Es alarmante leer los comentarios que vuelan por las redes sociales, de una vulgaridad inusitada, respecto a Su Santidad Francisco

Cartas a Ofelia/ Crónica de opinión 

papafrancisco

Su Santidad el papa Francisco, Roma, 2017.

Cubamatinal/ París, 16 de mayo de 2017.

Querida Ofelia,

Te envío este escrito de mi hermano Juan Alberto Hernández, que  publicó en su página de Facebook.

“Ischia (Italia) 6 de mayo de 2017.

Es alarmante leer los comentarios que vuelan por las redes sociales, de una vulgaridad inusitada, respecto a Su Santidad Francisco, que lo acusan de parcialidad y de omisión respecto a los regímenes dictatoriales. Me duele mucho ver cómo el ser humano está tentado continuamente a juzgar al prójimo, sin saber ni tener la más remota idea de qué hablo el Santo Padre con los dictadores a puertas cerradas, de qué hablaron sus predecesores en secreto con esas personas en este mundo martirizado. Baste pensar en el papel fundamental y decisivo que en medio del silencio y la discreción que la gravedad de la situación exigía, desempeñó Su Santidad Juan XXIII en la solución de la gravísima crisis de los misiles de 1962 en Cuba, que llevó al mundo al borde del holocausto nuclear. Tengan presente que Su Santidad Francisco, como todos sus predecesores, es representante de Cristo en la tierra, electo por voto inspirado. Quién no lo sepa está aún a tiempo para informarse. Recuerden que la ignorancia consiente y enarbolada como una medalla de oro humilla la condición humana de quien la enarbola tan vulgarmente.

 

No hay que apurarse, ya está anunciada la visita del Señor Presidente Trump a Roma, pienso que eso podrá demostrar al mundo que duda de su integridad pastoral que Su Santidad Francisco tendrá y tiene una palabra para todos por igual. Traten de ser abiertos, de escuchar, de informarse, de comportarse como los cristianos que dicen ser, antes de emitir un juicio. Dicen las Sagradas Escrituras: ¡ Qué vea quien tiene ojos para ver ! Eso les ayudará a vivir en paz y mejor, pero sobre todo, eviten la vulgaridad en los comentarios, que no corresponde absolutamente a los principios de Facebook y de la convivencia social y mucho menos a los principios de nuestra civilización cristiana a las que nos vanagloriamos de pertenecer.

La Fe Cristiana no es una Fe a la medida de quien quiera decir que pertenece a ella, no es un modelo hecho a la medida de quien pretenda profesarla, antes bien, es un reto, un desafío, es algo que se profesa o no se profesa, es un acto de coherencia, no es cosa de hipócritas. ¡No olvidemos que Jesús expulsó a los mercaderes del templo ! Recordemos que cuando tengamos que rendir cuentas al Padre al final de nuestro camino, seremos juzgados con la misma vara con que nos atrevimos a juzgar a nuestros semejantes en la tierra. ¡Dicen las Sagradas Escrituras: no critiques a tu hermano porque tenga una peluza en su ojo, quítate primero la viga que tienes en el tuyo ! Además: el que esté limpio de culpas que lance la primera piedra!

¡ GÚSTELE A QUIEN LE GUSTE Y PESE A QUIEN LE PESE, REPITO A TODA VOZ QUE PIDO A DIOS QUE DÈ UNA LARGA VIDA Y MUCHA SALUD AL SANTO PADRE FRANCISCO PARA QUE PUEDA CUMPLIR SU MISIÓN EN ESTA TIERRA !”

Por mi parte estoy  harto de tantas ofensas, groserías y difamaciones  contra el Santo Padre de parte de los que quieren transformar  las redes sociales en cloacas.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

 

Esta entrada fue publicada en Cartas a Ofelia, Opinión, Sociedad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.