El estado de la Nación 2012. Salud Publica

Informe: Cuba 2012, el estado de la Nación. Capítulo Salud Pública

Cuba/ Capítulo:El Sistema Nacional de Salud (SNS). Primera de dos partes.

Acceda al informe en formato PDF

Cubamatinal/ Indudablemente que los indicadores estadísticos  que el Estado cubano reporta a los organismos internacionales, en especial a OMS/OPS del sistema de organizaciones vinculadas a Naciones Unidas; son numéricamente excelentes. Sin embargo en el período que se analiza nuestra asociación ha monitorizado diferentes episodios que contradicen la imagen aportada por las estadísticas y que describiremos a continuación.

I- Secretismo estatal y ocultamiento de información pública

El Estado cubano sigue procesando las estadísticas de indicadores de salud como “información clasificada”,  es el caso de indicadores tales como “Suicidios” o episodios epidemiológicos de gravedad . Como en la mayoría de los Estados de ONU, en Cuba exíste existe el término legal “secreto estatal”; sólo que indicadores públicos de salud que en nada se relacionan con la Seguridad Nacional son tratados como Secreto de Estado.

Solo por situar ejemplos irrebatibles, en el período sujeto a análisis para la presentación del Informe al Examen Periódico Universal (E.P.U.) de ONU (2009-2012), se constató que varios episodios vinculados al Sistema Nacional de Salud (SNS) han llegado a  la opinión pública por medios independientes y sólo después se ha dado a conocer oficialmente por  las autoridades sanitarias y la prensa oficial a la opinión pública.

  • El primero de los episodios, se vincula a la calidad de los servicios de salud que se ofrecen a la población; que en esta ocasión específica generaron de forma directa la muerte (por una mezcla de inanición, bajas temperaturas y malas prácticas hospitalarias) de al menos 26 pacientes internos del principal Hospital Psiquiátrico del país, en enero de 2010.

En el Hospital Psiquiátrico de La Habana fallecieron al menos 26 pacientes  que evidentemente acumulaban una larga estadía hospitalaria con desnutrición y maltratos. El conocimiento que nuestra asociación tiene del SNS, (entre otras; de las entidades de ingreso permanente a pacientes crónicos) y del sistema de inspección de unidades asistenciales del Ministerio de Salud Pública cubano; nos permiten afirmar que al margen de los funcionarios juzgados y sancionados por los hechos, no se depuraron las responsabilidades en las estructuras de inspección y control de unidades ni en los máximos responsables del MINSAP cubano, puesto que la historia de maltratos, iatrogenias y desnutrición, no podrían haber pasado inadvertidas a un sistema de control medianamente eficiente.

  • Desde hace varios  decenios, el SNS y por ende las estructuras estatales, fallan en la prevención y reaccionan tarde a los episodios epidemiológicos.  Una de las epidemias que a criterio de algunos expertos ha llegado a condición de endémica es el Dengue.

La historia de un  brote hemorrágico en 1981 – y que se saldó con numerosas muertes, incluídos niños- fue vinculada por el Estado cubano a una supuesta guerra bacteriológica procedente de territorio norteamericano. No obstante, en aquella fecha como ahora;  las vías de extensión del contagio dependen directamente de un vector y de la eficiencia o no de su control.

A pesar de los esfuerzos del MINSAP en Educación Sanitaria a la población; el crítico estado de la colecta de residuos y la acumulación de albañales en las vías públicas o en las inmediaciones de poblados  son las vías fundamentales de proliferación de los caldos de cultivo de vectores, y las acciones para la prevención y erradicación competen directamente al Estado y sus Servicios Comunales. Pulse en este enlace para acceder a información de la Organización Panamericana de la Salud sobre el Dengue. (Formato de compresión con archivos en PDF)

  • Otra epidemia, de mayor gravedad, aunque de menor extensión geográfica relativa es el Cólera – los reportes de octubre y diciembre de 2012 se han confirmado por su entensión en el recién comenzado 2013 en la capital del país-  aunque la información a la opinión pública ha llegado siempre primero por la vía de la prensa independiente.

La lentitud de los medios de difusión masiva oficiales -mediatizados por el secretismo estatal-  y los paralizados mecanismos de alerta temprana a la población por parte del MNSAP cubano -por similares razones-  fueron incapaces de impedir con una información ágil, temprana y técnicamente orientada; que la noticia llegara al público desde la pluma de un periodista independiente en cumplimiento del derecho a la información de la población y de su propio derecho a difundir información sensible.

La respuesta del Estado ha sido encarcelar al periodista Calixto R. Martínez de la Agencia de Noticias Hablemos Press (CihPress) cuando se encontraba realizando un reportaje fotográfico en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, sobre el abandono a la intemperie de los contenedores de medicamentos provenientes de donaciones internacionales para la atención a la epidemia de Cólera.

Se ha mantenido pues en la Nación, un sistema de control cerrado de la información que impide la pronta respuesta ante episodios epidemiológicos graves o el conocimiento sobre graves violaciones sobre el derecho, la salud y hasta la vida de los pacientes del SNS; sin contar los ejemplos concretos de violaciones del secreto médico-paciente y otras violaciones de la ética y deontología médica.

II La información estadística

A continuación ofrecemos al lector la posibilidad de consultar y descargar las Estadísticas Mundiales de Salud desde el año 2005 hasta el recién concluido 2012.

a) Tablas y Gráficos:

Se incluyen  además de las estadísticas por año, el  Atlas Mundial de Gastos Sanitarios 2012 y el Informe sobre la Salud del Mundo de la OMS.

Organización Mundial de la Salud:

En formatos similares a los anteriores puede acceder a información estadística seleccionada de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en este caso sólo referidas a las Américas. En carpetas especiales hemos extraído información sobre Cuba contenida en ambas Bases de Datos.

Organización Panamericana de la Salud:

b) Presentación de indicadores

Durante muchos años, la presentación en organismos internacionales por parte del estado cubano de los indicadores que miden la realidad social de la Nación, ha estado encubierta por la selección de indicadores que el propio estado efectúa, omitiendo o corrigiendo al alza o a la baja según conveniencia política del momento.

Algunos de esos indicadores, utilizados por diferentes organismos de ONU y válidos en determinados entornos globales, pierden toda su eficacia evaluadora en el caso cubano, debido a tres factores fundamentales:

Imagen

  • Subregistros: A lo largo de algo más de cincuenta años, la información estadística de los diferentes ministerios, organismos centrales del estado, institutos de investigaciones y la numerosa y compleja red de instituciones  que normalmente existen en cualquier nación, han sido en el caso cubano, objeto de control y selección de resultados, resultando en la aparición de numerosos sub-registros que no fluyen hacia la estandarización estadística.

De forma tal que, encubriendo información a la mirada pública, el sistema se desinforma a sí mismo selectivamente, pues los sub-registros se crean de forma longitudinal y escapan al análisis transversal de las propias autoridades que lo ejecutan.

  • Verificación independiente: Por el contrario a la práctica internacional en uso, de permitir la verificación independiente de los resultados de la actividad social; en los estados de sistema centralizado y flujo cerrado de información; la verificación independiente -como en el caso cubano- es nula y se encuentra bajo estado de permanente proscripción.

Ello impide la certificación de los datos a nivel internacional. En sustitución, se crean clones institucionales que  simulan operar como “evaluadores independientes” de cara a organismos internacionales.

  • Entramado institucional: Al  responder todas las áreas de la sociedad, directamente al organigrama estatal; los ciudadanos cubanos miembros de organismos Internacionales, responden íntegramente a las instrucciones emanadas del poder central del estado, con independencia a que su acceso a tales instituciones fuera concebido a título personal y por resultados de su trabajo académico o profesional (personalidades de la ciencia, el arte, la cultura etc.) y a los que se supone independientes del poder político de su país de origen.

Existen numerosos testigos de estos procedimientos, ya que con la sangría migratoria del país, han fijado residencia en el exterior numerosos ex funcionarios de todas las ramas y niveles de la actividad nacional.

No en balde, bajo los controles migratorios tradicionales – autorización del Ministro del ramo y tarjeta blanca o permiso de salida de emigración- se procede a bloquear un sin número de salidas que podrían “informar”. Es por ello que todos los funcionarios del Estado -y hay que recordar que absolutamente toda la empleomanía es estatal, incluso cuando trabajan para una empresa extranjera- que tuvieran mínimo acceso a información -sin mayor importancia en cualquier otro contexto geográfico- se les retiene la salida migratoria por un mínimo de cinco años apara “proteger la información clasificada”.

Esto a todas luces se mantendrá con la nueva Ley Migratoria con alegaciones similares y procedimientos que frenarán el flujo de forma “selectiva” desde los propios organismos centrales del ramo al que pertenezca el candidato a la emigración.

El el SNS, cada vez son más los datos que se incorporan a los controles de las “Oficinas del Secreto Estatal” por considerarlos “clasificados”.

c) Indice de Desarrollo Humano

Insertada formalmente en  el mundo “subdesarrollado”; este término esconde en sí mismo un espectro muy grande de “desarrollos” diferentes. El estado de la sanidad en Cuba siempre estuvo a la par de los países punteros de su entorno y en ciertas épocas por encima incluso de algunos países europeos.

Los datos utilizados de forma nominal suelen ser engañosos toda vez que absolutamente toda la población mundial ha mejorado los índices sanitarios en los últimos cincuenta años, excepción hecha de zonas con largos períodos bélicos.

Los organismos internacionales de salud, crean pues indicadores que valoran los esenciales mínimos para catalogar el desarrollo de la población planetaria y a no dudarlo, -si se observan las tablas estadísticas de enfermedades seleccionadas-  opera teniendo en cuenta aquellos indicadores más bajos que afectan la situación mundial de la salud, en especial las enfermedades infecto-contagiosas.

Un indicador demográfico utilizado en la medición de la salud e incorporado al Indice de Desarrollo Humano es la “esperanza de vida”

Sin embargo los elementos a tener en cuenta sobre esa vida de larga esperanza o no, deben ser clasificadas como vida saludable, donde se delimitan tres valores críticos:

Imagen valores críticos

La morbilidad es el indicador que mide los tipos y frecuencias de las enfermedades y a ellos dedicaremos la segunda parte de esta sección. (Continuará)