A un año del Tornado en La Habana; templos en ruinas pese a las donaciones.

Opinión / “…presuntamente las autoridades religiosas y estatales nada han hecho…”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cubamatinal / A un  año del tornado los templos habaneros de Jesús del Monte ( sitio histórico Monumento Nacional) y Nuestra Sra. de la Guardia, en Diez de Octubre, siguen en ruinas y deteriorándose cada vez más , pese a que el Arzobispado de La Habana recibió donaciones para su reparación.

Por Jaime Leygonier

La Habana, 27 de enero de 2020 / CM / Según fieles y fuente del Arzobispado de La Habana, desde el extranjero hicieron cuantiosas donaciones monetarias destinadas directamente por los donantes a reparar esos templos.

No obstante; presuntamente las autoridades religiosas y estatales nada han hecho y ambos templos continúan en ruinas que empeoran con la exposición de los edificios a las inclemencias del tiempo.

Ni siquiera han destinado los mínimos recursos para recolocar el pararrayos en la torre de Jesus del Monte, así como el muro de contención de la terraza lateral de su loma; que ya acusa inclinación.

Solares y viviendas aledañas si fueron reparadas o están aún en reparación

Breves del huracán “Irma” en Santos Suarez

Noticias de Cuba/ Eramos pocos… y llego Irma

Un árbol gigantesco, de la rotonda, hacia la calle San Benigno, ya venía inclinándose; cayó y aplastó una farola de mampostería

 

Por Jaime Leygonier

 

Cubamatinal / Aunque el huracán “Irma” pasó a distancia de La Habana, le envió vientos de tormenta, colapsó el sistema eléctrico nacional, según informó la radio oficial, y el servicio de acueductos.

La Habana, 16 de septiembre de 2017/ CM/ Todo lo cual ocasionó en la parte vieja del habanero barrio de Santos Suarez, y el cercano de Luyanó, varios incidentes:

-En el Parque de Santos Suárez, recientemente remozado, cayeron varios árboles, debilitados desde hace décadas por una enfermedad que les carcome las raíces y el centro del tronco:

Uno, gigantesco, de la rotonda, hacia la calle San Benigno, ya venía inclinándose; cayó y aplastó una farola de mampostería.

Al otro extremo, en el sendero junto a la Escuela Secundaria, cayó una de las dos palmeras y derribó otra farola. Los faroles, nadie sabe quién se los llevó.

También cayeron una majagua, un cocotero de la rotonda y ramas de varios árboles, particularmente de dos acacias. Las tres ceibas y las tres palmas de “las brujerías”, libraron sin novedad.

Al día siguiente de la tormenta, los vecinos regresaron a su parque y los niños convirtieron los árboles caídos en peculiares “aparatos de parque de diversiones”.

El viernes 15, cortaron ramas y arboles caídos, recogieron y repusieron el alumbrado del Parque.

– La Escuela primaria “República de México”, en Calzada de Diez de Octubre, esquina a Cocos, es un inmenso edificio colonial, con reformas y adiciones de otras épocas. Los vecinos afirman, por tradición, que fue escuela de monjas.

Con sólidos muros de cantería y otros de ladrillo; pero varios techos de vigas de madera, que reforzaron con vigas de acero; cuando en los años de 1980 amenazaron desplomarse.

Hace más de un año, el Ministerio de Educación decidió cerrar la escuela y demoler esos techos de madera: “Para repararlos”.

Los muros, altos, sin techos, no los aseguraron con nada y permanecieron arruinándose hasta que poco antes de amanecer el domingo 10 de septiembre, los vientos de “Irma” derribaron gran parte de la fachada.

“Eran las 4 de la mañana cuando cayó”– relata el limpiabotas, vecino de enfrente – sonó como una bomba. Cayó hacia la Calzada, por donde hacia un momento habían pasado dos autos”.

Juan, vecino que vive a unas ocho cuadras de distancia, afirma que oyó el ruido de ese derrumbe.

Los obreros retiran escombros y demuelen.

-Durante los días de “apagón”, la gente iba a cargar sus teléfonos celulares a los escasos sitios en que había servicio eléctrico. La radio animó a “ese acto solidario”. Y en cada uno de esos “oasis de luz”, algún empleado cobraba entre $2 y  $1 Cuc. ($1 Cuc. equivale a $1.20 USD.).

En el Hospital-policlínico de Cocos y Rabí, en Santos Suárez, antiguo “Acción Medica”, cobraban $2 Cuc. Los dueños no podían entrar, confiaban sus teléfonos al empleado y así les robaron dos celulares. Según relatan empleados y vecinos.

Una enfermera, que pidió no mencione su nombre, informó: “Se armó tremendo ‘corre-corre’ entre los jefes y hay uno o dos sancionados”.

En cambio, en la noche del martes, en el asilo de ancianos de Diez de Octubre, frontero a la bocacalle de Santos Suarez, un empleado de pequeña estatura, brindaba gratis ese servicio de recarga.

Y al saber por una joven, que otro empleado le había cobrado a ella,$1 Cuc., se indignó y le solicitó la descripción física del aprovechado, según refiere otra de las solicitantes del favor de la recarga.

-El calor propio del tiempo de huracán, sin electricidad para los ventiladores y con muchas viviendas subdivididas, sobrepobladas y con poca ventilación, obligaba a la gente a pasar la mayor parte del tiempo en la acera o el portal frente a sus viviendas.

“No hizo viento tan fuerte”– afirma una vecina de Zapotes, frente al Parque, que vive en un apartamento poco ventilado, en bajos – “Mis hijos y yo, pasamos el huracán con la puerta abierta, durmiendo en el piso de la sala”.

– Desesperados por las penalidades de 5 días sin agua ni electricidad, los vecinos se fueron “calentando”-como dijeron- y en la tarde del 13 de septiembre, manifestaron en la Calzada de Diez de Octubre y Santa Emilia, en demanda de agua y luz.

Protestaron unas 300 personas. Las mujeres fueron las más activas. Algunas llevaban a sus niños: “No nos iremos hasta que no tengamos agua y electricidad”. ”Ya aguantamos demasiado”

La Policía y autoridades del Gobierno no pudieron calmar a la muchedumbre y cerca de las 3 de la tarde, restablecieron el servicio de agua corriente y a las 3:20 el servicio eléctrico.

 

Ⓒ Jaime Leygonier Fernández

Ⓒ Cubamatinal (Libre descarga citando la fuente)