómicas, pues ese mismo País admite compras de un listado de productos hasta 9,3 billones de USD, de los cuales Cuba adquiere solamente cientos de millones anuales.

Es de suponer que el programa de inversiones trazado en un País con la situación descrita está encaminado a enmendar esta caótica situación. Veamos cómo anda el tema utilizando el ya citado sitio de la estadística oficial, ( www.onei.cu ).

En el año 2018 (y es similar en los anteriores) el 56,6% de las inversiones se concentra en La Habana con el 19% de los habitantes, le sigue Artemisa (Zona Desarrollo Mariel) con el 8,4%, es decir, estas dos provincias concentran el 65% de las inversiones, lo cual implica futuros centros de trabajo, por tanto la migración este => oeste se incrementará agravando las tasas ya negativas de las provincias orientales, provincias condenadas a la agudización del subdesarrollo. No hay balance territorial del programa inversionista.

En cuanto a las inversiones por sectores tenemos que el grueso (36,4%) se dedica a servicios empresariales, actividades inmobiliarias y de alquiler, es decir, al crecimiento del turismo lo cual se corresponde con las recientes declaraciones del designado para dos períodos sobre el propósito de incrementar de 72 a más de 80 mil habitaciones disponibles en este año. Eso a pesar del bajo por ciento de ocupación que se muestra (43,6%) en el primer semestre, inferior en el 10% a igual período del año anterior y que la llegada de turistas muestra decrecimientos, 132 mil menos hasta agosto pasado, de ellos cien mil en ese mes.

Solo el 5,5% de las inversiones se destinan a agricultura y pesca, el 8,6% a la industria manufacturera y el 2,7% a la industria azucarera, muy bajos porcentajes de una inversión que en términos de valores es insuficiente. Recordar que Cuba a sufrido un proceso de desindustrialización, fundamentalmente pero no solamente, de las agroindustrias, por lo que el proceso inversionista es sobre fuertes decrecimientos, no crecimientos sobre dotación existente.

Tomando en cuenta el balance por territorios y por sectores económicos, el programa inversionista no parece encaminado a resolver los problemas estructurales actuales, sino más bien a agudizarlos.

(1)    Minoría étnica de origen mongol en la Federación Rusa (República de Kalmukia)


Artículos del Autor 

germanmgonzalezGermán M. González